Endesa dona otras 376.000 mascarillas a Cáritas, a la Fundación Altius y a las Comunidades Autónomas

La donación, con un coste estimado de unos 600.000 euros, es una de las iniciativas del Plan de Responsabilidad Pública que la compañía ha puesto en marcha, dotado con 25 millones de euros, y que tiene como objetivo dotar de material, servicios, equipos e infraestructuras en la lucha contra el Covid-19

Endesa ha donado 376.000 mascarillas FFP2, con un coste de unos 600.000 euros, a Cáritas, la Fundación Altius y las Comunidades Autónomas con el fin de llegar a los colectivos más vulnerables, especialmente el de las personas mayores. Esta nueva partida se suma a la donación de 2 millones de mascarillas quirúrgicas que la compañía efectuó hace unos días para Sanidad y las CC.AA, dada la emergencia sanitaria sin precedentes generada por el Covid-19.

Esta iniciativa forma parte del Plan de Responsabilidad Pública que ha diseñado la Compañía, dotado con 25 millones de euros, para ayudas directas a la compra de material, condiciones especiales de suministro y donaciones para paliar las principales necesidades sanitarias y sociales provocadas por la crisis sanitaria.

La compañía proporcionará así apoyo a los equipos de servicio público (policía local, UME, protección civil, otros) a través de materiales, vehículos y servicios que se puedan requerir para abordar esta emergencia epidemiológica.

Acciones ya en marcha

La iniciativa se suma a las que ya ha venido haciendo la compañía en los últimos días. En este sentido, y también dentro del ámbito sanitario, Endesa ha donado un centenar de respiradores de alta gama fabricados por General Electric Healthcare a la Comunidad de Madrid, a la Generalitat y a La Junta de Andalucía. Además, ha electrificado de forma urgente aquellas instalaciones que acogen hospitales de campaña, y ha establecido una operativa especial para garantizar la continuidad del servicio eléctrico en este tipo de instalaciones. La compañía ofrece la gratuidad de luz y gas a los hoteles medicalizados que ayudan a paliar la crisis sanitaria, así como al pabellón 7 de la Fira de Barcelona, que se ha acondicionado para atender a personas sin hogar.

Endesa ha donado además un total de 2,5 millones de euros a las administraciones de Madrid y Cataluña, las regiones más golpeadas por el COVID-19, para que puedan reforzar la lucha contra la pandemia.

También ha colaborado con una donación de 500.000 euros al programa ‘Cruz Roja Responde’ para ayudar a 25.000 familias españolas en situación de vulnerabilidad por la crisis sanitaria, social y económica actual derivada del coronavirus.

El programa de Cruz Roja, en su área de inclusión social, ofrece productos de primera necesidad y acompañamiento a quienes más lo necesitan. Los empleados de Endesa que lo deseen también pueden sumarse, con microdonaciones, a este programa de Cruz Roja a través de un espacio digital habilitado para tal fin y que responde a la petición de la plantilla de disponer de fórmulas para colaborar, de manera personal, a la ayuda que está realizando de forma global la compañía.

Endesa ha entregado al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) una donación de 200.000 euros para apoyar proyectos de investigación en marcha que buscan luchar contra la pandemia de Covid19. En concreto, apoyará dos proyectos del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC): un proyecto para identificar fármacos antivirales, que luego serían probados en fases clínicas, y otro proyecto para desarrollar nuevos test de detección de anticuerpos.

La compañía también ha donado 300.000 euros al Banc d’Aliments de Cataluña para aprovisionarse de productos básicos durante la pandemia y renovar su flota con vehículos eléctricos e híbridos cuando acabe el confinamiento.

Por otro lado, también se están evitando los cortes de los clientes del sector residencial por impagos, flexibilizando las condiciones a pymes, autónomos y familias con necesidades, ofreciendo alternativas telemáticas para que nadie tenga que salir de casa para interactuar con Endesa, analizando caso a caso las peticiones de las empresas clientes, asegurando los pagos inmediatos a los proveedores de los canales de atención y ventas, y a las donaciones desde sus centrales a hospitales de las zonas donde tiene infraestructuras.

Endesa también ha reforzado la operativa de sus centros de control de distribución y de control de la energía y centrales de generación para asegurar el suministro eléctrico en los territorios en los que opera (Aragón, Andalucía y parte de Extremadura, Baleares, Canarias, Cataluña, Galicia y Castilla y León). También ha duplicado su centro de control de generación renovable, ubicado en Madrid, con un centro espejo en Santiago de Compostela.

Una vez superado el problema sanitario, que ahora es el más acuciante, Endesa se plantea en una siguiente fase otras medidas dirigidas a paliar los efectos que la crisis económica tendrá sobre los clientes más vulnerables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − tres =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.