“Ni mejores, ni más fuertes”

  José Manuel Dapena Varela 

Abogado     

Junio del 2020 nos recibe ni más fuertes, ni mejores que antes del Estado de Alarma. Somos quienes somos: unos solidarios, otros irresponsables; unos esforzados, otros vocingleros; cada uno es cada uno y sus caunadas. Conocernos a nosotros mismos siempre puede ser un buen punto de partida de cara al porvenir.

Mi sintonía política y mi empatía con quienes desde las responsabilidades  de gobierno han pilotado la situación de pandemia no es óbice para discrepar del lema elegido para la campaña publicitaria con la que se pretende encarar, en positivo optimismo, la “desescalada” hacia la “nueva normalidad”, por emplear términos que se han convertido en comodines de la neolengua coronavírica.

Luto Nacional

Lamento discrepar, pero no considero, sinceramente, que España esté en la actualidad más fuerte que a principios de marzo. No puede considerarse un país más fuerte después de perder a más de veintiocho mil de sus conciudadanos en apenas dos meses.  No puede considerarse un país más fuerte después de ver prácticamente paralizada su economía durante ese tiempo; con miles de personas en ERTEs o en el paro; con autónomos y empresas pequeñas, medianas o grandes en incierto futuro. El panorama no es halagüeño, sino de honda preocupación. Y sí: “estamos mal, pero menos mal que estamos…”.

Sí podemos ser, tras este periodo de crisis sanitaria, económica y social, más sabios (y rematar, con el tiempo, efectivamente más fuertes): si logramos aprender de los errores cometidos; si conseguimos enderezar rumbos industriales y energéticos desvariados; si convertimos la crisis en oportunidad; si de una vez por todas apostamos por la ciencia y el conocimiento, por la educación y la cultura, por la investigación y el emprendimiento, por la sostenibilidad y el medio ambiente. Sin perder inútilmente el tiempo.

Esfuerzo España

Para lograr esos deseables objetivos de reconstrucción nacional con servicios públicos fuertes y consolidados, y con una estructura socioeconómica general estable y justa, se precisan aportaciones y esfuerzos constructivos, no ruido demoledor y enfrentamientos estériles.

El espectáculo ofrecido en las Cortes Generales en estos últimos días no ha sido ni lo más edificante, ni lo que España ahora necesita. En lugar de trabajo eficaz y provechoso se han visto confrontaciones personales irresponsables y bochornosas.

Afortunadamente hay margen para la esperanza

En A Coruña la alcaldesa Inés Rey, acompañada de los portavoces de todos los partidos políticos representados en la Corporación Municipal (José Manuel Lage –PSOE-, Roberto Rodríguez –PP-, María García –Marea Atlántica-, Francisco Jorquera –BNG- y Mónica Martínez –Cs-), presentaba esta pasada semana el PRESCO (Plan de Reactivación Económica y Social de A Coruña), dotado con un presupuesto superior a los trece millones de euros. Por encima de discrepancias ideológicas en el Ayuntamiento de A Coruña se alcanzó un mínimo común denominador pensando de modo prioritario en el bienestar ciudadano y en el desarrollo sostenible de la ciudad. En otros lares deberían tomar nota de este ejemplo.

Esta imagen del Salón de Plenos coruñés, como la del Pabellón de Deportes de Riazor (convertido durante el confinamiento por la pandemia en improvisado refugio para los más desfavorecidos), son símbolos (como la aprobación del Ingreso Mínimo Vital a nivel nacional) de valores y principios que ahora resultan imprescindibles: unidad y solidaridad, justicia social y derechos. A partir de ese sustrato se podrán enfocar con esfuerzo y sentido común los múltiples problemas presentes y que se avecinan en diferentes estratos: local, autonómico y estatal.    Sería el mejor tributo a la memoria de nuestros conciudadanos fallecidos. El luto está bien, la reconstrucción está mejor. Su muerte no sería en vano.

Nos quedan muchos mañanas. En nuestras manos está dibujarlos y pintarlos: de negro o de colores.

Hasta mañana. Nos vemos en el camino.

(In memoriam, víctimas COVID-19.)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

quince − diez =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.