Reducir la dosis infecciosa y la carga viral del COVID-19. Por Pablo García Vivanco

 

Pablo García Vivanco

Farmacéutico Comunitario. Dietista-Nutricionista. Máster en Dietoterapia. Profesor en excedencia. Óptico-Optometrista. TS en Ortopedia y Audiología. Divulgador

(Artículo de revisión bibliográfica sabiendo que el SARS-CoV-2 es un virus nuevo, y algunas evidencias no están consolidadas).

 

¿Qué es la carga viral?

La carga viral, hablando claro, es la cantidad de partículas virales que se encuentran en los fluidos de un paciente y, por tanto, entre otros factores que se conocen como factores de riesgo, nos dice la capacidad de contagio de una persona o la gravedad de la enfermedad.

Es decir, si bien una misma persona puede tener un cuadro más o menos grave según la carga viral, la misma carga viral puede ocasionar otro cuadro más grave en personas del grupo de riesgo, con comorbilidades (muchas de ellas conectadas con el sistema de regulación de la tensión, SRAA) o con su sistema de defensa deteriorado. Por tanto, el que  una persona desarrolle síntomas leves o neumonía depende no solo de la cantidad de virus en sus pulmones, sino también de su respuesta inmune y su salud en general.

El análisis publicado por la revista médica “The Lancet” sugiere que la carga viral en pacientes con COVID-19 es más alta al comienzo de su enfermedad o incluso antes de saber que están enfermos lo que significa que las personas que se sienten saludables pueden transmitir el virus a otros, y explica la naturaleza de su rápida propagación. Es como si cogiera al sistema inmunológico despistado, sin armar las defensas y lo desborde.

La carga viral inicial es la que, en general, nos puede dar un cuadro más grave que otro, por lo que debemos de evitar un inicio de carga elevado controlando la dosis inicial de infección.

¿Cómo se puede controlar la dosis inicial de infección? o, ¿cómo intentas limitar la carga viral?

La dosis de infección es la cantidad de virus necesaria para establecer una infección. Dependiendo del virus, las personas deben estar expuestas a tan solo 10 partículas de virus, por ejemplo, a los virus de influenza, o hasta miles en otros casos.

Los científicos desconocen cuántas partículas virales de SARS-CoV-2 son necesarias para propiciar la infección, pero si saben que las personas infectadas liberan muchos virus en su entorno.

Así que, en general, es crucial para nosotros limitar todas las posibles exposiciones al COVID-19, por eso es importante  el aislamiento, el  lavar las manos, el uso de mascarillas y la distancia de seguridad.

Parece ser que hay un producto que inactiva todos los coronavirus “humanos” existentes hasta el momento y muchos virus relacionados con el resfriado, por eso se cree que tiene acción sobre el COVID 19.Esta basada en una tecnología de barrera que incluye enzimas marinas,con tripsina de bacalao, cuyo producto es ColdZyme®, un spray bucal contra resfriado común.

Los medicamentos antivirales utilizados para tratar la gripe no funcionan para COVID-19, si se han visto efectivos los retrovirales del VIH y otros antivirales que reducen considerablemente esa carga viral.

Mascarilla contra fómites.

El fómite puede ser un elemento sin vida que, al resultar contaminado por un patógeno, puede trasladar y transmitir dicho patógeno. Es, por lo tanto, es un vector inanimado.

De acuerdo a un reciente estudio publicado por New England Journal of Medicine, el SARS-CoV-2 es capaz de mantener su poder infeccioso durante horas e incluso días en determinados materiales, persistiendo más en materiales más lisos.

Si alguien con una carga viral elevada estornuda o tose sobre una superficie la posibilidad de que se dé contagio por contacto será mayor. Hay una relación directa entre la carga viral que llega a una superficie y la capacidad de persistir activo e infectante en ella con lo que será más fácil de transmitir el patógeno si a la superficie ha llegado una carga viral elevada. Por eso es importante que el emisor tenga puesta una mascarilla porque así emanará menos partículas virales de sus fluidos y el receptor, además de tener la mascarilla, debe de limpiar las superficies. Podemos decir que las mascarillas no solo acaban con el contagio por vía aérea sino que también acaban con los fómites, y si no hay fómites no existe contagio por contacto.

Resumiendo, acabaríamos con la vía de contagio de la COVID 19.

Alimentos que controlan la carga viral

Como hemos estado recordando durante el principio de la pandemia tres nutrientes son coadyuvantes en la respuesta de nuestro organismo a la infección como la vitamina D, la melatonina y los ácidos grasos omega-3, más concreto el ácido eicosapentaenoico (EPA) que se encuentran en el pescado (sobre todo el azul) y mariscos.

