El San Juan coruñés 2020. Sin fase, que no desfase. Por José Manuel Dapena Varela

Abogado

Se aproxima en este peculiar 2020 la noche mágica del 23 de junio, nuestra querida noche de San Juan. En Galicia la recibiremos ya sin fases, desfasados, fuera del Estado de Alarma.

¡Cuántas cosas de este 2020 quemaríamos en la hoguera, si pudiéramos! A ese fuego purificador arrojaríamos no ya días del calendario o apuntes del curso al que decimos adiós, sino sinsabores y malos recuerdos acumulados en estas últimas semanas de confinamiento y pandemia. No llegarían las playas de Riazor y del Orzán para tantas hogueras, para tantos fuegos. San Juan es fecha propicia ciertamente para estos aquelarres: ¡Meigas, fóra!

San Juan, luz y fuego

La noche del equinoccio de verano es jornada de luces y olores, de embriague de sentidos. Llamas y luces en los cielos y en las playas, en los solares y en los descampados de los barrios. Olores a sardinas y a churrasco provenientes de las parrilladas que inundan calles y plazas; olores a empanadas y a tortillas, a pulpo y a cachelos, a pan de bolla y a brona de maíz…. Todo ello, por supuesto, bien regado, que para algo tenemos ribeiros y albariños, mencías y godellos, y a nuestra bien amada cerveza “Estrella Galicia”. Podrá haber debate sobre la cebolla en la tortilla, entre sardinas o churrasco, pero la marca de la cerveza genera unánime consenso.

San Juan gastronómico

El San Juan en A Coruña es algo muy especial. Ha calado tanto esta fiesta en la ciudad que, al igual que los Carnavales, parece ya formar parte del ADN coruñés. El San Juan, además, se encuentra elevado a la categoría de Fiesta de Interés Turístico Internacional merced al impulso primigenio de la Comisión Promotora, al entusiasmo de la Asociación de Meigas y a la ilusión colectiva coruñesa, municipal y ciudadana.

Meigas Fóra

En una y otra fiesta el coronavirus sería en esta ocasión la imagen alegórica estrella: tanto de la falla playera y como de los disfraces. Irreverencia festeira. Porque aun en esta etapa “desfasada” de desescalada hacia la “nueva normalidad”, el coronavirus sigue presente. Tanto es así que este año no habrá ni falla, ni hogueras en las playas. El ejecutivo local, con prudente criterio, así lo ha acordado. Perderemos esas incandescentes imágenes de los arenales, pero lo que no perderemos será el disfrute del San Juan. ¡Convecin@s: MEIGAS, FÓRA! Sin fases, pero no desfasados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.