El ‘Hervés Express’ llega siempre en hora

Víctor Hervés, delantero y capitán del Órdenes, realizó un viaje contrarreloj desde Portugal a su villa natal para entrar en el equipo y golear en el derbi ante el Carral; su trayectoria deportiva está marcada por largas y curiosas etapas en la carretera

Lo que en la cultura popular española se le sigue llamando “tener más kilómetros que el baúl de la Piquer” (en referencia al icono de la copla), en el fútbol gallego la traducción vendría a ser algo así como “más kilómetros que el coche del Hervés). Y es que Víctor Hervés (Ordes, 1990) no es de los que se levantan el domingo a las 12, come y va al campo del fútbol. Lo suyo tiene que llevar un factor de incertidumbre y riesgo. El último ejemplo lo dejó el pasado domingo. Vista Alegre se vestía de gala para un inusual derbi en Primera Galega entre el Órdenes y el Carral (16.30 horas). La mayoría de los futbolistas o bien fueron andando hasta el campo o incluso hicieron algún calentamiento de camaradería previo al almuerzo. Él no. Amaneció en la zona de Porto y se puso como reto que su nombre se entonase por megafonía. Y lo consiguió. De hecho, se enfundó el brazalete de capitán y selló el último gol de la goleada de su equipo (4-1), que sigue tercero y en plena lucha por regresar a Preferente. Y él se lo toma como un servicio más, hasta con normalidad. “Por temas de trabajo, este año no puedo estar al cien por cien, pero siempre intento aportar lo máximo posible… me cuido y tengo ilusión”, asegura. “Por motivos laborales, hago muchos viajes a Portugal entre semana y el mismo fin de semana, y esa mañana estaba allí; cuando llegué al campo los compañeros casi estaban calentando, pero fue un día atípico que cerramos con tres puntos y un gol”, recuerda lleno de felicidad.

Y es que lo de ganarle tiempo en cada curva a llegar al campo de fútbol va casi en el ADN deportivo de Víctor, protagonista hace ya unos años de otro curioso caso de carretera y manta. Una actuación suya cuando militaba en el Mesón do Bento de Segunda Autonómica encandiló de tal manera al Arzúa que hizo una apuesta tan atípica como tentadora: que comandara su proyecto de Primera sin importar las distancias entre su Ordes natal y la vila do queixo. Y para ello, como si del PcFútbol se tratase, puso a su disposición un coche del club. Así quedaban resueltos los gastos económicos, que no físicos y mentales, de hacer 1.000 kilómetros al mes para jugar y entrenar en una categoría absolutamente amateur.

Sobre el campo, Víctor es casi tan rápido como en la carretera. Sus apenas 175 centímetros de altura las suple con una potencia poco habitual, que le permite ser un delantero con números de estrella allá donde cumpla servicio. Nacido futbolísticamente en el Couto de fútbol sala, toda su etapa de base la desarrolló en el Órdenes, donde se convirtió en uno de esos canteranos que defendieron la verde en Tercera División. Ambrosio Oróns y Míchel Alonso le dieron minutos, aunque fue en el Mesón do Bento primero y en el Arzúa después donde rompió a mostrar su potencial. Tras un paso por Visantoña, regresó a Vista Alegre, donde las cosas empezaban a cambiar: descenso a Preferente y a Primera casi sin tiempo para asimilarlo, y con él convertido ya en capitán y goleador de referencia en los últimos meses. La mirada al futuro, para un ordense orgulloso y que también contribuye como formador, no es de otra cosa que de optimismo. “Unas malas temporadas nos han traído hasta aquí, pero tenemos unas instalaciones que son un lujo y debemos aceptar cuál es la realidad y poco a poco devolver a este gran club y a la gente de Ordes donde merecen estar”, advierte.

Tantos los puntos para el ascenso como los del carnet de conducir de Víctor serán fundamentales en el futuro del Órdenes. El futbolista, desde luego, tiene claro que el esfuerzo ha merecido y merecerá la pena. “Con el fútbol no he perdido nada, sino todo lo contrario; he ganado muchísimo como persona y he disfrutado de este deporte”, sentencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.