A la patria servir hasta morir. Por Ramón Rivera Guitián

Comienzo este artículo con una confesión: “Me resulta insoportable la visión de nuestra Ministra de Defensa acompañada de un apuesto JEMAD que parlotea como un papagayo al dictado de los estrategas de la Moncloa. La verdad es que me irrita hasta el azul azafata de su uniforme porque, sencillamente, me trae tristes recuerdos de aquel pobre hombre que hacía de maletero de la estúpida Carmen Chacón. Aún recuerdo con vergüenza su voz de pito ordenando al Capitán de la Compañía de Honores ¡CAPITÁN MANDE FIRMES! Si yo estuviese en el papel del aludido me vería asaltado por la tentación de contestarle: ¡Váyase al carajo y no nos ponga en evidencia ante el mundo! Y como no hay mal que cien años dure, el Altísimo decidió llevársela consigo seguramente para asignarle el mando de una brigada angélica. El ver a aquella imbécil oportunista adoptando una aptitud de mando resultaba tan grotesco como el ver a un jefe de la Legión encamado en un paritorio, con chichos y camisón de flores. Y es que con la democracia vino la moda de nombrar a un civil como Ministro de Defensa y así unos se sucedieron a otros hasta llegar al culmen, ¡el Narcís! todo un prodigio de bizarría aquejada de pies planos. Con él el ejército comenzó su declive dentro de la estructura social. Posiblemente esta afirmación les parezca un tanto arriesgada, pero a lo largo del desarrollo de estas líneas espero hacerles partícipes de algunos “secretillos” que, tal vez, amplíen su información al respecto y por aquello de que “un optimista no es más que un pesimista mal informado” tal vez muden su criterio.

ANÉCDOTA Nº 1

Atentado de ETA con lanzamisiles al Ministerio de Defensa: Informe de los responsables de seguridad una vez culminada la labor de inspección de una furgoneta que llevaba días estacionada en una calle adyacente con gran profusión de tubos en su portaequipaje: “Se trata del vehículo de un fontanero cargado de trozos de tubería”. Al día siguiente esos “trozos de tubería” le largaron sendos pepinazos al edificio de Defensa. Felizmente no hubo víctimas, pero me imagino al cabrón de Cherokee riéndose a carcajadas del suceso. Si tamaña pifia se hubiese cometido en el Japón Imperial todos los responsables se habrían hecho el seppuku (para los ignorantes el harakiri).

ANÉCDOTA Nº 2

Cuerpo de Guardia en el Gobierno Civil de Bilbao. Este inmueble se haya ubicado en la centriquísima Plaza Elíptica rodeada de hermosos edificios, entre ellos, el Hotel Carlton. Y ahora va lo increíble: La chusma proetarra solía manifestarse en esta plaza profiriendo amenazas e insultos hasta la saciedad. Los cobardes de los políticos dictaminaron que los responsables de la guardia mantuviesen sus armas sin munición aguantando estoicamente las explosiones de los petardos y las humillaciones de todo tipo, con la prohibición expresa de no adoptar aptitudes ofensivas con su inútil armamento “para no provocar”. Pasados unos meses alguien quiso poner fin al dislate y se ingenió para dotar a los sufridos guardias de un equipo de megafonía con grabaciones de detonaciones, que solo podría ser usado previa autorización del comisario político de turno y en casos de peligro evidente. Por aquellos tiempos, ETA mataba a placer y yo mismo fui testigo de como un coche de etarras ametralló la pared del colegio de los jesuitas. Los impactos fueron prueba irrefutable de la barbaridad ya que estaban a un metro y medio escaso del suelo. Como era hora próxima a la salida de los niños, pudo haberse producido una masacre y menos mal que los niños son bajitos y los jesuitas no andaban por allí. Pero ¡cuidado, que si nos cabreáis activamos la cinta con detonaciones y os vais a enterar!

