El drama de las residencias de la tercera edad en España: Casi 16.000 fallecidos a falta de test generalizados

Madrid, Cataluña y las dos Castillas son las regiones donde más defunciones ha habido desde el comienzo de la crisis

A falta de realizar test generalizados, ha sido imposible hasta ahora saber el número de víctimas mortales que el coronavirus ha dejado en las aproximadamente 5.457 residencias de ancianos españolas, ya sean públicas, concertadas o privadas. Pero, según los datos proporcionados por las comunidades autónomas y que ya obran en poder del Gobierno -aunque aún no las ha dado a conocer-, los usuarios de este tipo de centros que han fallecido con COVID-19 o síntomas similares se sitúan en 15.988, la mayoría en Madrid, Cataluña, Castilla y León y Castilla-La Mancha. Así, los fallecidos en residencias de ancianos equivaldrían al 67% del total notificado oficialmente por el Ministerio de Sanidad.

Sanidad ya ha comenzado a distribuir miles de test rápidos a las distintas autonomías para que empiecen a realizar las pruebas en lugares sensibles, como residencias y centros sociosanitarios y está en disposición de conocer tanto los casos como los fallecimientos. Pero por su parte, solo apunta como víctimas de coronavirus a personas que han muerto después de haber dado positivo. Es decir, las pruebas no se hacen post mortem, por lo que no computarían fallecidos con coronavirus a los que no se les haya hecho la prueba.

A esto se suma que cada comunidad autónoma ha venido ofreciendo hasta ahora los datos de una forma diferente y no siempre precisa, algo que el Ministerio de Sanidad quiso cambiar al dar de plazo hasta el 8 de abril a las autonomías para que ofrecieran datos detallados sobre el número de fallecidos con coronavirus en las residencias, los ancianos contagiados y los centros afectados. No obstante, esos datos tardaron en ser recopilados y comunicados y el Ejecutivo central aún no los ha hecho públicos.

Ante estos datos, la Fiscalía General del Estado, a través del Fiscal Delegado para la protección y defensa de los derechos de las personas mayores y de la red de Fiscalías Provinciales, ha abierto 121 diligencias civiles y 86 penales en relación con el amparo de los derechos individuales y colectivos de estas personas «en situación de vulnerabilidad».

En el caso de las primeras, la mayor parte de ellas se concentran en Cataluña (50) y Castilla y León (15), y sus objetivos, explica el Ministerio Fiscal en una nota, son recopilar datos acerca de la situación en que se encuentran los centros y las personas que allí viven y «resolver problemas puntuales». Las segundas se han abierto como consecuencia de denuncias interpuestas por familiares y trabajadores de los centros, en su mayor parte en Madrid (40) y Cataluña (20).

En el resto de territorios, se han abierto 11 diligencias civiles y cinco penales en Galicia, diez civiles en Andalucía, nueve civiles en la Comunidad Valenciana, ocho civiles y cinco penales en Castilla-La Mancha, siete y cinco en Extremadura, cuatro civiles en Madrid, tres civiles y una penal en Cantabria y otras tres y una en Aragón, dos y una en Canarias, una civil y otra penal en La Rioja y una diligencia civil en Murcia, Navarra y el País Vasco.

Esta decisión se produce a raíz de que la ministra de Defensa, Margarita Robles, informara de que el Ejército había encontrado ancianos fallecidos conviviendo con otros residentes en estos centros, pero derivó finalmente la investigación a las fiscalías de cada región.

También desde el Gobierno, por parte de Pablo Iglesias, ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, se ha recalcado la labor de los trabajadores de las residencias a los que han considerado «servicios esenciales», lo que ha propiciado la facilitación en su contratación, en palabras del vicepresidente segundo. «Redactamos una orden para coordinar el trabajo de la UME, que ha atendido la desinfección de más de 4.000 centros de mayores». Iglesias ha apuntado también a una mayor colaboración entre el Ejecutivo y las comunidades autónomas porque las residencias «han puesto encima de la mesa el problema de la privatización y el de las condiciones en las que trabajan sus profesionales».

Los datos que ha recopilado RTVE.es se basan en los ofrecidos por las distintas autoridades regionales y son los siguientes:

Madrid y Cataluña suman más de 8.000 fallecidos en residencias

Desde que comenzó la pandemia, 5.558 personas con diagnóstico positivo (986) o síntomas de COVID-19 (4.572) han muerto en las residencias de la Comunidad de Madrid, según los datos recabados por la Consejería de Políticas Sociales, remitidos al Ministerio de Sanidad. Es la cifra de usuarios de residencias fallecidos desde el 8 de marzo con coronavirus o síntomas compatibles, de un total de 6.782 muertos en estos centros en el mismo período.

Los datos se refieren a todos centros de servicios sociales de carácter residencial autorizados en la Comunidad de Madrid y que prestan atención a personas mayores, personas con discapacidad y personas con enfermedad mental. Son 710 centros y 44.312 residentes. La gran mayoría de todos ellos son geriátricos, un total de 475 centros, entre públicos, concertados, privados y de gestión indirecta. Hasta la fecha, un total de 14 residencias están intervenidas por el Ejecutivo regional.

