El Govern recomienda el autoconfinamiento a los barceloneses

Pendientes de aprobación judicial, las limitaciones también se amplían a todo el Segrià y la comarca de La Noguera

La Generalitat de Cataluña ha comunicado este viernes la ampliación de las medidas restrictivas y la recomendación del autoconfinamiento a Barcelona y su primera corona metropolitana, así como a la comarca de La Noguera y el resto de municipios del Segrià que no estaban afectados hasta ahora. También ha pedido a los vecinos de estas localidades que no se desplacen a segundas residencias ante la evidencia de que el virus ha llegado a algunos barrios de la ciudad de Barcelona procedente de la vecina l’Hospitalet de Llobregat, donde ya se adoptaron medidas restrictivas desde el miércoles pasado.

«Lo importante es dejar de socializar, que no haya que prohibir todo, pero que todo el mundo tenga en la cabeza lo que hay que hacer», ha afirmado la consellera catalana de Sanidad, Alba Vergés. «Nadie quiere que haya un confinamiento total en casa», ha advertido durante la presentación de estas medidas que afectan a cuatro millones de catalanes, más de la mitad de la población de esta comunidad.

«Manejar esta situación va a llevar meses» y «es un tema que tenemos que interiorizar», ha insistido la consejera, que ha confirmado la transmisión comunitaria en las zonas afectadas y ha manifestado que «cómo actuemos tiene un valor muy importante de cara al resto de la sociedad».

Más del 69,5 % de los 1.111 nuevos positivos registrados en Cataluña en las últimas 24 horas proviene de Barcelona y su área metropolitana (772), mientras que el 17,5 % es del Segrià (195), según datos facilitados por el Departamento de Salud. Desde el inicio de la pandemia, se han contagiado o han presentado síntomas compatibles con la enfermedad 80.706 personas.

El Govern amplía las restricciones a Barcelona y su área metropolitana, recomienda autoconfinamiento y no ir a segundas residencias

Durante al menos 15 días tras la aprobación judicial

Aunque aún tienen que ser autorizadas por la justicia, las medidas restrictivas podrían entrar en vigor a partir de este sábado y tendrán una duración inicial de 15 días, según ha explicado el conseller de Interior, Miquel Buch. Según ha detallado, se articularán a través de dos resoluciones: una que afecta a Barcelona y su área metropolitana y otra a las comarcas leridenses del Segriá y La Noguera.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos de Barcelona y su área metropolitana con las nuevas restricciones?

Como ya ocurre en l’Hospitalet, la principal restricción es la prohibición de las reuniones de más de diez personas tanto en el ámbito privado como público, que «son la mayor fuente de transmisión del virus», según las autoridades sanitarias. Del mismo modo, y para evitar la concentración de un gran número de personas en espacios privados, se suspenden las actividades recreativas, deportivas y de ocio nocturno en cines, teatros, gimnasios o discotecas.

En cuanto a la hostelería y restauración, se limita al 50 % el aforo en el interior de los locales, sin posibilidad de consumo en barra y se amplía la distancia de seguridad en las terrazas. Asimismo, se recomienda tanto en estos negocios como en aquellos de servicios esenciales que sigan funcionando limitar el contacto con los clientes y usar preferentemente el servicio para llevar y el reparto a domicilio.

Bibliotecas, museos, campamentos de verano y casals sí seguirán abiertos, pero funcionarán bajo un plan específico con el que se espera que sena espacios seguros. No obstante, los ayuntamientos pueden, con autorización previa del PROCICAT, habilitar espacios adecuados para la realización de actividades culturales o deportivas, siempre que cumplan con las medidas de protección de distancia social y uso de la mascarilla «de forma escrupulosa».

Además de a Barcelona, la primera de las resoluciones afectará a todas las personas que vivan o circulen por los municipios de Viladecans, El Prat de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Boi de Llobregat, Cornellá, Sant Just Desvern, Esplugues de Llobregat, Hospitalet de Llobregat, Moncada y Reixach, Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià de Besòs y Badalona.

En Lleida, las medidas se extienden a todos los ayuntamientos de la comarca de La Noguera y a aquellos de la del Segrià que aún no estaban afectados por ellas: Alamús, Albatarrech, Alcoletge, Alfarrás, Alfés, Alguaire, Almacellas, Almatret, Almenar, Alpicat, Artesa de Lleida, Aspa, Benavent de Lleida, Corbíns, Gimenells i el Pla de la Font, Masalcorreig, Mayals, Montoliu de Lleida, Portella, Puigvert de Lleida, Roselló, Sarroca de Lleida, Sudanell, Torrebeses, Torrefarrera, Torreserona, Vilanova de Segrià y Vilanova de la Barca.

«Nos hemos visto obligados a dar un paso atrás para no volver en las próximas semanas a la situación de confinamiento de la población», ha asegurado la portavoz del Govern Meritxell Budó, quien ha pedido un sacrificio a la población de estos territorios, consciente «de que, en las fechas en las que estamos, mucha gente espera hacer actividades comunitarias vinculadas a fiestas».

«Los casos se pueden duplicar o triplicar de una semana a otra»

«Los casos se pueden duplicar o triplicar de una semana a otra», ha advertido Vergés, que ha reclamado «extremar las medidas en un contexto donde la transmisión empieza a ser alta». De hecho, Cataluña registró el viernes uno de cada cuatro nuevos casos de coronavirus, con una concentración del 70 % de los nuevos diagnósticos en Aragón y Cataluña. y la Generalitat presentó el jueves la figura de los «gestores COVID», personas encargadas de aligerar los trámites administrativos en el rastreo y los centros sanitarios.

El Ministerio de Sanidad mostraba este jueves su preocupación por una «cierta transmisión comunitaria» en Lleida, Barcelona y Aragón. «Es preocupante pero tenemos indicios que indican que las medidas pueden tener un impacto importante al poder controlar un porcentaje muy alto de los casos que se detectan», aseguraba el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.

Más allá de esto, los datos se han disparado por todo el país y nueve personas han muerto en los últimos siete días, mientras el total de fallecidos desde el comienzo de la pandemia se sitúa en 28.416.

Buch denuncia incapacidad para tomar decisiones sanitarias

Antes de ser publicadas en el Boletín Oficial de la Generalitat, las dos resoluciones que servirán para ampliar las limitaciones y prohibiciones contra la expansión del coronavirus en Cataluña deberán ser ratificadas por un juez, algo que genera cierta incertidumbre sobre el momento de la entrada en vigor de dichas medidas.

Preguntado sobre este punto, el conseller de Interior, Miquel Buch, ha protestado porque, a su juicio, «la autoridad sanitaria no tiene la capacidad para tomar decisiones y siempre tiene que estar pendiente de que alguien lo autorice».

«Faltan mecanismos legales en Cataluña y en otras partes del territorio español«, ha afirmado Buch, que ha hecho referencia a la prohibición del voto que afectó a las personas con coronavirus en las últimas elecciones en Galicia y el País Vasco. «Esto nos enseña en la inseguridad jurídica en la que vivimos, en la que no podemos actuar con contundencia contra la COVID», ha denunciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.