Un Gobierno poco fiable para la Unión Europea. Por Por Jesús Antonio Rodríguez Morilla

  • Doctor en Derecho por la U.C.M. (Cum Laude)
  • Licenciado en Derecho.
  • Certificado-Diploma de Estudios Avanzados. (Fundamentos de Derecho de la U.E. y problemas actuales en el ámbito del Derecho Público).
  • Licenciado en Ciencias Políticas.
  • Caballero de Mérito por Real Orden Noruega

Ya adelantaba este Medio días atrás el pánico escénico entre bambalinas” que embargaba al Gobierno español, como consecuencia de los derroteros que tomaban nuestros asuntos europeos.

También comentaba en otro Texto publicado con anterioridad: “Sol de Media Noche para el Norte de Europa”, qué a nuestro jefe de gobierno, dejaba de obsesionarle obtener la Presidencia del Eurogrupo, ante el cariz de otros acontecimientos de mayor envergadura relacionados con el empréstito de los Fondos Europeos de Recuperación.

Sospechas que aludíamos al exceso de votos que aún “bailaban”, la falta de su aseguramiento y la suficiente fuerza del grupo Popular Europeo para “pinchar cualquier otro globo” distinto al inicialmente concebido en la propia UE.

De hecho, y según nuestras fuentes, ya se conocía de antemano que España no sería la elegida, y que debería mostrarse por su propio bien, menos entusiasta, ya que la Sra. Calviño, a pesar de su reconocido prestigio, y en frase habitual del presidente estadounidense, no dirigida a ella, había sido puesta “on fire”.

Significaba que asistiríamos a una especie de “Aurora Boreal” política y ficticia prefabricada por nuestro Gobierno, intentando aprovechar el acto electivo para distraer otras atenciones.

Los resultados están ahí, con una reunión rayando las 4 horas y con posibles desajustes internos.

Por otro lado, no cabe ignorar que la propuesta preliminar de distribución y ejecución del Fondo de Recuperación de los afamados 750.000 millones de euros, a finales del pasado mayo, acabó por convertirse en el detonante de la caja de truenos, propiciado por el Grupo Hanseático, provocando deliberados “tensionamientos” dirigidos primeramente a frenar la operación y posteriormente, a la propuesta de distinta   concepción de sus condiciones.

Realmente, el nuevo giro según nuestras fuentes, subyace demasiado cercana la aciaga experiencia griega de la Izquierda Radical (2015-2019), y ciertos síntomas de “contagio”, (palabra tan de moda) en esa nueva forma de gobernanza social-comunista qué arraiga en España con evolución venezolana incluida, aseverándose que Europa no se encuentra preparada para tales acontecimientos, basándose en la nula fiabilidad como Socio qué despierta España.

Se trata en definitiva de puntos de vista político-económicos los cuales parecen que van a primar a la hora de establecer nuevos criterios en la concesión de créditos a España, sin olvidar factores político-ortodoxos que en la UE no pretende ignorar.

Nos encontraremos pues, los próximos 17-18 de Julio, ante otra encrucijada más hostil y áspera para nuestra decadente economía o lo que significa lo mismo, en el umbral del “rescate financiero condicionado”, fruto  de nuestra política económica y fiscal de los últimos tiempos, la cual, justifica el pánico del gobierno ante el gran correctivo que se nos viene encima ante la elaboración y aprobación de nuevo Presupuesto a presentar en Bruselas, qué se encontrará “bajo lupa”,  y que justifica las urgentes entrevistas solicitadas por Sánchez con objeto de restañar en lo posible la gran sangría de condiciones a tenor de la nueva propuesta que obra en su poder desde hace unos días.

A grandes rasgos, la inicial propuesta podría referirse a una especie de “quita y espera” de la cantidad global”. “Quita”, en una pretendida reducción de las cantidades destinadas a Préstamos y Transferencias, y, “espera”, a través del goteo a aplicar a los desembolsos, aparte de endurecer la condicionalidad de los préstamos.

Como “ofrendas”, el Consejo estaría dispuesto a poner encima de la mesa de los “halcones, más Alemania”, un cheque tipo Reino Unido, en una especie de reembolso por abonar más a la UE, de lo que perciben de la misma.

Igualmente, avenirse a una reducción del Presupuesto de la Unión para el próximo septenio, y renunciar más abiertamente a las condiciones propuestas inicialmente por la UE y otras medidas complementarias destinadas a evitar un uso indebido de los Fondos fuera de su propia génesis.

Como observarán, de cumplirse las supuestas nuevas condiciones, cada situación económica relacionada con la Pandemia qué implique desembolsos, desarrollará una nueva disciplina de economía dirigida jacobina y opuesta a esa especie de “barra libre” qué ostentaban algunos Estados Miembros, por ejemplo, con el “déficit”, España incluida. O sea, una especie de “quid pro quo”. especialmente destinada a la supervisión de los fondos solicitados y realmente ejecutados para el fin que se persigue de paliar los daños ocasionados por la Pandemia y no otros gastos distintos.

Resumiendo, nos encontraremos probablemente, si no existen “actos de gracia” que eviten un mayor desastre económico, ante un nuevo escenario no previsto, y que hará bueno para España aquel viejo proverbio vietnamita: SI DEL CIELO TE CAE UN DÁTIL, ABRE LA BOCA Y CÓMETELO. (falta nos van a hacer).

Surge la “moraleja” en su defecto, de solicitar la protección de los Dioses, ya que, por lo observado durante los últimos años, carecemos de otras más efectivas, cara a evitar más Pandemias, éstas de tipo económico, que comenzarán a vislumbrarse con virulencia a partir del próximo otoño-invierno. (Fiscalidad; Desempleo; Déficit, etc.)

Foto Wikipedia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.