Chile celebró el 50 Aniversario del triunfo de Salvador Allende

Este viernes, 4 de septiembre, se cumplieron 50 años del triunfo y la llegada a la presidencia de Chile de Salvador Allende

Allende obtuvo la presidencia con el apoyo de la Unidad Popular (UP), una colación que concentró a un ecléctico espectro de partidos políticos de la izquierda chilena, desde el Partido Socialista hasta agrupaciones campesinas y obreras.

Para conmemorar esta fecha, el Partido Comunista de Chile celebró hoy el seminario internacional “A 50 años del triunfo de la UP”, en el que destacaron los logros y desafíos de los tres años que duró el Gobierno de Allende.

En el encuentro, el diputado chileno Hugo Gutiérrez señaló que “el pueblo llegó por las anchas vías de la Alameda (principal avenida de la capital) y entró por la puerta ancha a La Moneda (la casa presidencial chilena). Hace 50 años, la izquierda y el proyecto socialista fueron Gobierno de Chile”, recalcó.

Abundó que “nada hubiese sido posible de no mediar un largo proceso histórico que fue desde la primera independencia nacional, pasando por las luchas obreras, las batallas de las mujeres organizadas, las luchas y la organización campesina, los reclamos mapuches (principal pueblo indígena del país), la lucha de las pobladoras y pobladores que habían comenzado a construir las grandes ciudades”,

También destacó la defensa de la educación y la salud pública y la lucha de los sindicatos en las industrias, entre ellas las del cobre, el principal producto del país.

“Un 4 de septiembre hacía síntesis más de un siglo y medio de historia, de luchas y organización popular, en un país digno y justo. La unidad de los partidos y las organizaciones fue la medida de las condiciones internas, de posibilidad para la realización del proyecto popular”, reflexionó.

En tanto, el expresidente ecuatoriano Rafael Correa aseveró en el encuentro que durante la Unidad Popular se “estaban cambiando muchísimas cosas en función del bien común, de la justicia y la dignidad”.

Y recalcó que pese al golpe de Estado en 1973 que concluyó con la muerte de Allende y el fin del proyecto socialista, y la posterior instauración del régimen militar de Augusto Pinochet hasta 1990, “los sueños no se destruyen con la violencia”.

En el seminario también intervino el destacado lingüista, politólogo y activista estadounidense Noam Chomsky, quien recordó la intervención del Gobierno de Estados Unidos en la región que desencadenó una cadena de régimenes militares latinoamericanas.

Esta jornada, la Universidad de Chile también organizó una charla digital en la que abordaron el legado social y cultural de Allende.

El rector de esta universidad estatal chilena, Ennio Vivaldi, expresó que “es muy importante reflexionar sobre las múltiples circunstancias que impidieron que ese proyecto se desarrollara”.

“No es tan sólo decir que el mundo era polarizado o que no cabía este proyecto excepcional en lo que era, hay que ver qué pasó dentro de los movimientos que deberían haber apoyado al Gobierno y que luego fueron débiles”, dijo.

En tanto, el cineasta franco-griego Konstantinos Gavras, más conocido como Costa-Gavras, recordó que participó en un viaje con Allende en el sur del país y vio “a los mapuches diciendo ¡Allende, Allende! con un amor extraordinario, también fue a una mina de carbón, donde también los mineros vitoreaban su nombre”.

“Cuando volví a Francia conté todo eso porque, aunque la gente de izquierda hablaba muy positivamente de Allende, no conocían toda la realidad chilena. Me parece que Allende es un ejemplo histórico para la izquierda por siempre”, complementó el director de Missing, una cinta que abordó el régimen militar chileno.

Asimismo, el loado cineasta chileno Miguel Littin afirmó que el triunfo de Allende fue “una conmoción que nos cambió completamente la vida. En el mundo cultural se produjo una explosión espontanea, todo el mundo cantaba, pintaba, filmaba, fue una alegría inconmensurable”.

Durante el Gobierno de Allende (1970-1973), Chile inició un variopinto proceso de reformas que concluyeron con la nacionalización del cobre, la estatización de empresas claves de la economía, la extensión del programa de alimentación y el sistema de salud y la profundización de la Reforma Agraria.

Sin embargo, estas políticas polarizaron al país y concluyeron en el golpe de Estado de 1973 y el posterior régimen militar encabezado por Augusto Pinochet (1973-1990).

Durante el gobierno militar de Pinochet, según cifras oficiales, en Chile fueron asesinadas más de 3.000 personas, 1.200 aún están desaparecidas y más de 30.000 fueron torturadas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.