Cadernos da viaxe. O erro Pérez de los Cobos. Por Xoán Antón Pérez-Lema

El mayor error del ministro Grande-Marlaska fue mantener al coronel Pérez de los Cobos en el cargo cuando se unió al Ministerio en junio de 2018, como lo hizo con el resto del equipo del ministro Juan Ignacio Zoido en los puestos más destacados en la cumbre de la Policía Nacional. (PN) y la Guardia Civil (GC). Incluso mantuvo una muy buena parte del equipo de la llamada ” policía patriótica ” (insertada en su día en la Dirección Operativa Adjunta-DAO- de la PN) hasta al menos el verano de 2019.

En este contexto, está claro que el despido del coronel es otro error grave, debido a su conexión obvia con su negativa a dar cuenta de información que no debería estar disponible, como el capitán-jefe de la policía judicial que opera en el trabajo del experto requerido por la Corte. de la Instrucción No. 51 de Madrid en las investigaciones sobre la relación entre el Delegado del Gobierno y la demostración del 8-M dependía solo de este juez en virtud del Artículo 125 de la Constitución. Sin embargo, esta dependencia judicial no justifica el sesgo y las imprecisiones graves de dicho informe pericial. Pero esa es otra historia.

Porque ahora han surgido dos problemas. Primero, la existencia de una cadena de mando en el GC (coroneles y generales pagados con salarios altos, mucho más altos que los de los comisionados y comisionados principales de la PN) que reclaman su autonomía del Gobierno del Estado, sin duda porque se considera parte de un Funcional de élite integral al poder del estado real o profundo . Pero también desató el juego ambivalente del PSOE, que utilizó esta cadena de mando cuando parecía rentable, en todos sus gobiernos desde 1982.

Pérez de los Cobos se presentó con una camisa falangista azul en un cuartel de la Guardia Civil el 23-F 1981 para apoyar el golpe de Estado inundado. Fue absuelto por falta de pruebas de un cargo muy grave de tortura en el País Vasco en 1992 (tres de sus camaradas fueron condenados en el juicio) y dirigió la represión del Ministerio del Interior contra el referéndum catalán 1-O de 2017, que causó 1066 herido y tuvo que ser arrestado, alrededor de las 3 a 16 p.m., por Mariano Rajoy ante el rechazo mostrado por la canciller alemana Angela Merkel. En el juicio de los soberanistas catalanes ante la Corte Suprema del estado, construyó una cuenta abiertamente parcial contra los presos políticos, incompatible con el documental proporcionado en el caso, a saber, las docenas de videos de los incidentes ocurridos.

Si la izquierda española piensa que personas como Pérez de los Cobos tienen una brecha en su gobierno, tienen un problema muy grave. Y demuestra ser poco confiable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.