La cantautora gallega Silvia Penide vuelve a los escenarios más positiva que nunca y sacará un libro infantil a finales de año.

AP.Frankfurt. La autodidacta cantautora gallega, Silvia Penide, se crió en Meicende y, aunque desde hace algún tiempo, A Coruña se ha convertido en su casa, adora A Costa da Morte con la que le une un vínculo muy especial pues fueron pioneros en abrirle las puertas a su música. Su conocida capacidad para expresar y conectar con el público a través de temas cotidianos del ser humano, la llevó a participar en la Semana Cultural Gallega de Frankfurt hace unos años y a labrarse una polifacética carrera musical y artística. Como tantos artistas, Silvia Penide, se ha visto afectada por el confinamiento y la aparición del virus Covid-19. Toda una aventura sin duda, que ha vivido con la única compañía de su gato Ludovic.

Desde el sofá de su casa, nuevos proyectos y experiencias se han gestado y es, desde ese mismo lugar, que ha concedido esta entrevista a Alejandra Plaza
 Qué es la música para Silvia Penide y cómo se convierte en tu profesión?
La música es una vocación, una llamada que sientes de niña que se va convirtiendo en una profesión a base de trabajar, de estudiar, de ir aprendiendo, de estar en el mercado porque he sido muy autodidacta en muchas cosas. He tenido la gran suerte de rodearme siempre de buena gente que me mantiene en ese aprendizaje continuo. Me siento como una escaladora que va subiendo una montaña y siempre encuentra a las personas justas que me brindan la confianza para agarrarme y no caer. Trabajé con varias discográficas. A día de hoy estoy con “El niño de la hipoteca récord” que me está ayudando muchísimo.
En España se han vivido tres meses confinados. Una situación atípica para todos los afectados. Cómo lo has vivido tú?
 Pasé el confinamiento en mi apartamento en A Coruña con la única compañía de mi gato Ludovic. Al principio, fue muy difícil y muy duro a nivel profesional y personal pero también fue muy positivo porque sirvió para reafirmarme que vivo como quiero vivir. Soy lo que quiero ser. También escribí, compuse canciones nuevas, maticé muchísimo algunas cosas que quiero hacer a partir de ahora en directo, leí mucho, surgieron varias iniciativas a las que le pude sacar partido como fue el caso de las videocanciones. Fue una idea que un amigo cantautor y residente en Mallorca, Tom Trovador,  me propuso. Probé. Un día en facebook, escribí si alguien quería dedicar una canción a alguien que me escribiese y acabé viviendo una experiencia maravillosa. Hice un montón de canciones dedicadas para peques, autoregalos y también hubo muchas historias. La escritora Rosa Montero recibió una de mis videocanciones y la compartió, generosamente, a las redes sociales por lo que, el feedback, me llegó con gran intensidad de muchos lugares. Encontré la forma de trabajar desde mi sofá. Es precioso. Ahora que he finalizado esa iniciativa y que ha terminado el confinamiento, mirar ese sofá y ver cuántas cosas han salido de ahí es una sensación muy gratificante.
De qué foma se ha visto afectada tu carrera musical?
A nivel laboral fue muy duro porque perdimos mucho trabajo de golpe. En un solo día me quedé a dos meses vista sin trabajo y eso nunca me había pasado. Soy previsora y tenía un plan B pero, en este caso, una pandemia mundial, se salió de toda posible previsión. Ahora toca volver a remangarse y volver a meter las manos en la tierra para sachar. Aún así, estoy contenta, motivada y positiva porque, desde el once de julio, comenzamos otra vez con los conciertos, las actuaciones y los ensayos. Quiero pensar que todo ésto fue una prueba más que nos pone la vida y tenemos que estar como sociedad y, todos juntos, remangarse y remar en el mismo sentido. Creo mucho en la comunidad, en que la vecinanza sale reforzada con todo ésto, al igual que el gremio artístico porque nos percatamos que la gente nos quiere.
Qué nos tiene preparado el futuro de Silvia Penide?
En mente tengo los conciertos. Retomar la gira con mi último trabajo “efecto boomerang” es una de mis prioridades. Quiero volver con un proyecto que tengo que se llama “feminino plural” donde todas las canciones son escritas por mujeres y seguir promocionando la mujer como autora. Estoy deseando volver a tocar en bibliotecas, institutos, colegios porque ahí es donde hemos encontrado nuestro espacio para trabajar este proyecto. Por otro lado, mucha oficina y mucho escenario también. Parece que las fechas empiezan a salir. Por último, contaros que, si todo sigue su curso, a finales de año sacaré un libro para peques con la editorial Bululú. Se llamará “Diferentes diferenzas” y será ilustrado por una persona muy especial, Emilio Urberuaga, quien dio vida a Manolito Gafotas. Es un libro en el que abogo por las diferencias, salen un montón de amigos y amigas especiales que son muy diferentes pero que, al mismo tiempo, es lo que hace que sean geniales y encantadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.