La Asociación Gallega de la Empresa Familiar reúne en Santiago a las principales compañías gallegas

La Asociación Gallega de la Empresa Familiar (AGEF) celebró esta mañana en Santiago de Compostela su XX Asamblea General de Socios, que contó con la asistencia de los representantes de las principales empresas familiares gallegas. La Asamblea sirvió para definir el nuevo plan estratégico y los retos a los que se enfrenta la entidad durante el próximo año.

El presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, clausuró el acto, que también contó con la participación del consejero delegado de ABANCA, Francisco Botas. Además, se celebró una mesa redonda sobre las perspectivas de futuro en la economía tanto en Galicia y España como en Portugal.

El presidente de la AGEF, Víctor Nogueira, afirmó en su intervención estar seguro de que “Galicia puede estar a la cabeza de la recuperación y ser punto de referencia”, destacando que “es el momento de ser valientes y apostar por la creación de riqueza y la atracción del empresario y la inversión”. Para ello, considera que es necesaria “la eficacia en el gasto y en la inversión, que la liquidez llegue a las empresas y a los autónomos, incentivar medidas que ayuden a la contratación, apoyar a las empresas con mecanismos fiscales y económicos para que los empresarios puedan mantener las empresas viables y promover nuevas iniciativas”.

El presidente de la Xunta declaró que “el gobierno gallego participa de los valores que representa la Asociación Gallega de la Empresa Familiar”. Así, indicó que “queremos una Galicia inspirada en los valores de una empresa familiar: que crezca de forma sólida con raíces profundas y con una economía fiable. Además, igual que las empresas familiares, el gobierno debe ser socialmente responsable”. También aseguró que “la empresa familiar ocupa un papel fundamental en la lucha contra la pandemia y para la recuperación de nuestra economía” y agradeció a la AGEF su participación en la comisión de expertos que asesoró a la Xunta sobre la recuperación económica y del mercado laboral a fin de minimizar el impacto de la crisis del COVID-19.

El consejero delegado de ABANCA, Francisco Botas, destacó durante su intervención “el compromiso de la entidad con el tejido productivo gallego y con las empresas de origen familiar”, al tiempo que reivindicó “el papel del banco como un aliado de proximidad de la empresa en momentos difíciles”. Este apoyo se traduce en una inyección de liquidez a las empresas gallegas tanto a través de la renovación automática de las líneas de circulante por un importe superior a 1.200 millones, como con la concesión de casi 2.375 millones en préstamos bajo el convenio ICO COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.