La omega 3, además suprimen la inflamación, mejoran la cicatrización y mejoran la fagocitosis de los macrófagos y otros inmunocitos ayudando a disminuir la carga viral. Los datos de diferentes estudios indican que la activación de la vía de señalización de NF-κB representa una contribución importante a la inflamación después de la infección por COVID-19 y que sus inhibidores, como son la VIT D y el EPA son prometedores antivirales.

La melatonina produce una disminución de la carga viral, pues es probable que frene la respuesta exagerada e incontrolada del sistema inmunológico. Este efecto antiinflamatorio de la melatonina es por el SIRT 1(sirtuina 1). Su protagonismo en esta batalla estaría en su mediación de la represión de VEGF en las células endoteliales vasculares. Puede tener también efectos positivos contra la insuficiencia renal producida por la sepsis.

La melatonina es una hormona procedente de la glándula pineal coadyuvante en la batalla contra el COVID-19 y la sintetizamos a través del triptófano, aminoácido esencial presente en muchos alimentos.

Alimentos ricos en triptófano: plátano, piña, almendras, pollo, pavo, chocolate, huevo

Fuentes de EPA: Pescado azul, nueces, aguacate, marisco y semillas.

Fuentes de Vit D: Pescado azul, lácteos, yema de huevo, champiñones y setas, luz solar (30 min al día)

OMS, un cúmulo de errores incomprensibles

Son muchos los desaciertos de la OMS en esta pandemia, no ayudando en ningún momento a reducir esta carga viral ni la dosis de infección.

No solamente comunicó en varias ocasiones que “veía irracional el uso de masacrillas y geles hidroalcohólicos”, sino que declaran pandemia el 11 de marzo cuando ya era imparable ocasionando muchas más muertes de las que se podían haber evitado.

Entre tanto decía que: “No eran efectivas las restricciones de pasajeros llegados de áreas afectadas”

Pero lo más sorprendente, lo que deja pasmado a uno, son las dos declaraciones que realizó en su momento sobre que el coronavirus no se transmite a través del aire y que el coronavirus no se transmite por contacto. De golpe a porrazo la OMS, organismo que vela por la salud mundial, se carga las dos vías de transmisión del virus más contagioso, lo que provoca cierta inanición y más infección, más muertes y más caos.

No solo EEUU se ha quejado de la negligencia e incompetencia de la OMS sino que el secretario de Salud de EU, Alex Azar, afirmó que hubo una falla por parte de la OMS para obtener información que el mundo necesitaba y ‘eso costó muchas vidas’

Ahora comunica “una afectación más grave que la de ahora en Europa el próximo invierno”, y esperamos que, como siempre, continúe fallando.

Referencias Bibliográficas

  • Ministerio de Sanidad, Gobierno de España . Información científica-técnica de Enfermedad por coronavirus, COVID-19 Actualización, 17 de abril 2020.
  • Stability of SARS-CoV-2 in different environmental conditions. Alex W H Chin, Julie T S Chu,Mahen R A Perera, Kenrie P Y Hui,et al. 02 de abril 2020  https://doi.org/10.1016/S2666-5247 (20) 30003-3
  • The New England Journal of Medicine Downloaded from nejm.org on March 28, 2020. Viability of SARS-CoV-1 and SARS-CoV-2 in Aerosols and on Various Surfaces. As shown in Panel A, the titer of aerosolized viable    This letter was published on March 17, 2020, at NEJM.org.
  • COVID19: Melatonin as a potential adjuvant treatment. Zhang rui, Ni Leng,Xiao Di,Baitao ma , et al. Departamento de cirugía vascular Peking Union Medical Collage. Disponible en: https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0024320520303313
  • Fuente:KEGG.https://www.genome.jp/keggbin/show_pathway?select_scale=0.82&query=&map=hsa04614&scale=0.82&orgs=&auto_image=&show_description=hide&m ulti_query=
  • María Soledad Calvo Pesce , Silvia Mónica Delgado D´Agostini Omega 3 fatty acids: immune response and its effect on certain diseases. Recibido: 11/03/2014 Aceptado: 21/06/2014
  • Medidas de higiene en la cocina. Persistencia en superficies. Grupo de nutrición y digestivo de la SEFAC (Sociedad Española de Farmacéuticos Comunitarios)
  • ColdZyme re-certificado de la clase III en la UE 24 de abril de 2020 Directiva del Consejo 93/42 / EEC (MDD). Carl-Johan Wachtmeister, gerente de comunicación Enzymatica AB Teléfono: +46 (0) 701-88 50 21 | Correo electrónico: carl-johan.wachtmeister@enzymatica.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.