Ganar o ganar al Elche CF, otro resultado sería nefasto para el CD Lugo. Por Gonzalo Soto

A pesar de las buenas sensaciones del CD Lugo en sus dos últimos desplazamientos, regresó a la ciudad de Las Murallas con resultados negativos, que lo metieron en el pozo, traspasando el brocal, que hace peligrar su permanencia en Segunda División.

Mañana domingo, fiesta de guardar, se espera en el Ángel Carro, el milagro de Lázaro, como sucedió en A Coruña. Es cierto que el CD Lugo aunque sin llegar a ser superior a sus rivales, compitió con orgullo, honra y valentía en Huesca, pero salió derrotado en puntos, no fue en una batalla naval, sino en un partido de fútbol donde el entrenador no supo leer el partido. Es cierto que vimos como le remontaron un marcador que se le puso mágicamente de cara y en Almendralejo, el del famoso cura, fue el VAR el que decidió la victoria por un tanto del Extremadura.

Espero y deseo como lucense adoptivo, que los vientos en la tarde de mañana sean favorables al resultado final del equipo local, de no ser así, la alarma sería de color rojo, provocando que el presidente, en su vertiente más conocida, cuando pintan bastos, buscará otro chivo expiatorio para echarle la culpa de la mala gestión deportiva.  Tino se esta convirtiendo en el campeón futbolista de los ceses.

En una ciudad donde los claroscuros son mayores que la claridad del sol, desgraciadamente conocida en los últimos años por las operaciones sin anestesia, como el Garañón, Carioca o Campeón, entre otras, los lucenses quieran ver el sol de la verdad, sin tapujos. El baloncesto siempre se ha distinguido por su transparencia, no es de extrañar que los “Hijos de Breogán” aumenten con más rapidez que los aficionados del CD Lugo. La política social del  Club es nefasta, mejor dicho, no existe desde que se fue el ahora Consejero del RC Deportivo de La Coruña, Miguel Otero, prueba de ello,  es la poca afluencia de aficionados, jornada tras jornada, aumentando el personal en las gradas cuando acuden a ellas los aficionados de los equipos rivales, el resto es humo, mentiras, cubatas y olas al prócer de sus adláteres.

Lugo es una ciudad donde de contrastes y pareceres diversos, emborronada por los valientes mediáticos que blasonan en bares y cafeterías de conocimientos, muy pocos dan la cara para decirlo o escribirlo, el silencio de los corderos es pública y notoria, jodido cuando los poderes fácticos ponen cremalleras en bocas a quienes presumen de libertad mediática. Son las dos caras de una moneda, el bien y el mal, presumen del clásico “lo sé de buena tinta” ” si yo hablara” y luego la cagan, tipos pretenciosos del conocimiento absurdo, como es para ellos, la libertad de expresión.

Cuando un trabajador de medios descubre lo que muchos callan, lo primero que se les ocurre decir, es un traidor. Traidor es aquel que a sabiendas que los políticos locales les toman el pelo con concesiones de dudosa legalidad, o empleos a familiares de cargos públicos, miran hacia otro lado y se les esgalla el plumín de la estilográfica o pierden el bolígrafo. Donde está la ciudad deportiva? Por citar un ejemplo.

Volvamos al fútbol, un deporte que me apasiona, sobretodo mi RC Deportivo, RC Celta y CD Lugo. Este último mañana deberá dar el do de pecho, tendrá que salir a sudar la camiseta. Si se pierde o empata, arderá Troya, hay que ganar si o si, comienza a faltar tiempo y eso lo saben los aficionados. En las etapas difíciles es cuando se distinguen a los líderes y el CD Lugo carece de un adalid sólido, comenzando por el palco y terminando en el terreno de juego.

Sr. Saques, de fútbol supongo que sabrá mucho más y más que yo, incluso leyendo tratados de fútbol de prestigiosos escritores toda mi vida, no llegaría a saber al dedillo, ni el diez por ciento de sus dilatados y pulimentados conocimientos, aunque los aficionados comienzan a estar cansados de su nefasta gestión como presidente. Me recuerda al extraño caso del Dr. Jeckyll y Mr. Hyde, un reputado hombre de negocios y un pésimo presidente de un equipo de fútbol.

El escudo y los colores se respetan.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 − once =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.