ANÉCDOTA Nº 3

Haciendo yo una visita a la Base Militar de Rota me interesé por ver los cazas F-18 y, a raíz de haberlo sacado a colación en una amable reunión ante unas botellas de exquisito PALOCORTADO y unas no menos exquisitas FRITURAS DE CAMARONES, sin yo solicitarlo se me hizo partícipe de la siguiente confidencia: Resulta que los citados aviones fueron adquiridos en EE.UU. siendo Ministro Narcís Serra y, como estos socialistas no pueden resistir la tentación de ser trileros, el contrato se incumplió en alguna cláusula de pago. Ante esto los americanos decidieron tomar medidas, y estas consistieron en no dotarlos de los equipos de extinción especialmente patentados para ese tipo de aparatos, ya que su carlinga venía rematada con profusión de piezas de fibra de carbono, que en caso de incendio, si entraban en contacto con algún fluido de los hasta el momento empleados para sofocarlo (hasta el ultramoderno por aquellos tiempos ALON) reaccionaba químicamente produciendo profusión de gases tóxicos altamente letales para el piloto. De este modo mientras los F-18 de la Patrulla Americana volaban con total seguridad, los pilotos de F-18 de la Patrulla Naval Española se veían obligados a elegir entre la muerte por intoxicación de gases o el morir abrasados. ¡S.I.C.!

ANÉCDOTA Nº 4

Cuartel de los Dolores Tercio Norte de Infantería de Marina de Ferrol en tiempos de ETA cuando la Infantería de Marina custodiaba los envíos de armamento y munición a la Zona Norte de España. En el Pañol de Armamento se detecta (yo) la falta física en el inventario de 400 granadas de mortero, después de romperme la cabeza haciendo y rehaciendo cálculos. Un día me tomo una copa de más con un sargento chusquero con el que tenía una gran sintonía y él, sabedor del grave problema que me ocupaba, decidió “hacerme un regalo” poniéndome en antecedentes de lo siguiente: Un capitán disfrutaba de los favores de la mujer de un sargento que, como diría el Arcipreste de HITA, era de cuerpo placentero. El cornudo para vengarse había cambiado el número de la estiva que contenía los proyectiles en los almacenes de los Polvorines de Mougá, donde había en depósito infinidad de munición de todos los cuerpos, y con el cambio de numeración el lote quedaba incluido en las reservas de Artillería de costa, y en los recuentos de Infantería de Marina no aparecía. El capitán aludido logró colarle de matute la firma al compañero que le sucedió al frente del Pañol de Armamento (valiente hijo de puta) quien confiando en él y con cierta desidia dio por buena la entrega, que a partir de ese día sufrió distintos relevos en esta situación. Ni que decir tiene que esta barbaridad pudo haberle supuesto consejo de guerra a más de uno.

ANÉCDOTA Nº 5

Cuando yo estaba en la mili fui asignado a una Unidad de Intervención Rápida (UNIR) y una vez al año hacíamos maniobras con fuego real en la playa de la Fouxeira (Valdoviño, Ferrol).

Recuerdo a un cabo de Vigo al que conocíamos como Tomás, que había sido como yo, beneficiario de la prórroga por estudios. Enseguida se veía como una persona culta y educada que destacaba por su impecable traje de faena y demás atuendo. En el trascurso de la marcha camino de la playa dio un mal paso y como consecuencia sufrió una hinchazón repentina del tobillo que, dadas las alarmantes proporciones que adquiría, le imposibilitaba andar. Ante esto, el cebollo con galones desplegó el mapa de operaciones y en él señaló nuestro emplazamiento, y más tarde, después de múltiples reflexiones, eligió la ubicación de un lugar seguro, al resguardo de posibles impactos, en una pequeña zona anexa a unas rocas de la playa. Allí, protegido de todo peligro quedó el pobre Tomás con su pierna lesionada, con el encargo de esperar la conclusión del simulacro, para después ser recogido por los enfermeros y conducido al hospital militar.

Concluidas las operaciones, fuimos unos pocos para indicarle a los sanitarios el refugio de Tomás, mas héteme aquí que el “animal de bellota  galoneado”, pese a haber repetido el ejercicio anualmente durante una buena parte de su vida militar, había calculado mal y Tomás se encontró en mitad de la zona donde impactaban las granadas de mortero y, por aquello de que “a la fuerza ahorcan”, se vio obligado a correr como un gamo esquivando los impactos hasta que pudo encontrar refugio en una cueva que había dejado expedita la bajamar. Y así es como el pobre hombre conoció los horrores de la guerra y se jugó una posible cojera de por vida.

