Cómo hackear un smartphone

Con el auge incesante de los dispositivos móviles también ha surgido un gran número de aplicaciones para espiar dichos equipos, y cada vez resulta más sencillo de hacerlo.

La última década ha representado una auténtica revolución cuando se trata del tipo y cantidad de teléfonos inteligentes que se emplean de manera habitual en el día a día. Pero también la vulnerabilidad ante ataques maliciosos más fuertes y diversos para espiar un móvil desde otro móvil.

Los datos e información que permanecía alejada en el computador ahora también está almacenada en otros dispositivos con distintos sistemas operativos e interconectados a múltiples redes. Ante este panorama, los hackers se mantienen en su misión de buscar nuevas vulnerabilidades y fallas de seguridad en los sistemas.

A pesar de que los computadores siguen siendo el equipo principal empleado por los usuarios para conectarse a la red, las tabletas y teléfonos celulares inteligentes han logrado posicionarse de manera masiva. Sin embargo, los usuarios de estos dispositivos suelen desestimar el tema de la seguridad digital.

Actualmente se puede hackear un teléfono móvil con tan sólo una conexión vía bluetooth, via espiar celular un código QR o una simple fotografía compartida por WhatsApp. Las consecuencias de un teléfono pinchado van desde que puedan controlar, robar información o tener acceso a la agenda de contactos, por citar algunos ejemplos.

Con tan sólo aceptar una conexión por bluetooth, abrir un link compartido en redes, ya sea Facebook o Twitter, escanear un código QR, hacer clic a un mensaje o link enviado por WhatsApp, es posible estar dando acceso a un tercero.

Lo primero que hace un hacker para espiar un celular es seleccionar una aplicación maliciosa en internet y descargarla. Existen varias herramientas en internet de fácil acceso, disponibles para espiar a terceros. Desde las más populares como Mobile Spy o FlexiSpy, hasta otras mucho más complejas como Androrat.

Una vez que se ha seleccionado la aplicación, se sube a cualquier sistema de almacenamiento en la nube. Después se acorta el enlace que ofrecen para compartirlo a los contactos, y es así como se logra evitar que la víctima pueda sospechar.

Si el target es tan sólo un usuario en particular, entonces la mayoría de hackers expertos recomiendan que se envíe por correo electrónico, SMS o WhatsApp. Si se quiere difundir de forma masiva, entonces resulta más útil hacerlo por Twitter o Facebook.

Este tipo de software de espía permite lo siguiente:

Monitoreo de redes sociales: programas como mSpy permiten a los padres rastrear la actividad de sus hijos en Facebook, Snapchat, WhatsApp y Skype.

Keylogger para Android: Esto hace referencia al registro de cada golpe de teclado realizado por el usuario. Si la persona a espiar utiliza una aplicación de mensajería instantánea que el programa no puede rastrear directamente, aún puede ver cada pulsación de tecla introducida.

Sin Jailbreak: Existen software para espiar iPhone que permite hacerlo sin romper la barrera de seguridad o el Jailbreak. Esta técnica funciona extrayendo datos de las copias de seguridad de iCloud. Para esto se necesita saber el ID de Apple y la contraseña del dispositivo a espiar.

Controles parentales: Varias aplicaciones funcionan como software de control parental para teléfonos móviles. Este les permite a los padres bloquear sitios web inapropiados y llamadas entrantes. Además, pueden controlar qué aplicaciones se pueden usar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 + diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.