El alineador del RC Deportivo. Por Gonzalo Soto

Lo sucedido la pasada semana en el vestuario del Deportivo, por mucho que quieran disfrazarlo u ocultarlo, se ha hecho “viral” en el mundo futbolístico español. Carmelo del Pozo,  conocido como el “capataz” de Abegondo, entró en el vestuario y con la ausencia obligada del entrenador, arengó a los jugadores durante más de hora y media, una charla dura, sin paliativos. Anquela esperó pacientemente en su despacho, se había convertido en cómplice de la situación.

Carmelo del Pozo junto a José Benito, es la dupla que ostentan todo el poder del Real Club Deportivo de La Coruña, un Club más que Centenario.  Uno es responsable económico y el otro, responsable deportivo. Carmelo se ha convertido en el portavoz “oficioso” de quien se esconde tras una mesa en Plaza Pontevedra. Son los responsables de la caída en picado del RC Deportivo,  acompañados de Paco Zas y Cia. Un presidente inédito, Consejo de postureo y con incontinencia verbal la mayoría. Paco es un buen tipo, que por falta de carácter como presidente, está siendo el azote de los deportivistas.  Debería convocar una rueda de prensa y decir, entre otras cosas, que preside el RC Deportivo, que no es marioneta ni hombre de paja de nadie. Las palabras del presidente serían el bálsamo que los deportivistas necesitan para aliviar la herida que desangra el sentimiento. Cuanto más tarde en salir a dar la cara, más aumentará la montaña de lixo, si no lo remedian los resultados.

Recuerdan? “En lo económico bien”

Nos vendieron slogans que, con el paso del tiempo, se ha descubierto que eran viruta, quedando las mentiras al descubierto.  Recuerdan? “En lo económico bien”. El Club se precipita hacia el abismo, la tercera mochila comienza a estar presente. La primera es la famosa que utilizó Constantino para denostar y culpabilizar a Lendoiro de su pésima gestión deportiva y económica. La segunda, la de Segunda División en el pozo de Carmelo. La tercera es económica. Habrá Abanca provisionado por lo que pueda pasar en un futuro cercano? Están al día los pagos a la entidad bancaria? La tercera mochila puede ser la suma de las dos, economica y deportiva.

En el planeta fútbol, el que manda en el vestuario es el entrenador, nadie más.

Carmelo con su irrupción en el mismo le ha dado la puntilla a Anquela, que por por dignidad deportiva, debería dimitir. Podrán salir voces del vestuario a defenderlo, los jugadores en su fuero interno saben que Carmelo ha conculcado las reglas de juego. La “bronca” fue más que dura, metió caña y es aplaudible, deplorable es su presencia en un lugar sagrado para el entrenador, el vestuario. El mensaje fue claro. Anquela, mando yo, si no estás de acuerdo, te vas.

Anquela. “Los entrenadores ahora mismo somos secundarios en los fichajes”

Llevo  años siguiendo al RC Deportivo, he visto casi todo, incluso a periodistas influir en la alineación del Deportivo, hasta que llegó Aranguren y los invito a que no visitaran el despacho del entrenador. Los tiempos son otros, han cambiado como bien apuntó Anquela, es el director deportivo quien “consensua” la alineación en el míster. El despropósito de Anquela es cuando dice que no conoce a Beto da Silva, “Los entrenadores ahora mismo somos secundarios en los fichajes” A tenor de las palabras del entrenador,  el gran muñidor de la plantilla es el director deportivo. Continuando con el serial, hace debutar a los cinco jugadores que llegaron a última hora del cierre de mercado, perdón por el lapsus, no los hace debutar Anquela, “recomienda” Carmelo del Pozo que jueguen. Le salió mal el farol, si hubiese ganado hinchaba  pecho como un pavo real, salió con el rabo entre las piernas del estadio de Riazor.  Qué habrán pensado los jugadores que hicieron la pretemporada? El R C Deportivo tiene un director deportivo, un entrenador y dos alienadores, aunque el principal alineador es Carmelo del Pozo.

Ha llegado el momento de quitarse las caretas, de buscar a una persona solvente que sea capaz de aglutinar al deportivismo y hacer un proyecto a corto plazo, a dos años vista, por ejemplo, para recuperar el valor que tiene una entidad como es el R C Deportivo de La Coruña. Si nadie se pone al frente  del Consejo, presidiendo sin mochilas, que sepa lo que es el fútbol, el futuro del Club es incierto. Intereses espurios están convirtiendo al Club en un pesebre, unos se aprovechan de la situación de desgobierno y postureo; otros aportan paja al pesebre.

En el  Real Club Deportivo de La Coruña está en modo “sálvese quien pueda”, los intereses particulares se están llevando al Club más que Centenario por delante. No es banal lo que escribo, lo hemos venido denunciando desde 21noticias.com luego que nadie se llame a engaño, advertidos están los aficionados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.