COVID-19: Llegó la corona y mandó parar

DEPOR LEAKS

Pues sí. Como habrán podido comprobar, los males más terroríficos e impeditivos de continuar las competiciones deportivas no son obra del hombre (o sí?), sino de la ciencia. Y aquí es donde se ponen de manifiesto todas las lagunas existentes en la formación y regulación de las distintas competiciones, especialmente en el deporte rey: el fútbol.

Mientras hay algunos campeonatos en los que la configuración de fechas estaba hecha con “camisa de talla grande”, es decir, con un espacio temporal suficiente para aguantar contratiempos; los campeonatos europeos (especialmente el español), se encuentran en una diatriba de imposible resolución, por falta absoluta de fechas dentro del calendario laboral.

No eran pocas las voces que advertían de este hecho. No solo desde las bases (futbolistas y técnicos), sino también desde algunas élites (directivas) se ha venido denunciando la proliferación indiscriminada de partidos, que van en contra de toda lógica deportiva, así como del propio interés del aficionado, que se ha ido perdiendo a marchas forzadas (no es lo mismo seguir un campeonato en general que a tu equipo en particular).

Y ahora, ¿qué solución podremos esperar? Pues considerando los distintos intereses contradictorios entre todos los patronos del fútbol mundial, cualquier cosa puede suceder. Lo más lógico sería esperar a ver como evoluciona la maldita pandemia, para una vez se garantice seguridad y salubridad para todos, se puedan reanudar los campeonatos pendientes, sea en la fecha que sea, puesto que el calendario habitual va a ser claramente deformado.

Pero teniendo en cuenta que ni la lógica ni el sentido común son criterios utilizados por los rectores futbolísticos, espérense la solución más esperpéntica que ni el mismísimo Valle Inclán se atrevería a pensar. Hagan sus apuestas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.