América Latina busca avanzar hacia la “nueva normalidad”

América Latina avanza poco a poco hacia una “nueva normalidad” ante la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), mientras continúan los estudios para encontrar una vacuna que termine con la pandemia y ayude a reactivar la economía

En Brasil, con 3.407.354 casos y 109.888 muertos, el gobierno autorizó un nuevo estudio clínico para el desarrollo de una vacuna contra la COVID-19 en el país, el cuarto que se realizará de manera simultánea.

La estatal Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria autorizó a Janssen-Cilag, unidad farmacéutica de Johnson & Johnson, para realizar pruebas clínicas con cerca de 7.000 voluntarios brasileños en los estados de Sao Paulo, Río Grande do Sul, Río de Janeiro, Paraná, Minas Gerais, Bahía y Río Grande do Norte.

En tanto, el 64,4 por ciento de los niños infectados por el nuevo coronavirus en la ciudad de Sao Paulo (sureste) son asintomáticos, por lo que las autoridades consideran riesgoso el regreso a clases presenciales, informó la alcaldía de la metrópoli.

Por lo pronto, la empresa brasileña Roboris, dedicada al sector aeroespacial, desarrolló un casco que funciona como una burbuja de respiración individual controlada para pacientes con dificultades para respirar y que puede ser aplicada para enfrentar la COVID-19.

Y de acuerdo con la Secretaría de Política Económica del Ministerio de Economía, la actividad económica de Brasil debe registrar una caída de entre 8 y 10 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo trimestre del año con relación al primero.

En México los casos y fallecimientos asociados al nuevo coronavirus han registrado un “descenso sostenido” en las últimas seis semanas, informó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell.

“La tendencia es clara, algunos indicadores (…) muestran que consistentemente, en la mayoría del territorio, está disminuyendo la cantidad de casos diarios, la cantidad de muertes, muy desafortunadas todas y cada una de ellas que se presentan”, indicó.

“Asimismo, los hospitales están en un proceso de desocupación, en la medida en que la cantidad de personas enfermas que necesitan hospitalización y se ingresan diariamente, es ya menor a la cantidad de personas que se recuperan”, agregó.

En Chile, con 388.855 infectados y 10.546 decesos, el presidente Sebastián Piñera presentó el Comité de Protección Social, una instancia multisectorial de colaboración público-privada que distribuirá 20 millones de dólares entre organizaciones sociales para dar respuesta de manera rápida a las necesidades de las personas más pobres durante la pandemia.

“La solidaridad debe ser un valor que ilumine nuestros caminos siempre, pero es especialmente necesaria en los duros momentos que estamos viviendo”, aseveró.

Piñera recalcó que la ayuda tiene que dirigirse hacia aquellos que no tienen la capacidad “de alzar su voz ni de hacer presión, que son siempre los más débiles, que no tienen voz y que no pueden presionar”.

En Argentina, con 305.966 positivos, de los cuales 6.048 murieron, el gobierno ratificó que el país tendrá de diciembre de 2020 a marzo de 2021 la temporada turística de verano, con una serie de protocolos que se pondrán en marcha para contrarrestar los efectos de la enfermedad.

“Para poder tener temporada de verano, estamos trabajando de manera articulada con todas las provincias a través del Consejo Federal de Turismo y con el sector privado”, dijo la secretaria de Promoción Turística del Ministerio de Turismo y Deportes, Yanina Martínez.

La funcionaria destacó que se elaboraron protocolos para dar seguridad y confianza al potencial turista en las distintas aperturas que se hacen en las provincias del país, “son protocolos homogéneos y consensuados con el sector privado para ser aplicados en todo el territorio”.

En Ecuador, con 102.941 contagios y 6.105 fallecidos, desde el pasado 1 de junio el país entró en un proceso de desconfinamiento social paulatino luego de tres meses de cuarentena, para reactivar la economía, pero el relajamiento provocó un repunte de casos en al menos 18 de las 24 provincias ecuatorianas.

En esas provincias rigen durante todo este mes restricciones en la movilidad, como la ampliación del toque de queda nocturno y la prohibición de venta de licor los días viernes, sábado y domingo, en un intento por frenar los contagios.

El pasado 14 de agosto, el presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, renovó por 30 días más el estado de excepción en todo el territorio para mitigar la pandemia.

En Colombia, con 489.122 infectados y 15.619 decesos, el Aeropuerto Internacional José María Córdova de la ciudad colombiana de Medellín, en el departamento de Antioquia (noroeste), recibió el martes su primer vuelo tras cinco meses de estar cerrado por la COVID-19.

El vuelo de la aerolínea regional EasyFly, procedente de la ciudad de Bucaramanga, capital del departamento colombiano de Santander (norte), fue recibido por el presidente Iván Duque.

En tanto, la plataforma digital “Econexia” fuera lanzada en Colombia gracias a una alianza entre el Gobierno, administraciones locales, la organización privada Corferias y los principales gremios y operadores, para promover el empresariado del país ante la enfermedad.

La plataforma que ofrecerá acceso a ruedas de negocio, vitrinas virtuales, escenarios de “networking” (grupos de negocio) y acceso a contenidos de conocimiento e innovación, está vinculada a cinco sectores clave de la economía: Agroindustria y Alimentos; Moda y Confección; Industria, Manufactura y Medio Ambiente; Industrias Creativas, y Estilo de Vida y Consumo.

En Uruguay, el gobierno anunció que reabrirá las fronteras para los turistas de la Unión Europea en una fecha a determinar en reciprocidad a la reciente medida inversa aplicada por el bloque europeo.

“Estamos en condiciones de avanzar y que nuestro país le reabra el sector turístico a Europa”, declaró el ministro de Turismo, Germán Cardoso, tras reunirse con el presidente de la República, Luis Lacalle Pou.

Los turistas europeos deberán presentar un test (PCR) negativo de la COVID-19 realizado hasta 72 horas antes de su ingreso, realizar una cuarentena de una semana y luego realizarse un nuevo test o, en su defecto, extender la cuarentena hasta 14 días.

En Bolivia, la Cámara de Diputados aprobó un contrato de préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo y el Banco Mundial por un monto de hasta 704,3 millones de dólares, destinados a financiar proyectos para enfrentar la enfermedad.

De esta manera, la cámara baja cumple con viabilizar créditos solicitados por el gobierno interino apoyado por la oposición que han cumplido los requisitos para el Estado, con la finalidad de enfrentar la crisis de la COVID-19, dijo la presidenta de la Comisión de Planificación de la Cámara de Diputados, Otilia Choque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.