ANÉCDOTA Nº 6

Un anciano General jubilado se persona en el Ministerio de Defensa con un extraño paquete en las manos e informa al Oficial de Guardia sobre su pretensión de ver al Ministro. Al haber sido requerido para cruzar por el arco de seguridad, el aludido se negó aduciendo como justificación de su negativa que durante una buena parte de su vida el Ministerio había constituido algo así como su casa y nunca se había dado el caso de que se le aplicasen medidas excepcionales para entrar. Ante la actitud resuelta del noble anciano, el Oficial llamó al entorno del Ministro comunicando el suceso y solicitando instrucciones concretas. Estas no tardaron en llegar bajo la siguiente orden: “Acompañe al General hasta el despacho ministerial como si fuese rindiéndole honores, lleve su arma montada y al menor indicio de violencia dispare”. El Oficial cumplió con lo ordenado y una vez enfrentado el anciano General al Ministro, el primero depositó en su mesa el extraño paquete que, al momento, una vez abierto evidenció que solo contenía sus condecoraciones, sobre las que el General expreso su deseo de devolver por no hallarse identificado con la deriva que estaba tomando el Ejército, al que perteneció, en manos de los políticos, y una vez concluida la entrevista el anciano militar abandonó el edificio ignorando que estuvo a un tris de perder la vida como consecuencia de la inmensa cobardía del titular del Ministerio.

Como pueden imaginar sobre el siniestro episodio se corrió un telón oscuro ¡Y LA VIDA SIGUIÓ!

ANÉCDOTA Nº 7

Narcís Serra tenía a su servicio, por elección personal, a una urraca otoñal que con la actitud de un comisario político cortocircuitaba todos los contactos del Ministro con el resto de la humanidad. Un día cualquiera de un verano cualquiera se recibe un comunicado de la Base Naval de Rota informando que un submarino sin identificar navegaba lentamente por aguas del Estrecho de Gibraltar ignorando los requerimientos para que procediese a su identificación. Una persona, de máxima confianza en el Ministerio, alarmada por el suceso se dirigió a la vieja bruja política para hacerla sabedora de que, según su criterio, convenía poner urgentemente el hecho en conocimiento del Ministro. Contestación: “El Ministro está descansando y ha dado orden de que no se le moleste”. Ante semejante respuesta nuestro aludido convocó en reunión urgente a distinguidos mandos militares para que asumiesen el control de la situación y, pasados unos interminables minutos, Rota informó que por fin había establecido comunicación con el “Submarino Fantasma” que les informaba de tener una avería en sus comunicaciones, ser de origen ruso y hallarse allí según una singladura prefijada, de la cual las autoridades españolas ya tenían conocimiento. Ante esto, todo el mundo respira con alivio y la incipiente alarma deja de serlo. Tiempo más tarde, a eso de las diecisiete horas se presenta Narcís Serra descansado y fresco como una lechuga y, ante esta realidad, la comisaria política decide que no se le ponga en antecedentes del hecho, y así concluye un día de labor sin incidentes reseñables.

ANÉCDOTA Nº 8

Una gran empresa española compra material radiactivo a algún proveedor erradicado en alguna zona indeterminada del bloque Oriental. Según personal afecto a la diplomacia norteamericana el motivo era el de iniciar experimentos para la construcción de la futura bomba atómica española. El material venía de camino a España transportado por dos individuos en un automóvil Lada de fabricación rusa. Por motivos que ignoro el envío fue interceptado en Alemania Occidental y “los transportistas”, que tras haber estado largo tiempo expuestos a las radiaciones emitidas se iluminaban cual árbol Navideño, fueron detenidos y confinados en un hospital militar alemán. El asunto se silenció y, hasta donde supe, los protagonistas quedaron detenidos.

ANÉCDOTA Nº 9

Un día en el Pañol de Armamento del Tercio Norte de Infantería de Marina me intereso por el estado de la dotación de morteros y descubro que carecen de goniómetros, de modo que cuando se realizaban maniobras con fuego real las zonas objetivo de los disparos estaban minadas con pequeñas cargas explosivas que estallaban sincrónicamente con estos, dando a ojos del observador un alto porcentaje de impactos exitosos.