Los fallecidos con coronavirus en residencias de Cataluña desde el 15 de marzo se elevan a 2.852, lo que supone el 60% del total en la comunidad, según el registro de las funerarias regionales. El Departamento de Salud -que dejó de actualizar esta información suministrada por los propios centros el pasado 13 de abril- ha informado de que hasta ahora son 10.366 las personas diagnosticadas de coronavirus en geriátricos y 21.292 son casos sospechosos.

En la región catalana, hay un total de 64.093 personas mayores que viven en alguna de las 1.073 residencias de esta comunidad, ya sea pública o privada.

1.228 confirmados y 1.070 con síntomas en Castilla y León

En Castilla y León, las plazas en residencias públicas y privadas asciende a casi 44.300 y han muerto 2.298 personas en centros públicos y privados, según datos de la Junta de Castilla y León. De ellos, habían dado positivo por coronavirus 1.228 y 1.070 tenían síntomas compatibles. Si se suman estas cifras, el dato de fallecidos total es un 34 % mayor a la cifra oficial.

Además y según los datos facilitados por la Consejería de Familia, de esos 1.214 centros analizados por la Junta se han registrado fallecidos en 260 residencias, 62 de ellos con un solo caso y 119 centros con más de cinco casos. En concreto, 1.592 personas han perdido la vida en su residencia o centro mientras que otras 706 han fallecido en el hospital.

En Castilla-La Mancha, se ha confirmado la muerte de 896 usuarios de residencias de mayores con coronavirus, un 38 % del total de los fallecimientos registrados. Además se contemplan 942 fallecidos más con sospechas de haber muerto contagiados, según ha informado el consejero de Sanidad.

En la Comunidad Valenciana han fallecido 431 personas con coronavirus en residencias. Además, en estos momentos hay casos positivos en 92 centros. Por otro lado, se encuentran bajo vigilancia activa de control sanitario 33 residencias, según datos facilitados por la Consejería de Sanidad de la Generalitat Valenciana.

Regiones donde los fallecidos en residencias son más del 50 % del total

Mientras, en Aragón, 543 usuarios de residencias han fallecido (el 73,8 % del total de muertos con coronavirus). En los centros residenciales, donde viven 22.000 personas y trabajan 8.700, la cifra de casos confirmados asciende a 1.811 personas. De ellos, 256 han sido hospitalizados y 383 han sido derivados a los denominados centros intermedios. Además, en este tiempo, se han recuperado 398 personas.

En Extremadura, 390 residentes contagiados han fallecido, según el Gobierno extremeño, que incluye en ese cómputo a los internos que dieron positivo por coronavirus y a quienes cuyo certificado médico da como posible infectado, aunque no detalla cuántos son unos y otros. En cualquier caso, este número representa el 90 % del total de defunciones en una comunidad autónoma en la que uno de los principales focos de contagios está en una residencia de ancianos de la localidad de Arroyo de la Luz, en Cáceres. El presidente de la comunidad autónoma, Guillermo Fernández Vara, ha incidido en la necesidad de volcarse en el diagnóstico para aislar a las personas contagiadas.

En Navarra, los fallecidos con COVID-19 en residencias son 363, sumando los 182 confirmados y los 181 sospechosos con sintomatología compatible, lo que equivale a más de tres de cada cuatro muertes en la región. En Galicia, son 247 las personas han fallecido en residencias: 128 lo han hecho en centros de mayores y 119 en hospitales y residencias integradas. En los centros de mayores gallegos hay 861 casos activos entre los residentes y 343 entre los profesionales sanitarios.

En Andalucía, donde las residencias de mayores cuentan con 2.364 residentes confirmados como casos positivos de SARS-CoV-2, se han registrado 436 fallecimientos, que representan el 37,3 % del total de muertes contabilizadas hasta la fecha en el conjunto de la región por esta enfermedad. En Murcia registran 60 casos, el 51 % del total de las muertes en la región.

En el País Vasco, se estima que hay al menos unos 464 fallecimientos a causa de la Covid-19, aunque Bizkaia no facilita sus datos de decesos hasta que finalice el mes, si bien su último dato disponible, de mitad de abril, cifraba las muertes en sus residencias de mayores en 157, aunque cuenta con 20 fallecidos sospechosos de haber contraído la enfermedad. Al menos 134 de los fallecidos con COVID-19 estaban en residencias en Araba y 153 de los muertos en Gipuzkoa lo han hecho en una residencia de ancianos.

En La Rioja, los fallecidos en residencias son al menos 181, un 56,5 % del total, según las últimas cifras de las que ha informado su Consejería de Sanidad. En Cantabria las defunciones entre los residentes ascienden a 114, más del 60 % de muertes en esta región y los casos detectados son 671. Algo similar ocurre en Asturias, donde hay hasta la fecha 127 fallecidos y se registran casos activos en 31 centros de mayores. En Baleares, los muertos en residencias son 76, un 42 % de los casos totales, con 183 casos positivos activos y 74 curados ente los residentes y 82 y 58, respectivamente, entre los profesionales. Mientras, Canarias ha informado de diez fallecidos en este tipo de centros.

Fuente: RTVE.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.