Regresa el fútbol a América Latina

Poco a poco las actividades suspendidas desde hace meses por la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) en América Latina, como el fútbol y las clases presenciales, van retomando su ritmo, aunque en una “nueva normalidad”, con estrictas medidas sanitarias y restricciones para evitar contagios del virus

En Brasil, con 3.456.652 casos y 111.100 muertos, el gobierno prorrogó por tres meses el plazo para formalizar las operaciones de crédito en el Programa Nacional de Apoyo a las Microempresas y Pequeñas Empresas (Pronampe), con el propósito de garantizar recursos para las empresas en dificultades y mantener los puestos de trabajo durante la pandemia.

El plazo estaba previsto para que venciera el miércoles, pero el gobierno admitió que “todavía hay demanda de crédito por parte de las microempresas y las pequeñas empresas para mantener sus actividades económicas”, de acuerdo con la resolución publicada en el Diario Oficial.

La ordenanza también considera la autorización otorgada por el Congreso Nacional para que el gobierno haga una contribución adicional de 12.000 millones de reales (unos 2.160 millones de dólares) al Fondo de Garantía de Operaciones para la concesión de garantías en el marco del Pronampe.

El presidente Jair Bolsonaro promulgó también una ley que flexibiliza el año escolar en el país al eximir a las instituciones de enseñanza de cumplir con el número mínimo de días de clases de este año debido a la pandemia, publicó el Diario Oficial.

Las escuelas de educación primaria y secundaria tendrán, sin embargo, que cumplir con la carga de trabajo exigida por ley, lo que ya es realizado de forma parcial a través de las clases virtuales.

En Chile, con 390.037 enfermos y 10.578 fallecidos, el presidente Sebastián Piñera anunció que el fútbol profesional del país retornará el próximo 29 de agosto, sin público y con “estrictas” medidas para prevenir contagios de la COVID-19.

“Llegó el momento de dar ese nuevo paso para que el fútbol vuelva a despertar pasiones, pero con reglas muy estrictas que esperamos se cumplan en forma muy rigurosa”, dijo el mandatario desde el Estadio Nacional de Santiago en compañía de los capitanes de la Primera División del fútbol chileno.

Detalló que las actividades se reanudarán por etapas, siendo la primera sin público, con reglas “muy estrictas”, y afirmó que el gobierno ha hecho un esfuerzo para que “este reencuentro con el fútbol no sea un riesgo para la salud ni de los jugadores ni de las personas que están en torno a los partidos de fútbol y tampoco para el resto de los chilenos”.

En Argentina, con 312.659 positivos, de los cuales 6.330 fallecieron, las clases presenciales comenzaron de manera escalonada en tres de las 24 provincias del país y bajo estrictos protocolos ante la enfermedad, con el uso obligatorio de tapabocas, una jornada más breve y distanciamiento social en aulas parcialmente ocupadas.

Voceros del Ministerio de Educación manifestaron a Xinhua que el Consejo Federal de Educación aprobó el 2 de julio por unanimidad de todos los distritos un protocolo para el regreso a clases, suspendidas desde el pasado 16 de marzo por la pandemia, con un sistema que alterna la enseñanza presencial y a distancia, denominado “bimodal”.

El protocolo adopta una “nueva normalidad” para que, con el paso de los meses, puedan regresar a clases de manera escalonada unos 15 millones de alumnos de todos los niveles, “de acuerdo con criterios epidemiológicos de evolución de la pandemia y las características sociodemográficas de cada región”, según las fuentes.

En tanto, los barrios populares de Argentina, donde la pandemia se sumó a severas dificultades económicas, reciben el auxilio solidario de empresas estatales y privadas que proveen elementos indispensables para cuidar la salud y desinfectar objetos de uso cotidiano en el marco de la batalla contra la enfermedad.

En Ecuador, con 104.475 contagios y 6.146 decesos, el virus continúa propagándose con mayor incidencia en la provincia de Pichincha (centro norte), donde se ubica la capital Quito, que lidera los contagios con 21.619 infectados y 820 fallecidos.

Quito, con 2,8 millones de habitantes, registra un repunte de casos desde el pasado 3 de junio cuando relajó la cuarentena para reactivar la economía, luego de tres meses de confinamiento, pero el relajamiento provocó problemas de indisciplina ciudadana e incumplimiento de las restricciones en la movilidad.

Desde la próxima semana, el Municipio de Quito prevé llegar a procesar un promedio de 1.500 pruebas diarias de la COVID-19 a través de un solo laboratorio privado que se encargará de esta labor.

Finalmente, autoridades de Colombia reportaron un acumulado de 502.178 casos y 15.979 muertos, mientras que en República Dominicana hay 88.127 infectados y 1.501 decesos por la COVID-19 y en Costa Rica 30.409 enfermos y 321 defunciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.