ANÉCDOTA Nº 10

Un soldado, camionero de profesión, se ve obligado a avanzar en un “equipo de fuego” tan próximo a su compañero que un casquillo del cetme le vacía un ojo. Esta proeza se debe a la ineptitud de un tenientillo tan irresponsable como estúpido, que no paró de meter la pata desde que decidió dejar su Vigo natal para ingresar en la Escuela Naval de Marín, con una carrera llena de gilipolleces y merecedor de la repulsa de todos sus jefes. La última vez que tuve noticias de él ostentaba el cargo de Comandante.

ANÉCDOTA Nº 11

Los planos del armamento electrónico de las fragatas construidas en la Bazán para la Marina Española salieron al mercado pese a haber sido cedidos por el ejército americano bajo la condición de SECRETO MILITAR. El asunto promueve un cierto escándalo y se incriminan a algunos mandos del astillero y “algún civil” muy espabilado que salió de rositas una vez concluida la instrucción penal. Por razones que conozco, pero no puedo revelar el asunto fue caso cerrado y silenciado (S.I.C.)

No quiero alargarme más, aunque aún me quedan un sinfín de anécdotas en el tintero. ¡Las dejaremos para otra ocasión! Y como colofón final es que, si bien no me gustan los políticos en ningún sitio que no sea la cárcel, no los admito en las cúpulas militares. Otro día hablaremos del señorito Bono ¡Prefiero morir a matar! y los ridículos a que sometió a nuestros militares (caso Alakrana, retirada de Irak y otras lindezas). Y es que el ejército es una institución cerrada, que ha de vivir en cierto enclaustramiento a semejanza de las órdenes monacales ¿Se imaginan a Quim Torra de padre prior en un monasterio benedictino? El sacerdocio militar comulga con el honor y la lealtad, valores que el político desprecia, como bien definió el capo mafioso Salvatore Riina (Totò) en su célebre juicio, y es tan bajo el nivel de estos valores en el mundo de la política que hasta Jordi Pujol llegó a ser calificado como el “molt honorable”. Por el contrario, el militar en origen es tan inocente que llega a considerar un delito el no pagar las gotas del carajillo que le sirven en la sala de banderas. Su patrimonio inmaterial es más alto que el del resto de los humanos, y sus devaneos con el mundillo político lo mutan en un funcionario oportunista y trepador dentro del escalafón, que lamentablemente suele hablar demasiado y al dictado. Como decía Mark Twain: “Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y disipar la duda”. Así mi alegato personal es: MANTENGAMOS A LA CLASE POLÍTICA ALEJADA DE AQUELLOS SECTORES DE PODER QUE PUEDAN CONSIDERARSE DE INTERÉS CAPITAL PARA LA PATRIA Y LA CIUDADANÍA. ¡EL CORRUPTOR DE MENORES HA DE DORMIR EN LA CARBONERA, BIEN lejos DE LOS APOSENTOS DEL NOVICIADO!

Solo me resta recomendar al lector que profundice en las hemerotecas sobre el atentado de ETA al Ministerio de Defensa, y dado que en estos tiempos de confinamiento podemos rememorar libros y películas antiguas, vean la obra maestra de Stanley Kubrick titulada SENDEROS DE GLORIA.

Y, por favor, recuerden que, a la hora de elegir colores para los uniformes quédense con el azul marino y el verde oliva en todas sus modalidades, nunca los defraudarán.

COLORÍN COLORADO …

Dedicatoria: En memoria del Coronel de Infantería de Marina D. José Manuel Fidalgo Fernández, del Teniente Coronel D. Santigo Bolivar Sequeiros, del Comandante D. Martín Caloto y de mis grandes amigos los entonces Capitanes Justo Alvariño Saavedra (q.e.p.d.) y Ramón Teijeiro Álvarez con el que comparto ideología y recuerdos y, en general aquellos mandos dignos de considerarse así, que fueron para mí amigos y compañeros en aquella época convulsa de nuestra historia reciente ¡QUE EN PAZ DESCANSEN!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.