Cómo predecir la eficacia de las vacunas frente a la malaria

Un nuevo estudio revela que, gracias a biomarcadores moleculares, se puede identificar quién estará protegido por la vacuna antipalúdica. Hasta ahora, uno de los obstáculos en el desarrollo de una inmunización eficaz es el conocimiento limitado de los mecanismos que confieren protección

La protección conferida por una vacuna se puede predecir mediante biomarcadores moleculares, antes y después de la inmunización. Es lo que indica un estudio que analiza la expresión génica en células en sangre periférica de individuos inmunizados con la primera vacuna contra la malaria, Mosquirix o RTS,S, y otra vacuna experimental.

El trabajo, liderado por ISGlobal, centro impulsado por Fundación “la Caixa”, y publicado en Science Translational Medicine, sugiere que la eficacia de las vacunas podría aumentarse estimulando el sistema inmunitario antes de realizar la inmunización.

La malaria sigue representando un gran problema de salud pública –en 2018 causó unos 200 millones de casos y 400.000 muertes–. Los principales obstáculos en el desarrollo de una vacuna eficaz son la ausencia de marcadores inmunes de protección y un conocimiento limitado de los mecanismos que confieren dicha protección.

El equipo usó técnicas genómicas combinadas con la ciencia de datos y la inteligencia artificial para identificar los perfiles moleculares que predicen la eficacia –o inmunogenicidad– de las dos vacunas: Mosquirix, que se está probando a gran escala en tres países africanos y que confiere una protección parcial; y CPS, basada en la inoculación de esporozoítos atenuados del parásito Plasmodium falciparum, que ha demostrado tener un 100 % de eficacia en voluntarios europeos bajo condiciones controladas, y que es similar a otra de las vacunas en desarrollo más prometedoras.

Los autores usaron glóbulos blancos de sangre obtenidos de 24 voluntarios adultos antes o después de ser inmunizados con CPS, y de 255 bebés de tres países africanos que participaron en la fase 3 del ensayo clínico de Mosquirix.

El análisis exhaustivo de los genes expresados por los glóbulos blancos tras la inmunización reveló un perfil molecular asociado a la protección por ambas vacunas. De manera más sorprendente, el estudio también identificó un perfil molecular previo a la vacuna asociado a la protección.

“Esto sugiere que podríamos identificar a los individuos que carecen de dicho perfil y administrarles una dosis más elevada de vacuna en el caso de CPS, o simplemente manipular el sistema inmunitario antes de administrar la vacuna, para mejorar su eficacia”, explica Gemma Moncunill, investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio.

Respuestas protectoras frente a la malaria

Estos resultados, obtenidos con diferentes vacunas y grupos de individuos, sugieren que hay respuestas protectoras comunes frente a la malaria, según señala Carlota Dobaño, coordinadora del estudio.

“Los datos confirman el potencial de este tipo de enfoques integrales para entender en profundidad la inmunogenicidad de las vacunas e identificar las respuestas moleculares asociadas a la protección contra enfermedades complejas”, añade Dobaño.

Los perfiles asociados a la protección podrían además ser una herramienta valiosa a la hora de determinar in vitro la eficacia de estas y otras vacunas frente la malaria y acelerar su desarrollo, apuntan las investigadoras.

Los ensayos clínicos de las vacunas se realizaron en colaboración con el Swiss Tropical and Public Health Institute en Suiza, el Centro de Investigación en Salud de Manhiça en Mozambique, el Ifakara Health Institute en Tanzania, la Universidad de Tubingen en Alemania, el Centro de Investigación Médica de Lambaréné en Gabón y la Radboud University Medical Center en Holanda.

Fuente: Agencia SINC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − nueve =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.