CD Lugo. Serge Leuko “Llegar a ser internacional fue una apuesta personal”

Nada de lo que ha conseguido en el fútbol hizo más ilusión a Serge Leuko que el instante en que “vi a mis padres en las gradas del Estadio de Yaoundé viéndome defender los colores de mi país; su cara de felicidad no se me borrará nunca”. Su debut como internacional con la absoluta se produjo en marzo de 2017, frente a Guinea, siendo ya jugador del CD Lugo. Para una familia humilde de Douala como la suya, verlo “con la camiseta de la Selección Campeona de África es casi una utopía”. Para el club lucense, por el que habían ya pasado jugadores que habían sido antes o después internacionales, fue la primera vez que un jugador debutaba con su país siendo en esos momentos jugador de la plantilla.

Seguramente, en la mente de Leuko “llegar a jugar con Camerún siempre estuvo a modo de sueño”; sin embargo, lo recuerda como “una apuesta personal” a sí mismo desde el momento exacto de “la presentación oficial como jugador del CD Lugo, cuando el ‘presi’ dijo que sería un honor que fuera el primer jugador del Lugo en ser internacional”. Serge confiesa que aquellas palabras de Tino Saqués le hicieron “pensar que era algo que con trabajo y esfuerzo podía estar a mi alcance y mira por donde no se equivocaba”. El lateral camerunés recuerda “las felicitaciones de la gente del club, de los compañeros y el apoyo de todos los aficionados cuando me veían por la calle en Lugo; fue muy bonito”.

Llegar a ser profesional del fútbol es difícil, pero “para un niño como yo que salía de la nada” del barrio de Newbell de una ciudad con millones de personas, de un país donde la mayoría de niños, por no decir todos, tienen el mismo sueño “tener la oportunidad de salir de allí, de ganarse la vida y si es a través del fútbol mejor”. Es lo que hacen los niños en su país “jugar todo el día si tienes la suerte de tener un balón”; eso y “soñar con una vida mejor”, apunta el defensa del CD Lugo.

Su hada madrina llegó a través de la Fundación Samuel Eto´o y Leuko reconoce que “la oportunidad que tuve yo es algo extraordinario y muy difícil; es más complicado que que te toque la lotería”. Sin embargo, aquel niño camerunés supo agarrarse a aquella ‘mano’ que le ofreció ayuda y “crecí como futbolista y como persona en cada uno de los lugares por los que tuve la suerte de pasar: Mallorca, Menorca, Valencia y ahora Lugo”.

Aquel niño, asentado ahora en el equipo lucense y en la categoría de plata del fútbol español no olvida “de dónde vengo y que quiero devolver, en lo que esté dentro de mis posibilidades, lo que recibí en su día”. El jugador internacional tiene pensados “muchos proyectos e ideas que algún día quiero llevar a cabo en mi país, para dar oportunidades como me dieron a mí”. Lo que Leuko tiene claro es que “lo mejor que le puede pasar a un niño es poderse formar, ir a la escuela”. Algo que parece tan básico “en Camerún si no tienes a alguien que te lo pueda pagar no recibes educación y, por tanto, no tienes futuro”.

“En Camerún cuando un niño te dice que tiene hambre es hambre de verdad y en su casa no hay nada que pueda llevarse a la boca; nada es nada”. Serge se muestra preocupado por situaciones que observa “en mis propios amigos, que quizá con 100€ en mi país podrían emprender un negocio y tener una vida digna; y en esa línea iría mi aportación; darle herramientas para ganarse la vida y poder dar de comer a su familia y estudios a sus hijos”.

“Otra cosa fundamental es la sanidad”, explica Leuko. Está viviendo con especial inquietud esta pandemia “muy sorprendido al ver que no se propaga mucho en África, con respecto a la velocidad a que lo está haciendo en Europa, en la que se cuenta con muchos más medios”. El  camerunés explica que “allí no puede haber confinamiento porque la gente tiene que salir cada día a buscarse la vida y algo para comer; tampoco hay mascarillas y los mercados solo cierran un día para desinfectar y vuelven a la actividad casi normal”.

En un país donde la esperanza de vida está en los 58 años, “se está más acostumbrado a la muerte y a seguir adelante a pesar de ella”, comenta el lateral. En cuanto al colapso de los hospitales explica que “en Camerún siempre están colapsados, así que no es diferente ahora con el coronavirus”.

Leuko quiere “conseguir ayudar en lo que pueda a que otros niños de mi país puedan tener esas cosas tan básicas que tuve la suerte de tener yo: comida, educación y un médico al que poder acudir”. De momento, son solo ideas, proyectos, pero quizá algún día pueda hacerlo realidad junto a su pareja, Julia que “es enfermera aquí en Lugo y también vive con especial preocupación estos días la pandemia y está trabajando mucho”. A ella también le interesa ayudar a mejorar “la situación en general de la población en Camerún y de los niños en particular”.

La internacionalidad de Serge Leuko va mucho más allá de “vestir la camiseta de mi país, lo que quiero es poder ayudar y devolver la oportunidad que me dieron a mí”.

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete − trece =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.