Un canto a la mediocridad. Por @Xalomonte

Y es que lo lógico sería que desde esta crónica hiciéramos lo mismo que en el partido y que escribiéramos un folio entero con la misma letra. Cubriríamos el trabajo a realizar si, pero no tendría significado, ni sentido, ni alma. Y eso es lo que hemos visto hoy más de 25.000 personas en el estadio de Riazor. La nada, una oda al miedo a perder, una lección de cómo no proponer esperando a que el rival cometa un error y esperando a que el rival no proponga.
Una cosa es jugar a la contra, otra cosa es lo visto en el día de hoy. Ni actitud, ni aptitud. Estamos a la espera de ganar cinco partidos más y como en la fórmula 1 empezar a trabajar en el coche del año que viene.
Suerte tuvimos que el lugo, con un pequeño complejo de rival pequeño vino a dejar pasar el tiempo y a no perder. Un poco triste lo del Lugo (no sé si sólo es en Riazor o en todos los campos de segunda división), pero en todos los años que han venido a Riazor, siempre han empezado a perder tiempo ya en la primera parte.
Equipo de continuidad el del Depor, con el único cambio de Vicente Gómez por Gaku (se le echa de menos al japonés que parece que no hace mucho pero cuando no está el equipo se resiente), ante un Lugo que vino con la lección aprendida, balón atrás, balón atrás, balón atrás. Desde aquí esperamos que se salve el equipo lucense, pero aunque se vayan satisfechos con el punto, la verdad es que difícilmente se salvarán proponiendo tan poco.
Y es que hablar del partido en sus 90 minutos es bastante sencillo, como podrán ustedes observar en los siguientes párrafos. Balón para el depor que movía a través de los centrales sin ningún tipo de profundidad y que incomprensiblemente siempre acababa en la banda derecha (Mollejo fue un observador solitario en la banda izquierda), hasta que se colgaba un balón en largo que recuperaba la defensa lucense. En ese momento, empezaba el equipo contrario a mover el balón entre los centrales sin ningún tipo de profundidad hasta que colgaban un balón largo y recuperaba la defensa deportivista. Y vuelta a empezar, así pasaron los 45 primeros minutos exceptuando un par de faltas que desde lejos aketxe pegó bien y que respondió perfectamente el portero del equipo visitante.
En la segunda parte hubo un detalle que cambió bastante significativo, y fue que cada equipo cambió de portería, por lo demás, por favor vayan ustedes al párrafo anterior para continuar con la historia.
Si cogiésemos a los jugadores y les cambiáramos de camiseta, no notaría la grada mucho la diferencia. Y aquí la verdad así como en otras crónicas subrayamos la mano del entrenador para ganar partidos, no podemos más que discutir en el día de hoy su política de cambios. Los 3 que realizó fueron entre el minuto 80 y 85, parando el tempo del partido y sin un significado claro (no tiene sentido meter a Uche Agbo en el minuto 85).
Lo dicho, cinco victorias más y a buscar entre todos un 2021 ilusionante.
FORZA DEPOR

 

foto cova rey cintolo

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 4 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.