La justicia miró para otro lado

Por Meli G.R.

 Este es el texto de un WhatsApp que me envía Xosé Edrosa nada  más conocerse el fallo  de la Sala Segunda de Tribunal Supremo sobre el caso de Inés Madrigal. El día anterior a este fallo, el mismo autor publicaba en 21 NOTICIAS un interesante artículo sobre el caso que se iba a debatir al día siguiente en el alto tribunal, haciendo algunas observaciones sobre la transcendencia y relevancia de este caso, tanto para nuestra compañera que pedía justicia como para el colectivo de afectados por esta trama que teníamos puestas nuestras expectativas en este fallo. No fue así, una vez más, nos han decepcionado.

Por la relevancia de aquel comentario, hecho en lengua gallega, y después de pedirle autorización a su autor, quiero compartirlo  a través de este medio con todos los interesados, que seguramente son muchos, también con la propia afectada, para darle ánimo  y agradecerle, como lo hace Xosé Edrosa, su testimonio y perseverancia en la lucha por  esta causa, que era la de ella y también la nuestra.

Como bien sabeis los distintos colectivos de afectados, Xosé Edrosa ha publicado en los últimos años varios artículos y rigurosos trabajos de investigación sobre la trama de bebés robados, además de otras prácticas reprobables y carentes de humanidad producidas durante muchos años  en este país, lo que suma miles de víctimas, a las que hasta ahora, más allá de las buenas palabras, nadie ha querido implicarse seriamente, y como vimos recientemente, la justicia pasa de puntillas para no arrugar sus togas y las puñetas de sus anchas mangas, sobre todo cuando topan con el hueso duro de los poderosos, ejemplos sobran.

Os transcribo dicho texto en las dos lenguas.

“ ¡Hola Meli! Una vez más, la justicia (con minúscula) miró para el otro lado en el caso de Inés Madrigal, una pena. Pero también nos sirve para no tener fe en esta gente encumbrada con sus impecables togas y puñetas en el más alto tramo de la justicia. Digo esto con mucho dolor y pesar, porque me formé en ese mundo y conozco sus valores. Como sabes, Meli, grité con mi pluma en el desierto en la defensa de los bebés robados y tratados como mercancías para turbios negocios de tramas organizadas, toleradas y protegidas por el anterior régimen durante muchos años, demasiados años. 

  Sabemos que existe base legal (tratados y convenios internacionales ratificados solemnemente por el Reino de España, formando parte, pues, de nuestro corpus normativo con rango de Ley; nuestra Constitución también nos habla de la dignidad de la persona).¡ Todo papel mojado ! Ahora nos dicen que los delitos han prescrito, O no lo dicen como en este caso. Todo esto lo dije por activa y por pasiva en la lengua de Cervantes, ahora lo hago en la de Rosalía, por si acierto de algún modo, aunque mis deseos eran grandes y mi esperanza pequeña, pues como pudimos ver, además de ciegos, también son sordos y no saben discernir entre el bien y el mal, lo justo y lo injusto. Señorías: con todo respeto,  en este caso, no estuvieron ustedes a la altura del Magisterio que ostentan. No era un caso más, era el caso de Inés y de muchos como ella que piden justicia. Si, era aquel bebé con el que traficaron  en su nacimiento atribuyéndolo a una madre estéril, aquella que supo rectificar y enmendar,  en lo posible, aquel hecho ¿Una manera de hacer justicia, Señorías, verdad?

 A ti Inés, solamente me queda decirte gracias por tu testimonio, ya que da razón y contenido a las muchas páginas  que dejo escritas sobre este espinar que sigue abriendo heridas en muchos corazones, de lo que nuestra justicia no entiende ni se da cuenta.

 Permíteme,  amiga Meli, cerrar este relato con una sugerencia para los miles de personas que andáis buscando en el desierto en el que yo escribo a ese ser querido que os atormenta el corazón. Seguid luchando y descubriendo tanta miseria y a los miserables que cometieron estos actos de LESA HUMANIDAD, que no quieren reconocerlos como tal. Para ello, el ADN es el cauce más eficaz, tanto para el encuentro deseado como para poder demostrar la verdad, reconocer los hechos, hacer justicia y reparación del daño causado. Pero para que sea eficaz, el ADN debe ser recíproco, de lo contrario, carece de virtualidad. Aconsejaros sobre esta cuestión con personas con experiencia, que las tenéis en vuestros colectivos.

