Volverán banderas victoriosas al paso alegre de la paz…. Por Gonzalo Soto

La paz de aquellos que enarbolaron banderas victoriosas en tiempos pretéritos,  nuca es alegre, tiene dos caras. Los cerillitas que viven a cuenta del estraperlo de ideas llenando sus bolsillos y la de los vencidos sometidos al ideario político de los custodios de la verdad absoluta, a puro huevo.

Un buen amigo,  con pulserita con la bandera de España en la muñeca, de los que hacen correr en redes sociales bulos que denostan a los “rojos comunistas”  azuzados por terorristas mediáticos,  me decía tomándonos una cerveza en una terraza, el viernes pasado, que no contratará en su empresa a trabajador@s “roj@s”.

Al principio me lo tomé a risa, creía que me hablaba de indios en películas de vaqueros,  los Sioux eran los pieles rojas preferidos de John Ford.  Entre cerveza Estrella y unas copas de Piérola, me comenta que había asistido a una reunión de empresarios españoles, para tratar de las futuras contrataciones de trabajadores. “Por unanimidad hemos llegado al acuerdo que, cuando tengamos que contratar personal, en la entrevista que les hagan a los futuros trabajadores de las empresas, l@s responsables de Recursos Humanos, tendrán que hacer un seguimiento del candidato en redes sociales, para conocer su pensamiento político y que clase de “tipo” es, si alguno de los aspirantes es “rojo”, será excluido de la selección”. No salía de mi asombro al escuchar las palabras de mi amigo. Entre sorbo y sorbo de cerveza, continuó prendiéndome. “Los seleccionados que pasen la criba, tendrán que pasar por una conversación con especialistas en materia de selección de personal, si atisban que no es una persona de ideas, como mínimo decente, aunque tenga  capacidad profesional más que demostrada, no será contratado”. Menos mal que solo había bebida media copa de vino, sus palabras me estaban embriagando.

Una selección al más puro estilo bolivariano, cubano o bolchevique. El empresario hace en su empresa hace lo que le venga en gana, luego que no arremetan contra los adoctrinamientos, porque la forma de seleccionar al personal por su ideales políticos, más  que por su capacidad profesional, es un atentado a la libertad del trabajador y a la democracia y un obsceno adoctrinamiento.

Entramos en un círculo peligroso, de odio y revanchismo de perdedor.  En una democracia, las urnas son las que hablan, no el ruido de fusiles, pistolas o sables.

Estos personajes  suelen blasonar de catolicismo, de golpe en pecho, se dan la paz en la Misa y suelen regalar por caridad cristiana, obleas en el salario a los empleados. Son los fieles católicos  que contribuyen al mantenimiento de la Iglesia con sus aportaciones, en los ahora cepillos electrónicos, olvidando que el Papa Francisco, los barrió con cepillos de fuertes cerdas de metal de los templos. Los fariseos son de derechas, o eso es lo que he apreciado en mi amigo, los de izquierdas son solo rojos, que ya es de carallo. Para los que pongan el grito en el Cielo por lo que escribe este “rojo comunista”, los que me conocen saben cual es mi ideario político, ni rojo, ni azul, sino todo lo contrario. Bueno, blanco y azul-

El Cid del siglo XX sigue ganando batallas después de muerto, se ha reencarnado en Santiago Abascal, el voxero busca con su arengas, al más puro estilo hitleriano, revivir viejos negros tiempos pasados. España no es solo una bandera, son la pluralidad de sus gentes,  olvida que la unidad de “su” Patria es la familia y sus miembros comen todos los días. En sus arengas solo habla de España y de lo mal que lo hace el Gobierno,  no ha aportado una sola idea constructiva en un País, donde hay más de treinta mil muertos, todos fueron “asesinados” por Pedro Sánchez, como voxea Abascal en un discurso trasnochado y lleno de fantasmas del pasado, utiliza la falacia barata y la amenaza velada para desgastar al Gobierno. En la derecha, el único que pone un poco de orden en este galimatias, es el predicador de Los Peares, que según las encuestas, volveré a ser Conde de Galicia cuatro años más.

Pedro y Pablo, dos nombres bíblicos, aunque me parecen personajes de películas de terror, dos zombis de la política española, que gobiernan como los cangrejos, un pasito “pa lante y tres pasitos pa tras”. Pabloski, un republicano que toca moqueta de poder y aplaude al Rey. Manda carallo!!! Con el ingreso mínimo vital, le han metido un gol por la escuadra a las tres derechas.

¿Donde está la pancartista de Ferrol, Yolanda Díaz que defendía a muerte los puestos de trabajo de Alcoa?  Toca moqueta de poder como Pablo, Ministra de Trabajo  y aplica el viejo refrán:  “Prometer hasta meter …y una vez metido, se acabó lo prometido”.

Pablo Casado y Santiago Abascal son los “Reyes Católicos” del Siglo XXI, porque al igual que aquella cita de Isabel y Fernando, “tanto monta, monta tanto, ahora Abascal como Casado”.  Abascal está ganado terreno y votantes por la izquierda de Pablo Casado.

Todo esto a mí me parecería obsceno si no me trajese tristes recuerdos del pasado. Cuando los grupos políticos no han tenido la capacidad de unirse para salvar al País, el ultimo que cierre la puerta, no merecen ser considerados políticos, ni otra palabra que por educación omito. Todos al burradal a cavar con pico y pala, aunque de pico están todos muy bien servidos, pero les falta la pala para ponerse a trabajar, la han empleado para enterrar a los muertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 + ocho =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.