Mapa actualizado de los brotes de coronavirus en España: 73 focos continúan activos

Hasta 14 regiones han notificado brotes, aunque preocupan sobre todo los de Segrià, en Lleida, y A Mariña, en Lugo

España acumula más de un centenar de brotes de coronavirus desde el inicio de la desescalada de los que 73 están todavía activos, según ha indicado este jueves el ministro de Sanidad, Salvador Illa, en una entrevista en Antena 3, aunque los que más preocupan a las autoridades sanitarias son el de la comarca del Segrià, en Lleida, donde ha habido que confinar a más de 200.000 personas, y el de la comarca de A Mariña, en Lugo, que también mantiene confinadas a otras 70.000.

Según el recuento, las comunidades autónomas han hecho públicos 59 brotes que siguen activos -contabilizando como uno solo los 15 detectados en la comarca de Segrià- y otros tres posibles focos o agrupaciones de casos aún no confirmadas como brotes, mientras que han dado por cerrado uno, el registrado en el valle de Arán. En esos brotes, el número de contagios supera los 2.200.

La nueva normalidad inaugurada el 21 de junio en toda España, ha puesto fin al estado de alarma decretado para hacer frente a la pandemia, por lo que los ciudadanos han recuperado la libertad de movimientos, un escenario ante el que resulta clave la importancia de detectar, aislar y controlar los posibles brotes.

Para ello, Sanidad documenta y realiza un seguimiento de los casos teniendo en cuenta la siguiente definición«Se considerará brote cualquier agrupación de tres o más casos confirmados o probables con infección activa» en los que se haya establecido «un vínculo epidemiológico». Además, «debido a la vulnerabilidad de los centros sociosanitarios», identifica que, en estos casos, hay un brote cuando se detecta un solo contagio, lo que permite la puesta en marcha de todos los mecanismos de control.

Asturias, La Rioja, Ceuta y Melilla, sin brotes

El ministerio no concreta ni el tamaño ni la localización exacta de los focos, de cuyos detalles informan las comunidades autónomas, aunque sí informa sobre el origen de algunos: residencias de ancianos, centros sanitarios, temporeros, casos importados o celebraciones. Otros se han originado en instalaciones sociosanitarias, actividades empresariales en mataderos, por las condiciones sociales de algunos colectivos o por actitudes «incívicas o inconscientes».

Se han detectado brotes en 14 comunidades autónomas: País Vasco, Cataluña, Castilla y León, Andalucía, Galicia, Murcia, Canarias, la Comunidad Valenciana, Extremadura, Cantabria, Navarra, Castilla-La Mancha, Baleares y la Comunidad de Madrid. La Rioja, Asturias, Ceuta y Melilla son los únicos territorios que no han notificado contagios múltiples de este tipo.

Dos comarcas en Galicia y Lleida vuelven al confinamiento

El aumento de los contagios en los últimos días en la provincia de Lleida y en A Mariña (Lugo) ha llevado a las autoridades regionales a decretar el confinamiento de dos comarcas. En el caso de la provincia catalana, más de 200.000 personas han sido reconfinadas en la comarca del Segrià y se han limitado los movimientos por los 15 brotes activos, con al menos 896 contagiados desde el 23 de junio, de los que 69 están ingresados, nueve de ellos en la UCI. Estos afectan a una residencia de ancianos, otra residencia de personas vulnerables, temporeros alojados en el Hotel Rambla de Lleida, el Hotel Nastasi y la granja escuela La Manreana de Juneda. El valle de Arán detectó un brote tras una barbacoa con diez contagios, que quedó cerrado el 8 de julio.

Tal es la situación, que los hospitales leridenses han triplicado los ingresos en los últimos diez días, hasta el punto que se ha habilitado un hospital de campaña junto al Hospital Universitario Arnau de Vilanova de Lleida y las autoridades han pedido sanitarios voluntarios. Además, la Consejería de Salud del País Vasco investiga un foco en Ordizia que sospecha se inició con un infectado procedente de Lleida que acudió a un local nocturno, y ya se han detectado 58 contagios.

Galicia acumula dos brotes activos en A Coruña y la comarca de A Mariña, este último en los municipios de Xove, Foz y Burela. La Xunta ha decidido confinar durante cinco días a unas 70.000 personas en la comarca lucense a raíz de la subida de positivos, una cifra que se sitúa en los 144 casos activos. Además, se han suspendido visitas a residencias y la celebración de eventos o verbenas populares. 

La situación más preocupante para las autoridades es la de Lleida, pero Sanidad confía en que si los brotes se controlan, no hará falta tomar acciones como las tomadas durante el estado de alarma.

Los sanitarios en Lleida, al límite por los brotes

Cuatro comarcas en Aragón retroceden a Fase 2

Aragón fue una de las primeras en detectar brotes en mataderos o empresas hortofrutículas en Zaidín (Huesca) y Zaragoza, que acumulan 436 contagios en distintas localidades. La prudencia llevó a las autoridades a retroceder a la Fase 2 del desconfinamiento a las comarcas de Cinca Medio, Bajo Cinca, La Litera y Caspe para evitar nuevos contagios.

