La clase magistral del Futuro de la Sinfónica de Galicia

imagen de la sección de vientos y percusión durante el último encuentro de la Orquesta Jovén

Un total de cincuenta y cinco músicos de la Orquesta Joven de la OSG, integrada dentro del proyecto Son Futuro, interpretan la Sinfonía Número 7 de Beethoven en un vídeo aplaudido y celebrado en las redes sociales

La anormal normalidad en la que se han convertido los dos últimos meses ha llevado a la población mundial a límites insospechados, por ejemplo, cuando brindábamos felices por un 2020 mejor y lleno de deseos, proyectos y buenas intenciones. En el caso de la cultura, la presión ha sido tal que la ha ahogado hasta el punto de obligarla a reinventar su creación y canales de difusión. Ha amenazado con aniquilarla, pero a lo largo de la historia ha demostrado que el ingenio le rebosa al ser humano incluso por los poros de los periodos más oscuros de su existencia. Cuando el pasado mes de abril The Rolling Stones coronaron la versión confinada de los ‘Live AID’ con un viral ‘You Can´t Always Get What You Want’ (en el que Charlie Watts hacía ‘air drums’), nos dimos cuenta de que incluso Sus Satánicas Majestades (tradicionalmente reacias a conciertos solidarios y gratuitos) habían entendido que el clímax de estadios había dejado paso a un nuevo éxtasis telemático. Desde hace unas horas, las redes sociales también abrazan y aplauden la iniciativa de la Orquesta Joven de la Orquesta Sinfónica de Galicia, con su interpretación de la Sinfonía Número 7 de Beethoven.

Un simple visionado en YouTube acerca la idea de la magnitud de la producción para cuatro minutos de vídeo: 55 músicos desde todos los rincones de la Península Ibérica superando las adversidades de los desfases temporales y tecnológicos. En total, una semana y media de preparación y dos nombres clave: Diego Sáenz y Óscar Rial. El primero, percusionista, ejerció el fundamental papel de claqueta. El segundo, trompetista, el de edición y montaje. La idea aparece durante la reproducción del vídeo, como cita del compositor: “Consideremos las dificultades como peldaños hacia una vida mejor”. Y es que el espíritu era lanzar un mensaje de supervivencia, de reivindicación y de esperanza. El tan manido y machacado ‘Resistiré’ pero a través de una fábrica de músicos potencialmente profesionales y con una partitura que tampoco dejaba nada al azar. “Estuvimos escrutando diferentes posibilidades y esta Sinfonía se adaptaba perfectamente a los instrumentos; es una pieza con sentido íntimo y era accesible para darle forma; pero sobre todo queríamos transmitir que esto se puede sacar adelante, somos gente con muchísimas ganas y queríamos recordar que estamos aquí”, explica Sáenz. “Lo más importante era demostrar que estamos juntos”, añade.

Y como el éxito de todo alumno reconforta a todo gran maestro, uno de los primeros en disfrutar, y también emocionarse, con el vídeo fue Alejandro Sanz. Percusionista de la Orquesta Sinfónica de Galicia y Director Académico de la misma, es el responsable del brazo educativo que representa el proyecto ‘Son Futuro’ (Orquesta Infantil, Coro Joven, Coro de Niños y Orquesta Joven). “Lo más alucinante del tema es que ha sido cosa de los alumnos y que lo han gestionado ellos mismos; ha sido una pasada cuando he recibido el vídeo… se me escapaban las lágrimas, porque demuestra lo importante que es compartir un objetivo; no es una estrategia de marketing, lo hacen porque están convencidos”, afirma un hombre que ha alternado las primeras interpretaciones en la historia de la Sinfónica con una vocación formativa que ha dado sus frutos con creces. Por ejemplo, talentos formados al amparo y cobijo o bien han llegado al ‘primer equipo’ o han sido reclutados por algunas de las orquestas más importantes de Europa (por ejemplo, la Orchesta dell’Academia Nazionale di Santa Cecilia). “La evolución es brutal; casi todo el mundo que llegaba al principio era gente de fuera, mientras que a día de hoy el noventa por ciento de los refuerzos de la Sinfónica son de aquí”, recuerda Sanz. “Los casos de los chicos que encuentran las oportunidades fuera es un orgullo y da sentido al proyecto”, prosigue.

En el horizonte de formadores y alumnos está ahora el Encuentro de Agosto, con el concierto de María Pita con motivo de las fiestas de A Coruña. Y como todos los encuentros, de momento se encuentra en un ‘no sostenido’, pero aliviado con gestos como el de los futuros talentos de la Sinfónica de Galicia.

 

Comparte:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.