EE.UU. toma las primeras medidas para contener el imparable avance del coronavirus por su territorio

Cierran las grandes cadenas de salas de cine de EE.UU. por el coronavirus

Las grandes cadenas de cines de EE.UU., el mercado más importante para la industria cinematográfica, han anunciado de forma simultánea que cerrarán las salas de todo el país después de que la Casa Blanca haya recomendado evitar las reuniones de más de 10 personas.

La decisión tomada por gigantes de la proyección como AMC o Regal y continuada por otras compañías -Alamo, Cinemark, Cineplex, Landmark- se ha tomado después de aplicar medidas, como la separación entre asientos y reducciones de aforo, que se demostraron ineficaces una vez que el gobierno de EE.UU. ampliara las indicaciones de aislamiento social para evitar contagios por coronavirus.

AMC, el mayor propietario de cines de EE.UU., ha indicado que cerró “todos sus establecimientos de acuerdo con las normas locales, estatales y federales”, al tiempo que no ha fijado una fecha de reapertura, ya que lo hará “cuando esas normas lo permitan“.

En el Twitter de AMC, un mensaje precisa que el cierre será de, al menos, entre 6 y 12 semanas. Las mismas afirmaciones han hecho el resto de compañías, que devolverán los importes de las entradas ya compradas y mantendrán los programas de puntos para los clientes habituales.

Medidas que se adelantan a las de los cines europeos

A pesar de que EE.UU. no ha impuesto una cuarentena del estilo de países como Francia, España e Italia, varias de sus ciudades más habitadas han tomado precauciones más avanzadas.

La ciudad de San Francisco y gran parte de su área metropolitana ya han iniciado el confinamiento de sus ciudadanos y el cierre de negocios no esenciales; Nueva York estudia el mismo protocolo y en Los Ángeles solo se permite la apertura de establecimientos como supermercados y farmacias.

La taquilla ya había caído un 60%

La cinta más afectada por el coronavirus es, por el momento, Onward, lo nuevo de Pixar. Esta nueva aventura, de la factoría de animación responsable de Toy Story y Cars, se estrenó internacionalmente la semana pasada, apenas días antes de que el cornavirus multiplicara su presencia en Europa y EE.UU.

La recaudación del filme ha caído el 73 % en su segunda semana en cines, con 10,5 millones de dólares (9,6 millones de euros) en EE.UU. y otros 6,8 (6,2 millones de euros) en el resto del mundo, la segunda bajada más importante en la historia de Pixar.

Bajo la alarma por el coronavirus y con las salas de cine cerradas en gran parte de los países claves para el mercado internacional, este pasado fin de semana la industria del entretenimiento registró una caída del 60% en su recaudación en taquilla, la mayor desde que se tienen registros.

Con ese desplome, del 60,2 % respecto a la semana anterior, los cines de EE.UU. recaudaron 50 millones de dólares (46 millones de euros), la suma más baja desde 1994, sin contar la inflación y sin conocer con exactitud los datos del resto del mercado internacional, puesto que más de 50 países ya habían restringido la asistencia a las proyecciones.

Fuente: RTVE.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.