Aumentan los ahogamientos en espacios no vigilados

101 de las 107 personas fallecidas hasta el lunes perdieron la vida sin opción a que nadie las rescatase

Los fallecimientos por ahogamiento no intencional en espacios acuáticos no vigilados han crecido en España más de siete puntos en lo que va de año, al elevarse al 94,4 por ciento hasta este lunes frente al 87 por ciento que se registraba el 29 de junio de 2019.

 

Así lo recoge el Informe Nacional de Ahogamientos (INA), que actualiza a diario la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, que señala que 101 de las 107 que han perdido la vida ahogadas lo han hecho en espacios e instalaciones acuáticas que no tenían vigilancia ni, por supuesto, servicio de socorrismo.

 

El portavoz de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, Francisco Cano, ha llamado la atención por el hecho constatado de que el cierre o no apertura de instalaciones acuáticas por parte de muchos municipios y comunidades de vecinos como consecuencia de las medidas adoptadas como consecuencia de la COVID-19, ha hecho que un porcentaje importante de población haya optado por acudir a espacios naturales que carecen de las medidas de seguridad y vigilancia que sí se disponían en esos otros lugares.

 

“La ciudadanía se ve obligada a acudir a otros espacios acuáticos sin vigilancia, como canales, embalses, ríos, pantanos o lagos, entre otros, lo que convierte una medida para preservar la salud en un potencial riesgo para la vida”, destacó el también director de Prevención y Seguridad de la Federación.

 

De hecho, de las muertes registradas por el INA hasta el 29 de junio, 79, lo que supone el 73,8 por ciento, han tenido lugar en espacios acuáticos diferentes a playas o piscinas, lo que supone un incremento del 17,3% respecto al mismo día del año pasado que se produjeron cinco ahogados menos, 74, y el 56,5 por ciento.

 

La actual situación ha revertido la estadística que desde 2015 comenzó a realizar la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, ya que hasta ahora reflejaba que las playas españolas eran el espacio en el que más ahogamientos no intencionales se producían.

 

En cambio, se ha producido un descenso de un 12,6 por ciento en este medio respecto al mismo período del año anterior, con un 18,7 por ciento de personas ahogadas en lo que va de 2020, frente a un incremento de un 17,3 por ciento de otros espacios acuáticos, exceptuando playa y piscina, que este año aglutina el 7 por ciento de los ahogamientos.

 

El portavoz de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo lanzó un mensaje de atención para que “se tomen medidas que preserven la seguridad de las personas y revertir este incremento de ahogamientos mortales”.

 

Al mismo tiempo, solicitó que “los municipios destinen recursos para dotar de servicio de vigilancia y socorrismo a estas zonas, a las que se está desplazando la ciudadanía, con el objetivo de revertir esta dramática estadística, que de continuar en esta línea será la más trágica de los últimos años”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.