Llamamiento a la abolición de las armas nucleares en el 75 aniversario del bombardeo atómico de Japón

La ciudad japonesa recuerda a sus víctimas en un acto a escala reducida a causa del coronavirus. El primer ministro, Shinzo Abe, pide avanzar para “lograr un mundo libre de armas nucleares”

La ciudad japonesa de Nagasaki, ha conmemorado este domingo el 75 aniversario del bombardeo atómico estadounidense con un llamamiento a la abolición de las armas nucleares.

“Hago un llamamiento a todos en todo el mundo. Hay innumerables maneras de involucrarse en el trabajo por la paz”, ha reclamado el alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, durante el acto, que ha tenido lugar en el Parque de la Paz de esta ciudad, la segunda y última hasta el momento en sufrir un bombardeo de estas características, tres días después del que destruyó Hiroshima.

La ceremonia, que se ha celebrado a una escala reducida debibo a las medidas de seguridad a causa del coronavirus, ha arrancado con una ofrenda de agua y floral en el epicentro de la explosión. Familiares de las víctimas y estudiantes han llevados simbólicamente agua en recipientes de madera, recordando la conmovedora memoria de los moribundos, que rogaban por beber.

A las 11.02, hora exacta de la explosión, los asistentes han guardado un minuto de silencio, solo roto por el tañir de la campana del Monumento de la Paz. Mientras, algunas concentraciones con poca afluencia han protestado contra las armas nucleares, las gueras o los gobiernos.

El superviviente de la bomba atómica o hibakusha Shigemi Fukahori, de 89 años, ha contado su experiencia, la muerte de sus hermanos y muchos compañeros y el “terror” que sintió en días posteriores pensando que él sería el siguiente. “No quiero que nadie más se sienta como yo me sentí en aquel entonces“, ha dicho Fukahori, quien ha insistido en que Nagasaki fuese la última ciudad en sufrir un ataque nuclear.

El Parque de la Paz de Nagasaki ha acogido la ceremonia por el 75 aniversario del bombardeo nuclear de la ciudad.
El Parque de la Paz de Nagasaki ha acogido la ceremonia por el 75 aniversario del bombardeo nuclear de la ciudad. PHILIP FONG / AFP

Un camino al “desarme nuclear efectivo”

En su discurso, el alcalde de Nagasaki ha pedido a los países que participarán en la próxima conferencia para la revisión del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares (TNP) “que muestren un camino factible hacia el desarme nuclear efectivo”.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, ha reiterado el compromiso de Japón para lograr un mundo sin armamento nucleare pero, al igual que en Hiroshima, ha evitado referirse al pacto para prohibir estas armas, del que no es signatario.

“Como el único país que ha sufrido ataques nucleares, es nuestro deber avanzar paso a paso los esfuerzos de la comunidad internacional para lograr un mundo libre de armas nucleares“, ha señalado el dirigente nipón, añadiendo que Japón debe servir de “puente entre países con posiciones diferentes”.

El primer ministro japonés, Shinzo Abe, asiste a la ceremonia por los 75 años del bombardeo de Nagasaki.
El primer ministro japonés, Shinzo Abe, asiste a la ceremonia por los 75 años del bombardeo de Nagasaki. EFE/EPA/DAI KUROKAWA

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterrres, no ha estado presente en la ceremonia pero ha enviado un mensaje en el que ha insistido en que 75 años es “mucho tiempo” para “no haber aprendido todavía sobre el peligro de las armas nucleares a través de los hibakusha“.

El 9 de agosto de 1945, a las 11:02, la explosión de una bomba nuclear, con el nombre clave ‘Fat man’, destruyó el 80% de los edificios de Nagasaki y provocó la muerte en el acto de más de 70.000 personas, cifra que se duplicaría a finales de año.

Los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki forzaron días después la rendición de Japón, poniendo fin a la Segunda Guerra Mundial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.