Las personas con síndrome de Down reclaman sus derechos con motivo del Día Mundial de esta alteración cromosómica

En el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, las entidades Down en Galicia alzan su voz para resaltar las principales demandas del colectivo. La Federación Down Galicia, teniendo en cuenta la actual situación de alarma, canceló la pasada semana el acto programado para este sábado 21 de marzo en A Coruña. El acto tenía prevista la entrega de los VII Premios Down Galicia, que este año recaían en la labor de Vegalsa-Eroski, en la categoría insitucional, y en Carlos Negreira, en la categoría particular

Con motivo de la conmemoración del Día Mundial del síndrome de Down, que se celebra mañana en todo el mundo, las entidades Down de Galicia, en representación de las personas con esta alteración  cromosómica y otras discapacidades intelectuales, alzan su voz para reclamar, una vez más, una sociedad más inclusiva, diversa y plural.

Naciones Unidas aprobó en noviembre de 2011 la declaración de 21 de marzo  como Día Mundial del Síndrome de Down. Se establece esta fecha, el 21 de marzo [21/03] como un símbolo, en referencia a la  triplicación [trisomía] del cromosoma 21 que se traduce en la condición genética del síndrome de Down.

En esta ocasión, y dada la situación de alarma que se está viviendo en todo el país, la Federación Down Galicia, junto con la asociación Down Coruña, decidieron cancelar el acto que ambas entidades iban a celebrar en la ciudad herculina el propio sábado 21 de marzo.

Este evento incluía la entrega de los VII Premios Down Galicia, que tienen por objeto reconocer la labor a favor de la promoción de la autonomía e igualdad de las personas con síndrome de Down, realizado tanto por instituciones y entidades como por personas particulares. Los premios, que serán entregados en una fecha aún por determinar, recayeron en esta ocasión en Vegalsa-Eroski, en la categoría institucional, y en Carlos Negreira, en la categoría particular.

Principales demandas del Movimiento Down en Galicia

Son muchas las reivindicaciones que las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales llevan poniendo de manifiesto desde hace años. Demandas amparadas en la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada por la ONU en 2006 y ratificada por nuestro país el año siguiente.

En primer lugar, una atención temprana pública y de calidad. Desde la Federación Down Galicia consideramos necesario tener regulada y funcionando una red pública y gratuita de atención temprana que responda a las necesidades de los niños y niñas de 0 a 6 años.

Una educación inclusiva y no segregadora. Debemos tener en cuenta que si se segrega al alumnado, sea cual sea la causa, sobre todo en una edad temprana, no estamos avanzando en la construcción de una sociedad tolerante y respetuosa con la diferencia y con la diversidad. La atención a la diversidad es de vital importancia para la construcción de sociedades más justas y enriquece tanto a aquellas personas que presentan alguna dificultad como al resto.

Para promover y asegurar una educación y un aprendizaje de calidad para las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales en igualdad de condiciones que el resto del alumnado, debe existir una regulación idónea de la atención a la diversidad. También se deben adaptar materiales y metodologías en el aula y en los centros educativos; normalizar la prestación de apoyos para que el alumnado con necesidades de apoyo compartan no solo espacios, sino también actividades y experiencias; y también regularizar las certificaciones de estudios para garantizar una acreditación que permita al alumnado con discapacidad con necesidades de apoyo educativo lograr una titulación para la continuación de sus estudios o para el desempeño laboral si superan las materias con adaptación curricular.

Down Galicia apuesta también por el empleo inclusivo, ya que el acceso a un puesto trabajo es un derecho universalmente reconocido. Desde la Federación demandamos el aumento de la inversión en el ámbito del empleo inclusivo y una apuesta clara por la promoción de políticas de empleo de inclusión laboral en la empresa ordinaria, en lugar de la preferencia mostrada por parte de las administraciones por los centros especiales de empleo.

También es necesario conocer las necesidades de atención y diagnóstico en el proceso de envejecimiento de las personas con síndrome de Down y otras discapacidades intelectuales. Se trata de una nueva realidad que ya evidencia carencias existentes para afrontar esta situación, ya que en muchas ocasiones se normaliza el deterioro físico y/o cognitivo como algo habitual de las personas con esta condición genética.

Por último, la Federación demanda la desaparición, por  inaceptablemente discriminatoria, de cualquier proceso, judicial o administrativo, por el que se retire, elimine, prohíba o simplemente se restrinja la capacidad de obrar de una persona por razón de su discapacidad (las llamadas incapacitaciones) y la eliminación de toda institución  substitutiva de la voluntad civil de las personas con discapacidad, ya se trate de tutelas,  curatelas o cualquier otra institución similar. En su lugar, se solicita la instauración del nuevo sistema de apoyos a la capacidad de obrar, formulado por la Convención sobre los Derechos de las Personas con discapacidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.