  ¡¡¡ ÁNIMO!!!

 Texto orixinal en lingua galega.

 Ola Meli! Unha vez máis, a xustiza (con minúscula) mirou para o outro lado no caso de Inés Madrigal, unha mágoa. Pero tamén nos serve para non ter fe nesta xente encumbrada, con togas impecables e puñetas no máis alto chanzo da xustiza. Digo isto con moita dor e pesar, porque me formei nese mundo e coñezo os seus valores. Como sabes ti, Meli, berrei coa miña pluma no deserto na defensa dos bebés roubados e tratados como mercancía para turbios negocios de tramas organizadas, toleradas e protexidas polo anterior réxime durante moitos anos, demasiados anos.

  Sabemos que existe base legal (tratados e convenios internacionais, ratificados con toda solemnidade polo Reino de España, formando parte, pois,  do noso corpus normativo con rango de Lei; e tamén a nosa Constitución nos fala da dignidade da persoa). Todo papel mollado! Agora dinnos que os delitos prescribiron. Ou non din nada, coma neste caso. Todo isto o teño dito por activa e por pasiva na lingua de Cervantes, agora fágoo na de Rosalía por se atino dalgún xeito, aínda que as miñas arelas eran grandes e a esperanza cativa, pois como puidemos ver, ademais de cegos, tamén son xordos e non saben discernir entre o ben e o mal, o xusto e o inxusto. Señorías: con todo respecto, neste caso non estiveron vostedes á altura do Maxisterio que ostentan. Non era un caso máis, era o caso de Inés e de moitos coma ela que piden xustiza. Sí, era aquel bebé co que traficaron no seu nacemento atribuíndollo a unha nai estéril, aquela que soupo rectificar e enmendar, no posible, aquel feito. Unha maneira de facer xustiza, Señorías, verdade?

 A ti Inés, somente me queda dicirche grazas polo teo testemuño, xa que dá razón e contido ás moitas páxinas que deixo escritas sobre este espiñeiral que segue abrindo feridas en moitos corazóns, do que a nosa xustiza non entende nin se decata.

  Permíteme, amiga Meli, pechar este relato cunha suxerencia para os miles de persoas que andades buscando no deserto no que eu escribo a ese ser querido que vos atormenea o corazón. Seguido loitando e descubrindo tanta miseria e aos miserables que cometeron estes actos de LESA HUMANIDADE, que non queren recoñecela como tal. Para elo, o ADN é a canle máis eficaz, tanto para o encontro desexado como para poder demostrar a verdade, recoñecer os feitos, facer xustiza e reparación do dano causado. Mais para que sexa eficaz, o ADN debe ser recíproco, do contrario carece de virtualidade. Aconselládevos sobre esta cuestión con persoas con experiencia, que as tedes  nos vosos colectivos.

 ÁNIMO!   

Un comentario

  • Cristina Moracho Martín

    Si está respuesta ha vuelto a ser un nuevo mazazo para las víctimas, durante unas seis décadas, ya que no solo se tráfico y Robo bebés al amparo del franquismo, también somos muchas víctimas las que caímos en sus manos en la mal llamada democracia, donde siguen dando la palmadita y mirando para otro lado.
    El caso de Inés Madrigal, del cual ella fue una víctima más en manos de alguien que no llevo la entrega de ella en adopción por los cauces legales, lo cuál a ella y al resto nos hizo pensar que fue Robada, al encontrar a su familia biológica supo la verdad y si sigue siendo víctima, por mucho que digan que ha prescrito dichos delitos, cosa que no debería ser así…
    Pero a las madres que nos los Robaron con engaños de que murió o con coacciones, si lo sabemos, por tanto no mentimos, ni es un fraude o intento de estafa, son delitos de Lesa Humanidad y que hay que investigar y depurar responsabilidades caso por caso.
    Y con respecto a condenarla a pagar las costas me parece injusto y abusivo, es el aviso a navegantes, mejor no seguir adelante… Una pena, pero seguiremos luchando por la Justicia y Verdad que merecemos y algún día no podrán seguir mirando para otro lado, tendrán que pedir perdón y tomar decisiones. Gracias Xose por tu apoyo y difusión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.