Confinamiento: Más vit D, menos hierro y sal

Las últimas evidencias científicas posibilitan que la nutrición, en su justa medida, ayude al organismo en la lucha contra el coronavirus, ya que se vislumbra que, en general, los hipertensos y las personas con valores altos de ferritina tiene cuadros más graves en la infección por el COVID-19.

 

Pablo García Vivanco

Farmacéutico Comunitario. Dietista-Nutricionista. Máster en Dietoterapia. Profesor en excedencia. Óptico- optometrista  y Audioprotesista. Divulgador 

Desde mi punto de vista es el momento de controlar la cantidad de sal diaria, como bien dice la OMS, a 2 g al día ya que los hipertensos, por la repercusión que tiene la infección en el mecanismo de control de la tensión arterial  mediante la inhibición de la ECA2, son el mayor grupo de riesgo en donde se  sitúa el mayor porcentaje de mortandad. Por tanto, debemos de tener cautela con alimentos ricos en sal como el queso curado, ahumados, embutidos y procesados. Para cocinar se recomienda la “sal sin sal” es decir, sin sodio y con potasio.

 

En cuanto a los enfermos renales deben de mantener la pauta sobre la cantidad de proteínas (unos 0,8g/kg/día). Recordar que el mecanismo de regulación de tensión tiene su mayor peso a nivel renal.

Por otro lado, también numerosos científicos están advirtiendo (ya se apreció en el 2002 con el SARS-Covid) una relación entre la ferritina alta y una respuesta exagerada de nuestros macrófagos del sistema inmune (el síndrome de activación de macrófagos), que acaba ayudando al virus a empeorar la situación, por lo que no es el momento, como han sugerido algunos, “del aporte de suplementos de hierro para prevenir anemias”. Más bien es mejor no abusar de alimentos ricos en hierro como carnes rojas, hígado, morcilla, vísceras, lentejas, guisantes, etc.

Por otro lado, es importante tener modulada la respuesta inmunológica y sabemos que la vitamina D se sintetiza a partir del sol, fuente que escasea en estos momentos al estar confinados en casa. Para contrarrestar tomaremos alimentos ricos en vitamina D como lácteos (menos el queso curado), huevos, champiñones, salmón, sardinas, caballa (en general pescado azul) y cereales o yogures enriquecidos. La vitamina D es fundamental para la absorción del calcio, pero también tiene un papel muy importante en la modulación del sistema inmunológico, estando su déficit presente en algunas enfermedades autoinmunes.

En general, es conveniente lavar bien los utensilios de cocina (65º) y las superficies con una proporción agua/lejía (10/1). El virus puede sobrevivir en determinadas superficies hasta 5 días, siendo los guantes de nitrilo donde subsiste el menor tiempo (2-8 horas). Intentar no comer alimentos crudos y usar con mayor frecuencia los desechables (vasos, platos, cubiertos) ya que debemos de evitar compartir los enseres.

Mucho ánimo que ya queda menos¡¡

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.