La violencia en el fútbol

No cabe duda que el fútbol es uno de los deportes con más seguidores en el mundo, y en España la dedicación a las noticias relacionadas con ello, tanto en radio y telediarios como en periódicos, se hace notable

Hoy en día, las noticias de prensa, televisión y radio casi siempre se abren con reportajes hablando diariamente de altercados y violencia en el fútbol, algo que entristece enormemente y ensucia este deporte, que para muchos es una manera de vida o como se suele decir para la gente es más que un trabajo.

A pesar de que este deporte tiene a un gran número de adeptos que acuden a los campos a ver a sus jugadores y a disfrutar del juego, nos hemos encontrado en muchas ocasiones, situaciones de violencia que ensucian de manera fea el sentido de cualquier deporte, y más en uno de equipo.

Tal es la agresividad de los miembros de los grupos, la rabia hacia los contrarios y la violencia extrema que despliegan, que cuesta entender que a día de hoy uno no pueda tener la libertad de poder elegir a qué equipo seguir sin tener miedo a estar cerca de algún fanático de estos.

La violencia en el fútbol es una realidad que vivimos frecuentemente.  La violencia en este deporte se origina dentro de la propia sociedad y su comportamiento. El hecho de unir la agresividad, el odio y la frustración con el fin de animar a tu equipo y defender sus colores hace que se convierta en un cóctel muy peligroso.

Si no hemos recibido una educación adecuada y estamos acostumbrados a resolver las diferencias por el camino de la violencia, no será difícil actuemos con agresividad. Por tanto, una educación correcta y respetuosa con los demás es una base importante para evitar este tipo de comportamientos.

Un mundo de tranquilidad y una mente abierta y reflexiva también nos pueden aportar solidez en nosotros mismos y reducir nuestra necesidad de formar parte de un grupo radical y nos podrá unir a otro grupo de gente que va a disfrutar de su deporte y a desconectar durante un periodo de tiempo.

Aprender y conocerse a sí mismo, será fundamental para no caer en grupos donde la violencia es una de sus máximas. Ya que cuánto más baja sea nuestra autoestima y más «fuerte» sea el grupo, más necesidad de pertenencia tendremos. Así pues, si comenzamos a respetarnos a nosotros mismos y a los demás, este tipo de acontecimientos serán cosa del pasado.

Y por último, desde los estamentos más altos de éste deporte, es hora de formar parte de la solución y tomar grandes medidas para que si que puedan existir grupos que animen y sigan a su equipo allá donde vaya pero sin que exista violencia.

La FIFA o las propias autoridades al mismo nivel de cada país, y en nuestro caso RFEF, deben establecer normas, bases, principios y códigos de conducta para que a largo plazo se cree una cultura ejemplar que las futuras generaciones copien y posteriormente enseñen a las siguientes.

Jacobo Pereiro entrenador de fútbol Nivel III

Jacobo Pereiro entrenador de fútbol Nivel III

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.