Sanidad explicaba hace unos días que para darlo por controlado, es necesario que pasen dos períodos de incubación de la enfermedad desde el último caso, esto es, al menos 28 días.

Andalucía, la comunidad con más brotes

Andalucía es la comunidad con más brotes en las primeras semanas de la nueva normalidad. Se han detectado 17 en las provincias de Málaga, Granada, Almería, Cádiz y Huelva con al menos 265 casos positivos. Ocho de ellos están en fase de control.

El más preocupante se ubica en un centro de acogida de la Cruz Roja en Málaga, donde ya se han confirmado 109 positivos. La provincia de Granada acumula nueve brotes, seis en el área metropolitana, dos en la ciudad de Granada y otro en el distrito sur. Algeciras (Cádiz), Axarquía (Málaga), Lepe (Huelva) y Almería, con dos focos, también contabilizan brotes en pensiones, aunque con menos contagios.

Asimismo, Baleares ha notificado hasta nueve brotes, todos ellos en el ámbito familiar, ocho de ellos en la isla de Mallorca y otro más en la isla de Ibiza.

Edificios confinados en Santander y Albacete

Los brotes tras la celebración de reuniones familiares o sociales también están apareciendo por el país, unos focos que preocupan a Sanidad «no por el volumen, sino por lo que significan». Son los llamados «brotes mixtos», contagios que se inician entre familias pero que después pueden extenderse en otro ámbito o incluso a otra provincia: «Esto nos indica que no es tan difícil que un brote familiar acabe generando un brote comunitario», advertía hace unos días Fernando Simón.

Las medidas más drásticas se han impuesto en dos edificios en Santander y Albacete. En el caso del cántabro, se han detectado hasta 15 casos en la zona de Castilla-Hermida y sus habitantes no han podido abandonarlo durante diez días, para después pasar a un seguimiento convencional de posibles contagios.

El brote en el edificio de la calle Baños de Albacete comenzó con el contagio de cinco personas de la misma familia y por el momento se ha extendido a cuatro vecinos de otro piso. Tres de los contagiados están ingresados en el hospital, dos de ellos en la unidad de cuidados intensivos y con respirador, mientas que el resto permanecen confinados en el edificio, donde se ha realizado una treintena de pruebas.

En Navarra, hasta 60 personas han contraído la COVID-19 entre Pamplona y Sunbilla tras reuniones familiares. Castellón, Burjassot (Valencia), Tarazona de la Mancha (Albacete), Ibiza, Palma de Mallorca, Inca (Mallorca), Murcia, Benial y Santomera (Murcia), Torre Pacheco (Murcia), Badajoz y Alcanar (Tarragona), también han detectado focos por este mismo motivo. Llama la atención el caso de Navalmoral de la Mata (Cáceres), donde un migrante en busca y captura que estuvo en contacto con otra persona contagiada en Soria llegó a provocar hasta 28 positivos.

Residencias y empresas alimentarias, los escenarios más habituales

Pero más allá de los eventos sociales, la mayoría de los brotes detectados hasta la fecha se han producido en residencias y empresas de la industria alimentaria, como mataderos o entre trabajadores dedicados a la recogida de frutas y hortalizas, especialmente en los brotes entre Aragón y Lleida.

Hasta ahora, hay residencias afectadas en Monzón, Zaragoza (centro social), Lleida y Valladolid. Madrid no cuenta con ningún brote activo en estos centros, pero sí ha restringido las visitas a 25 residencias de mayores por varios casos de coronavirus.

Los focos de contagios vinculados a la industria alimentaria se han localizado en Segarra (Lleida), Rafaelbunyol (Valencia), La Garrotxa (Girona) y el Matadero Frigorífico Avinyó de Barcelona. La Comunidad de Madrid ha informado de un brote vinculado a una empresa con cinco contagios, pero se desconoce a qué industria pertenece.

Los hospitales también son escenarios frecuentes de los brotes de la COVID-19, una enfermedad que ya ha infectado a más de 52.500 sanitarios en toda España. Se han detectado brotes en el hospital Río Hortega de Valladolid y en los hospitales vascos de Basurto (Bilbao) y Txagorritxu (Vitoria), todos ya controlados.

Además del brote en dos residencias privadas, en Castilla y León se ha detectado un brote ya controlado en el hospital Río Hortega de Valladolid con 38 contagiados.

Pateras en Fuerteventura y Cartagena

En las últimas semanas, varias embarcaciones con migrantes contagiados han llegado a territorios españoles, lo que ha obligado a los servicios de emergencias y las ONG a redoblar los esfuerzos por evitar que puedan propagar la enfermedad. Dos pateras llegadas a Fuerteventura en junio se han traducido por el momento a 40 contagios, mientras que Cartagena ha detectado diez contagios en al menos dos embarcaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.