El ineficaz conjuro contra las multas por no llevar mascarilla. Por Diego Fierro Rodríguez

Abogado

Una mujer ha sido denunciada por un policía en Vinarós por no llevar la mascarilla como se establece por la normativa vigente. Este hecho no tendría más trascendencia si no fuera por las circunstancias que lo rodean, ya que la señora procedió a grabar la conversación que mantuvo con el agente, que rechazó la validez de un documento en el que se recogía la exención de llevar la mascarilla y, posteriormente, procedió a llevarla a la comisaría, que estaba a escasos metros del lugar del evento, para identificarla, decisión que no gustó a la mujer, que comenzó a decir “¡Habeas corpus ya!”, solicitando una comparecencia ante el juez.

Hay que tener presente que el habeas corpus tiene una gran importancia en el sistema procesal penal. La Sentencia del Tribunal Constitucional 72/2019, de mayo, indica que “se hace necesario reiterar una vez más que este Tribunal ha declarado que el procedimiento de habeas corpus no puede verse mermado en su calidad o intensidad; y que el control judicial de las privaciones de libertad que se realicen a su amparo debe ser plenamente efectivo, y no solo formal, para evitar que quede menoscabado el derecho a la libertad, ya que la esencia histórica y constitucional de este procedimiento radica en que el Juez compruebe personalmente la situación de quien pide el control judicial, siempre que la persona se encuentre efectivamente detenida, ofreciéndole una oportunidad de hacerse oír (STC 95/2012, de 7 de mayo, FJ 4)”, añadiendo que “también es preciso recordar que es a los órganos judiciales a los que corresponde la esencial función de garantizar el derecho a la libertad mediante el procedimiento de habeas corpus controlando las privaciones de libertad no acordadas judicialmente; que en esa función están vinculados por la Constitución; y que tienen la obligación de aplicar e interpretar las leyes según los preceptos y principios constitucionales, conforme a la interpretación de los mismos que resulte de las resoluciones dictadas por el Tribunal Constitucional en todo tipo de procesos (art. 5.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial)”.

El problema para la señora que grabó el vídeo es que el habeas corpus solo se puede utilizar cuando concurren unas condiciones específicas. Concretamente, según el artículo 1 de la Ley Orgánica 6/1984, de 24 de mayo, reguladora del procedimiento de «Habeas Corpus», se podrá obtener la inmediata puesta a disposición de la Autoridad judicial competente, de cualquier persona detenida ilegalmente, atribuyendo esa condición a las siguientes personas: a) las que lo fueren por una autoridad, agente de la misma, funcionario público o particular, sin que concurran los supuestos legales, o sin haberse cumplido las formalidades prevenidas y requisitos exigidos por las leyes; b) las que estén ilícitamente internadas en cualquier establecimiento o lugar; c) las que lo estuvieran por plazo superior al señalado en las leyes, si transcurrido el mismo, no fuesen puestas en libertad o entregadas al Juez más próximo al lugar de la detención; y d) las privadas de libertad a quienes no les sean respetados los derechos que la Constitución y las leyes procesales garantizan a toda persona detenida.

Obviamente, la mujer implicada no estaba detenida. Simplemente, se iba a proceder con su identificación, descartándose cualquier acto de privación de libertad por haberse podido cometer, únicamente, una infracción administrativa.

Como bien se deduce de los hechos narrados, hay que estudiar más la legislación y ver menos películas si se quiere obrar como si uno pudiera defenderse sin se asistido por un abogado, pues tiene escasa utilidad gritar términos jurídicos como si de un conjuro se trata, ya que las leyes se hacen para aplicarlas, pero sin la intervención de la magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.