Resucitan los genes mutados de los últimos mamuts

Pertenecen a un ejemplar de hace 4.000 años de la isla Wrangel, el último refugio de la especie. Un estudio demuestra que sufrieron una mezcla de defectos genéticos que pudo contribuir a su extinción

Hace unos 4.000 años, una pequeña población de mamuts lanudos murió en la isla Wrangel, un remoto refugio del Ártico frente a la costa de Siberia. Puede que fueran los últimos de su especie.

Para conocer la difícil situación de estas criaturas y las fuerzas que contribuyeron a su extinción, los científicos han resucitado los genes mutados de un mamut de la Isla Wrangel. El objetivo del proyecto era estudiar si los genes funcionaban normalmente. No era así, porque han resultado defectuosos.

La investigación se basa en la evidencia de que, en sus últimos tiempos, estos animales sufrieron una mezcla de defectos genéticos que pueden haber obstaculizado su desarrollo, reproducción y su capacidad para oler.

Los problemas pueden deberse al rápido declive de la población, lo que puede conducir a cruces entre parientes lejanos y una baja diversidad genética, tendencias que pueden dañar la capacidad de una especie para purgar o limitar mutaciones genéticas dañinas.

Mutaciones dañinas

“La innovación clave de nuestro trabajo es que realmente resucitamos los genes de mamut de la Isla Wrangel para probar si sus mutaciones eran realmente dañinas (la mayoría de las mutaciones en realidad no hacen nada)”, dice el autor principal Vincent Lynch, biólogo evolutivo en la Universidad de Buffalo.

“Más allá de sugerir que los últimos mamuts probablemente fueron una población poco saludable, es una advertencia para las especies vivas en peligro de extinción: si sus poblaciones permanecen pequeñas, también pueden acumular mutaciones perjudiciales que pueden contribuir a su extinción”, explica,

El estudio ha sido publicado el 7 de febrero en la revista Genome Biology and Evolution. Para llevarlo a cabo, el equipo de Lynch comparó primero el ADN de un mamut de la isla Wrangel con el de tres elefantes asiáticos y dos mamuts antiguos más que vivían cuando las poblaciones de mamuts eran mucho mayores.

Los investigadores identificaron una serie de mutaciones genéticas exclusivas del mamut de la isla Wrangel. Luego, sintetizaron los genes alterados, insertaron ese ADN en las células de las placas de Petri y probaron si las proteínas expresadas por los genes interactúan normalmente con otros genes o moléculas.

Genes involucrados en funciones importantes

Los científicos hicieron esto para genes que se cree o se sabe que están involucrados en una variedad de funciones importantes, incluido el desarrollo neurológico, la fertilidad masculina, la señalización de insulina y el sentido del olfato.

En el caso de la detección de olores, por ejemplo, “sabemos cómo funcionan los genes responsables de nuestra capacidad de detectar olores”, dice Lynch. “Para que podamos resucitar la versión de mamut, hacer que las células en cultivo produzcan el gen de mamut y luego probar si la proteína funciona normalmente en las células. Si no funciona, y no lo hizo, podemos inferir que probablemente significa que los mamuts de la isla Wrangel no pudieron oler las flores que comieron“.

Fuente: RTVE.es

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.