RCD: HISTORIA DE UN PUCHERAZO-Episodio II -El Bueno, El Feo y El Malo-

En el capítulo anterior, comentábamos que la intrahistoria del pucherazo, ocurrido en la asamblea del RC Deportivo, tenía unos protagonistas muy definidos. Por eso, y para mejor comprensión no exenta de humor, utilizaremos el título del legendario western dirigido por Sergio Leone en 1966, siguiendo el orden marcado en el film.

Así tendríamos un protagonista, EL BUENO, que en esta película no gana al final (aunque quizás haya secuela, quien sabe…). En esta calificación estaría Fernando Vidal. Como decíamos pasó de ser el teórico responsable de los fiascos deportivos a, una vez conocida la verdad de su papel en el club, el probable salvador de éste. Además se acompañó de un grupo humano de perfil social y popular, destacando el deportivismo de cuna –todos socios muy antiguos- de sus integrantes de candidatura. Después de la humillación públicamente sufrida, se ha convertido en la cabeza del deportivismo militante, de suerte tal que su nombre es invocado por el accionariado para liderar una “ofensiva” que reinstaure la justicia perdida en el club. Y sobre todo, por la capacidad de ilusionar a los miles de deportivistas que continúan en “estado de shock” por lo ocurrido.

Todo ello se refuerza con sus conocimientos futbolísticos, sus relaciones y asesoramientos cualificados, la elaboración de un proyecto real para el club, su experiencia en la gestión deportiva, un carisma emergente y un largo etcétera que lo convierten en el favorito de la afición para recuperar las raíces sociales del deportivismo, y especialmente atraer a la ingente cantidad de socios que han abandonado Riazor por falta de identificación con los últimos regidores.

La siguiente caracterización sería el de EL FEO, teniendo que recaer sobre el actual presidente Paco Zas. No quieran entender lo que no decimos: sería un atrevimiento irresponsable calificar aquí la belleza natural del actual presidente. Nada más lejos de la realidad. Pero sí estarán de acuerdo en que fea fue su campaña, sin actos públicos ni programas reales. Feo fue su eslogan, sin ninguna atracción ni ilusión. Feo, o mejor dicho, horrible fue su discurso con una puesta en escena improvisada, argumentos revanchistas (denunciando –como si fuera una infracción- el pasado financiero del club), provocaciones a accionistas sin derecho a réplica,… Pero lo peor para él -y su consejo- es que es percibido en el mundillo como una especie de sucesor “a dedo” del presidente cesado, sin importar ninguna de sus cualidades para el cargo que ostenta. En este sentido, destaca el escaso número de acciones propias (lógico, cuando no dispuso de un local de recogida de impresos –único medio válido para delegar-). Y también sorprende el altísimo número de acciones cedidas por el presidente saliente (habría que preguntar a los delegantes si esa era su voluntad real cuando delegaron). En resumen, se trataba de un pucherazo anunciado, cuya posibilidad circulaba en todos los mentideros deportivistas, y no tanto…

Por último, como ya supondrán, nos queda EL MALO. Papel, sin duda ganado a pulso por Constantino Fernández, el presidente saliente (o no). Decimos esto por varios motivos. En primer lugar, por la fórmula rocambolesca, confusa y equívoca de plantear el proceso electoral y el sistema de delegación. También, por su discurso vengativo y rencoroso. No menos grave, es la decisión de voto adoptada: no por elegir uno u otro candidato (es libre de hacerlo, más allá de que el saliente no debería inmiscuirse), sino por el voto NO de todas las candidaturas, menos la ganadora. Y no porque lo haga en su nombre (al igual que al resto de electores, plenamente respetables), sino porque utilice delegaciones de accionistas para emitir voto en sentido negativo hacia otras personas accionistas (¿acaso le preguntó a los delegantes acerca de esta opción, con las consecuencias que todavía puede tener?). Con toda este cambalache, consiguió su objetivo: cambiar el resultado real de la votación.

Obviamente, esta intrahistoria tuvo otros secundarios de lujo así como consecuencias que todavía están por ver. Continuará…

ALM – Depor Leaks

Socio y accionista RCD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − cuatro =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.