Récord de participación en la ‘selectividad’ más atípica

A los exámenes en los campus se sumaron los realizados en diferentes pabellones municipales

La alerta sanitaria provocada por la covid-19 interrumpió de forma abrupta las clases el pasado mes de marzo. Ahora, casi cuatro meses después, el rebulir universitario volvió a los campus de la mano del alumnado que este martes inició la realización de las pruebas de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad, ABAU.

Lo hizo en los campus pero también desparramados por múltiples pabellones municipales e institutos de enseñanza secundario de toda Galicia, cumpliendo estrictas normas de seguridad sanitaria, guardando las distancias, con las orejas descubrimientos y desprovistos de todo tipo de tecnología… con un intenso día de calor y con más nervios que nunca, dado el tiempo que llevan sin hacer un examen por escrito, pero manteniendo intacta su ilusión por iniciar la vida universitaria. ES la edición más atípica de unas pruebas que baten récord de participación con 14.555 estudiantes matriculados en toda Galicia, un 27.6% más que el año pasado, de los cuales 6340 se examinan hasta el este jueves en las diferentes comisiones delegadas de la UVigo.

En Vigo y comarca se examinaron más de 3300 alumnos y alumnas

En Vigo y en los ayuntamientos de su entorno se examinaron más de 3300 alumnos y alumnas. Por primera vez hubo exámenes en lugares tan atípicos para realizar estas pruebas como en el pabellón universitario del campus, en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales o en el comedor de la Facultad de Filología y Traducción. En total en las diferentes instalaciones del campus se examinaron 1422 chicos y chicas, 434 en la comisión delegada de la IU de Estudios Empresariales de Torrecedeira (con exámenes en Empresariales y en la Escuela de Ingeniería Industrial) y 988 en el propio campus (418 en la FFT, 308 en la Facultad de CC Económicas y Empresariales y 262 en el pabellón universitario).

Sin ningún tipo de aglomeración en el momento de entrar a las aulas, todo transcurrió la primera hora de la mañana con total normalidad. “El mejor es que por fin llegó el momento”, explicaba Maria Diley, alumna del IES Alexandre Bóveda ratos antes de iniciar su examen en el salón de actos de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales. “Pienso que todos estamos muy nerviosos y deseando ya que pase y que, por fin, comience también para nosotros el verano”, admitía la alumna, que espera conseguir la nota suficiente para estudiar Enfermería en el Meixoeiro. “Estos últimos meses fueron muy agoniantes, sobre todo al principio, pero, una vez organizados, las cosas fueron mejor”, explicó intentando relajarse antes de realizar el primer examen.

Malena Sousa y Natalia Miquel, estudiantes del Apóstol Santiago, también tienen claro lo que quieren estudiar el próximo curso, Derecho y Biología, respectivamente. Ahora les quedan por delante tres días para conseguir la nota precisa para entrar en las carreras deseadas. Tras hacer el primer examen, lo de Historia de España, reconocían estar más tranquilas. “Estamos contentas con el que entró y ya sacamos de arriba una de las materias con más contenido” explicaban, al tiempo que reconocían que, tras lo primero examen, se rompe una barrera invisible que les permite afrontar el resto de la jornada de una manera más relajado. Pare ellas, este curso tan atípico fue complejo y, aunque consideran que tuvieron “mucha suerte” con la docencia en línea y la implicación de sus profesores, “preparar un trimestre entero en la casa, sobre todo las partes prácticas, fue complicado”.

También en Vigo, pero ya fuera del campus, 555 estudiantes procedentes de siete institutos de la ciudad se examinaron en el pabellón de las Traviesas y otros 1300 alumnos y alumnas se examinaron en seis comisiones delegadas desperdigadas por diferentes ayuntamientos de la comarca: CEIP de Cueva Terreña de Baiona (190 estudiantes procedentes de este municipio junto con Nigrán y Gondomar); IES de Rodeira (276 estudiantes procedente de Cangas y Moaña); IES Valle del Tela de Ponteareas, (251 alumnos procedentes de este ayuntamiento, Salvaterra de Miño, A Cañiza y As Neves); IES Pendiente Dócil (214 jóvenes y chicas de Porriño y Mos); IES Mendiño (186 de Redondela y Soutomaior), e IES Indalecio Pérez Tizón (237 jóvenes y chicas de Tui, A Guarda y Tomiño).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.