El falso deportivismo de Zas. Por Germán Rodríguez Conchado

He tenido oportunidad de leer las declaraciones de ZAS en las que afirma que “soy deportivista desde que nací y abandonar a mi equipo en esta situación no entra en mis conceptos”  (La Opinión, 23.10.19). Creo que esas declaraciones demuestran o una  tremenda equivocación o una gran mentira. Puedo asegurar que ZAS no es más deportivista que muchos de los que pensamos que precisamente el bien del deportivismo pasa forzosamente porque se vaya. Y el hecho de que se esfuerce en mantenerse en un cargo para el que ha demostrado ampliamente que no esta capacitado (como ya se preveía) no es una prueba de deportivismo sino de todo lo contrario, es un indicio claro de que utiliza o se aprovecha del deportivismo para satisfacer sus intereses personales.

Somos muchos los que pensamos que no se marcha porque incluso la decisión de marcharse o no, no le pertenece a ZAS, le pertenece a TINO FERNÁNDEZ que es el que lo ha puesto ahí, lo tiene cautivo y mientras no tenga un recambio, ZAS va a tener que aguantar. Recientemente se ha hablado (liderdiario.es) que se iba a nombrar presidente a JOSE BENITO GONZÁLEZ, el actual Director General del  Club, que también fue colocado en el Club por TINO FERNÁNDEZ (todo depende de TINO FERNÁNDEZ) pero ello no es posible legalmente sin la previa celebración de una Asamblea que lo nombre consejero, porque este señor no es consejero y el Presidente del Consejo (o sea del Club) ha de ser nombrado por y entre los consejeros y estos a su vez han de ser nombrados por la Junta General. Probablemente fuera ello lo que impidió el relevo de ZAS y por ello se ve obligado a permanecer en ese puesto hasta que TINO FERNÁNDEZ que es el verdadero muñidor de todo esto, encuentre el recambio que mejor convenga a sus particulares intereses, que, ya esta ampliamente demostrado, no son en absoluto coincidentes con los intereses del deportivismo. Y es evidente que no lo son, porque si hay algo claro en la general turbidez de la actual situación es que el DEPORTIVO necesita un cambio total de rumbo, y ese cambio de rumbo no puede venir de las personas que de forma directa (ZAS) o indirecta (FERNANDEZ) lo han abocado a esta situación, que, además, es de extrema gravedad porque lleva ínsito el riesgo de disolución, si no se paga la deuda concursal, y en Segunda B no se va a poder pagar, aunque ZAS en su supina ignorancia afirmara lo contrario en su día.

Es una cruel ironía que ZAS se atreva a invocar su deportivismo para  actuar en contra del deportivismo. O es de un cinismo aterrador o no sabe lo que es el deportivismo. Deportivismo es el clamor que se  escucha en el estadio en cada uno de los últimos partidos, diciendo ¡Directiva dimisión! Deportivismo es el reconocimiento de las propias incapacidades para parar, antes de que sea demasiado tarde, una caída en barrena al pozo de la Segunda División B.

Deportivismo es la honestidad de asumir las responsabilidades que corresponden al Presidente, entre las que esta, desde luego, la dimisión. Pero ZAS no ha demostrado este deportivismo. ZAS lo único que ha hecho ha sido instalarse en un cargo para el que, es evidente que no esta capacitado, dejar que pase el tiempo de manera pasiva y abúlica sin hacer nada y de vez en cuando llenarse la boca invocando su deportivismo, creyendo torpemente que con eso ya es suficiente. Hay que hacerle entender que no lo es. Y no se puede perder más tiempo. Si no es capaz de entender el clamor del público en el estadio pidiendo su dimisión, si no es capaz de tomar ninguna medida para revertir la gravísima situación, si no tiene siquiera la capacidad de marcharse sin el permiso de TINO FERNÁNDEZ (que no se lo dará mientras no encuentre un sustituto amoldado a sus intereses), lo único que queda es que el verdadero deportivismo pase a la acción, que tome la iniciativa y pida la celebración de una Asamblea con inclusión en el Orden del Día de un punto referido al  cese del actual consejo y nombramiento de nuevos consejeros. Hacen falta 8.563 acciones para convocar la Junta y eso es una tarea que incumbe al verdadero deportivismo. Pero no basta la convocatoria de la Junta, sino que es necesario alcanzar mayoría suficiente en ella para adoptar el acuerdo de elecciones. Y aquí vuelve a jugar un papel sumamente relevante LA ESTRELLA DE GALICIA.

Si LA ESTRELLA DE GALICIA  se abstiene, como es su deber ético, la influencia de TINO FERNANDEZ quedará reducida a las 12.000 acciones que directa o indirectamente controla. Si LA ESTRELLA DE GALICIA no se abstiene y apoya a TINO FERNÁNDEZ como ha venido haciendo en las últimas votaciones,  entonces vamos a necesitar del orden de 30.000 acciones. Hay que recordar que ZAS obtuvo el 28 de Mayo el apoyo de 33.000 acciones (TINO FERNANDEZ y LA ESTRELLA incluidas) y Fernando Vidal, 24.000.

Estamos a una diferencia de 9.000 acciones que son algunas menos de las que controla LA ESTRELLA DE GALICIA por lo que, en principio la decisión de que siga ZAS o no siga, depende de ésta. Y todo esto, que son datos verificables,  no opiniones, tiene que tenerlo muy claro el deportivismo, ese que se manifiesta en el estadio, porque ya no basta con gritar ¡Directiva dimisión! y ¡Tino vete ya! Y LOS HIJOS DE LA GRAN BIRRA ¿Qué? Es absurdo y contradictorio y no tiene ningún sentido criticar a ZAS o a TINO FERNÁNDEZ en la barra del bar mientras se bebe ESTRELLA DE GALICIA, si esta no se abstiene.

El auténtico deportivismo se demuestra actuando con eficacia y uniendo las 8.563 acciones que hacen falta para cambiar esto. Todo lo demás es deportivismo de boquilla, falso deportivismo, como el de ZAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.