Bruselas, al rescate de las vacaciones de verano en la UE

La Comisión Europea presentó sus recomendaciones para reabrir las fronteras interiores de la Unión Europea y poder hacer turismo con seguridad, al rescate de la lucrativa y esperada campaña estival

«No va a ser un verano normal, pero cuando todos cumplimos con nuestra parte, no tenemos que enfrentarnos a un verano atrapados en casa o totalmente perdido para la industria del turismo«, apuntó Margrethe Vestager, vicepresidenta de la Comisión, el 13 de mayo.

Mascarillas en los transportes, menos aforos en restaurantes, turnos en piscinas… Las propuestas de Bruselas están orientadas a un verano en el que se deberá «convivir con el virus», en palabras del comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton.

Bruselas propone a los 27 países de la UE, responsables de la política interior, un enfoque coordinado por fases para levantar las restricciones en las fronteras, que sea «gradual» y «sin discriminación» entre países o ciudadanos, pero sin fijar fechas.

Algunos países ya anunciaron una reapertura de la frontera el 15 de junio como Alemania, con todos sus vecinos, o Austria, solo con Alemania. Con su plan por fases, Bruselas busca evitar la tensión y el caos vividos al inicio del confinamiento.

La primera fase sería la actual, marcada por un cierre de las fronteras a los viajes «no esenciales». En la segunda, se levantarían las restricciones entre países y regiones con una situación epidemiológica similar y capacidad para atender a contagiados. La fase final conduciría al levantamiento de todos los controles fronterizos dentro del espacio de libre circulación europeo Schengen, para lo que la Comisión pide a los países tener en cuenta criterios sociales y económicos, así como sanitarios.

En este contexto, los países europeos acordaron hacer compatibles sus aplicaciones móviles de rastreo de contactos, de modo que los ciudadanos puedan ser advertidos de un posible contagio por coronavirus también cuando viajen en la UE, según Bruselas.

Reembolso vs. vales

Sin dejar de lado el temor por la pandemia, que ha matado a más de 346.000 personas en el mundo, Bruselas se centra ahora en contener los daños en la economía cuando su previsión para 2020 apunta a una contracción del 7,5% del Producto Interior Bruto (PIB) en la UE.

El cierre de fronteras lastra todavía más la situación en los turísticos países europeos a orillas del Mediterráneo, como Italia, España o Francia, que además son los miembros de la UE más afectados por la pandemia con más de 25.000 muertos cada uno.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ya advirtió que la «dependencia» de ese sector, que representa más del 10% del PIB de la UE y casi el 12% del empleo, agravará el impacto económico del virus en las economías de España, Italia y Grecia.

Tras una serie de anuncios de planes de reestructuración en aerolíneas, el grupo internacional turístico TUI, con sede en Alemania, indicó que suprimirá 8.000 empleos en todo el mundo, lo que representa más del 10% de su plantilla.

El comisario de Economía, Paolo Gentiloni, estimó que un 60% de la actividad vinculada al turismo podría salvarse, en declaraciones a El País y otros diarios europeos. «Tendremos temporada turística este verano, aunque sea (…) con limitaciones», apuntó.

Para poder hacer turismo con seguridad, la Comisión propone el eventual uso de mascarillas y limitar el contacto entre pasajeros en los transportes, así como una reducción del aforo en hoteles y bares y respetar el distanciamiento físico en playas.

Y, para aquellos que tuvieron que vieron sus viajes cancelados por el confinamiento, Bruselas recuerda que tienen derecho al reembolso del dinero pese a las quejas de las aerolíneas, a las que urge a proponer a los viajeros atractivos bonos en su lugar. «Si el pasajero opta por el reembolso debe hacerse. El vale es una alternativa», dijo la comisaria de Transporte, Adina Valean, que anunció el envío de una carta a los 27 recordándoles ese derecho y amenazó con un procedimiento de infracción si no se respeta.

Las compañías aéreas hacen frente a reembolsos por hasta 9.200 millones de euros hasta finales de mayo, según la principal asociación europea del sector A4E. Las aerolíneas, que defienden el sistema de vales, urgen así a modificar «urgentemente» la legislación europea.

Fuente: EDNH (Toni Cerdá)

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × cinco =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.