Desmantelado un grupo de policías ful especializado en “vuelcos” a otros grupos criminales

Se ha detenido a ocho personas y se han intervenido uniformes, chalecos y placas de policía, así como armas de fuego cortas, largas y de guerra, munición de diversos calibres, perturbadores de frecuencia, walkie talkies, grilletes, defensas y herramientas que utilizaban para sus ilícitos

En el marco de una operación desarrollada conjuntamente por la Guardia Civil y la Policía Nacional se ha desarticulado una organización delictiva que operaba en la Comunidad de Madrid especializada en “vuelcos” –como se conoce en el argot policial a los robos a otras organizaciones criminales-. En la operación se ha detenido a ocho personas -de origen español, colombiano, francés y venezolano, con edades comprendidas entre los 26 y los 50 años de edad-, como presuntos responsables de los delitos de pertenencia a grupo criminal, robo con violencia e intimidación, detención ilegal, usurpación de funciones públicas y de estado civil, tenencia ilícita de armas, delito contra la seguridad del tráfico y delito de atentado a agente de la autoridad.

Investigación conjunta

La investigación se inició en julio del pasado año, cuando en la localidad de Las Rozas se cometió un robo con violencia y una detención ilegal a un ciudadano colombiano, en el que los autores emplearon uniformes y dispositivos policiales para acercarse a la víctima. Asimismo, los investigadores pudieron constatar que este mismo grupo de personas podrían estar detrás de dos robos con violencia cometidos de forma similar en Madrid por lo que se inició la operación de forma conjunta.

Este grupo estaba asentado en Madrid y sus componentes operaban de una manera muy planificada y organizada, buscando la máxima seguridad y eficacia de sus robos. Para ello, antes de perpetrarlos elegían a sus víctimas cuidadosamente tras un minucioso estudio.

Cuando tenían a la víctima seleccionada, se hacían pasar por policías utilizando chalecos y elementos policiales para abordarles en la calle. Posteriormente les hacían creer que estaban inmersos en un procedimiento judicial y que iban a realizar un registro de su vivienda. Una vez dentro procedían a maniatarles para hacerse con el dinero, joyas y efectos de valor que se encontraban en el interior.

El grupo estaba dotado de uniformes, chalecos y multitud de efectos policiales, así como de armas de fuego reales y de numerosa munición de diferentes calibres y no dudaban en emplear violencia contra víctimas, testigos o fuerzas policiales cuando les oponían resistencia, recriminaban o les impedían la huída.

Dos de los arrestados trataron de huir

Por todo ello y con la oportuna autorización judicial se procedió a la entrada y registro de un trastero que utilizaban como almacén, así como a la detención de las ocho personas que formaban el grupo. Dos de los encartados en el momento de la detención opusieron gran resistencia, emprendiendo la huída en vehículo por las calles de Madrid, poniendo en riesgo la seguridad de varios viandantes, así como embistiendo a varios vehículos y llegando incluso a ocasionar lesiones a un agente.

En el registro se intervinieron uniformes, chalecos y placas policiales, así como armas de fuego cortas, largas y de guerra, munición de diversos calibres, perturbadores de frecuencia, walkie talkies, grilletes, defensas así como herramientas que la organización utilizaba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.