La educación en cuarentena desde la perspectiva de los niños venezolanos

Es importante quedarse en casa en acato de la cuarentena, «porque así se puede disminuir la pandemia» del nuevo coronavirus, expresó Yubana, estudiante de cuarto grado de educación básica en la Unidad Educativa San Antonio de Padua de la ciudad venezolana de Caracas

Desde la perspectiva de Yubana, de 10 años de edad, la permanencia en casa es para que el virus «pueda controlarse y ya no se presente como un peligro total».

La pequeña, quien tiene el particular sueño de dedicarse en el futuro a la astrofísica, a la pintura y a la música, explicó a Xinhua la manera en que ahora aprende sus materias escolares. «Me han mandado tareas de lenguaje, matemáticas, ciencias sociales, ciencias naturales, informática e inglés. Me las mandan tanto para cuadernos como para computadora. Me gusta más hacerlas en la computadora, porque así es más fácil y más práctico», dijo la menor con voz contundente y segura.

La pandemia de la COVID-19 ha cambiado por completo las dinámicas sociales de la enorme mayoría de la población mundial y la vida en general, en que Venezuela no resulta la excepción.

En 2018, los estudiantes de educación básica, media y diversificada representaban poco más de 7,6 millones bajo la modalidad pública y privada en Venezuela, niveles educativos que han migrado a la educación a distancia debido a las circunstancias, según datos oficiales.

A Yubana le gustan en general todas las tareas, ya que es dada a la lectura y al estudio, pero sobre todo le agradan las ciencias naturales, asignatura en la que le pidieron elaborar un juego de palabras relacionadas con la autoestima.

En educación física a su vez realizó un mapa mental de la historia del fútbol, tarea que también disfrutó mucho, según comentó su orgullosa mamá, Blanca González, quien apoyará a su hija durante los más de dos meses que restan del año escolar en Venezuela.

Por su parte, al niño Fabricio, de 11 años y residente en la ciudad central de Valencia, le parece importante continuar el año escolar en casa, «para no perder nuestros estudios, ni el año». «Me han mandado tareas: el ciclo del agua, los minerales, estudio del coronavirus, números en inglés, operaciones combinadas en matemáticas y otras», contó Fabricio a Xinhua vía telefónica.

El alumno de quinto grado de la escuela pública República del Perú dijo que disfruta leer relatos mitológicos y que cuando sea mayor quiere ser un buen periodista. Destacó que recibe las clases en cuarentena y que cada semana las ordena de manera física en un portafolios. Desde su punto de vista, «es un derecho continuar el año escolar con la cuarentena, apoyándonos con los familiares y seres queridos».

La madre de Fabricio, María Alejandra Rendón, quien además es docente, activista y escritora, comentó que lo del portafolios de su hijo es un método para los docentes que tienen precariedad de dispositivos o de conectividad.

«Se puede trabajar con el portafolios físico. Se ordena y se lleva directamente a la escuela. Lo lleva el representante, sin el alumno, respetando todas las normas sanitarias, debidamente identificado, y se deja con un equipo de contingencia que está haciendo guardias en los planteles», mencionó la mamá de Fabricio.

Alejandra Rendón comentó que como docente trabaja en la modalidad de educación en línea, que funciona para quienes tienen internet. La mamá precisó que de manera simultánea funcionan varios métodos, todos a distancia, «atendiendo también a que las condiciones de unos no son las mismas que las de otros».

Respecto a la cantidad de tareas que se envían a la semana, la docente consideró que pese a que ella tiene algunas herramientas tecnológicas y ciertas ventajas, a sus dos hijos se les hace difícil cumplir con la cantidad de asignaciones. Consideró oportuno que las autoridades tengan en consideración que en el país sudamericano hay una cantidad importante de madres solteras con varios hijos, además de personas con mayores vulnerabilidades y menos herramientas para apoyar a los niños en las tareas.

El caso de Nyah, una estudiante de 8 años de edad, ha sido distinto, según relató: «Veo clases por televisión y mi abuela me explica cuando yo no entiendo o cuando tengo una duda». El gobierno central ha dispuesto también programas educativos para atender la contingencia mediante la televisión pública.

«Me han mandado a hacer cuentos, el mapa de Venezuela, el árbol familiar, sumas, restas, multiplicaciones, juegos de memoria, fracciones», contó Nyah, quien cursa tercer grado de educación básica en la ciudad central de Guacara. «Es importante quedarse en la casa, es mejor no salir, porque esa enfermedad nos puede hacer daño», agregó Nyah, amante también del dibujo y la pintura.

En tanto, el adolescente Fernando Pinto, estudiante del octavo grado de educación media en un colegio privado, contó desde su casa que su experiencia hasta ahora durante la cuarentena ha sido satisfactoria con la educación a distancia.

«Durante la pandemia sería bueno que se mantenga la educación desde el hogar para evitar que las personas se contagien, pero me pareciera mejor volver a clases, porque las profesoras nos explican y uno va con mejor base», expresó con el anhelo de regresar a la normalidad. A su vez, el viceministro de Comunidades Educativas y Unión con el Pueblo, Jorge Pérez, consideró que la modalidad a distancia implementada por el gobierno trasciende el internet, porque «la estrategia permite habilitar la televisión, la radio, los medios impresos».

Explicó que el programa del gobierno «Cada familia una escuela» es una herramienta pedagógica al servicio del desarrollo y para la culminación exitosa del año escolar en todos sus niveles. Mencionó que sobre la marcha trabajan en el perfeccionamiento de los mecanismos y que con la modalidad a distancia han logrado abarcar a toda la matrícula estudiantil de los niveles básico, medio y diversificado. Expuso que incluso se ocupan de las remotas poblaciones indígenas y zonas con conectividad limitada.

El programa gubernamental Alimentación Escolar tampoco se ha detenido, que es «de cumplimiento estricto» y una prioridad del gobierno para atender a poblaciones vulnerables en Venezuela, según la explicación del viceministro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.