Cumpleaños de un bebé robado. Por Por Xosé Edrosa Leal y Meli R. G.

Tal día como hoy, hace 58 años, en la maternidad del Hospital Provincial San José de Lugo, viene al mundo una niña con aspecto de buena salud, cara sonrosada y pelo negro, cuya  identidad desconocemos porque se la han robado. Esta es la única imagen imborrable que Élida Ares, su madre biológica,  guarda de aquel bebé, ya que fue la última vez que lo ha podido ver, cuyo amor se concentra en aquel sólo acto que no dura más de un minuto, y que guarda como un tesoro, acompañándola todos los días de su vida. Desde entonces, aquella imagen se ha convertido en una sombra para esta madre que lucha infatigablemente para convertirla en luz y esperanza. 21 Noticias  nos ha brindado la oportunidad de contar su historia ”El robo de bebés en Lugo” y que hoy recordamos Meli y yo.

Quizás aquella niña no sepa que hoy es su cumpleaños , porque le habrán cambiado su fecha de nacimiento para dotarla de una nueva identidad y no dejar rastro de sus orígenes, y posiblemente tampoco sepa que existió su otra madre, la biológica. Una madre a la que no le han dado la opción ni la oportunidad de que creciera junto a ella, de conocerla, de contemplar su risa, también sus lloros, de decirle cosas y quererla; celebrar tal día como hoy todos sus cumpleaños. Por ello, seguro que hoy, Élida, recogida en el silencio recordará con especial fuerza y tristeza aquel día, aquella imagen, en eso consiste la celebración del cumpleaños  de la hija que no conoce; deseándole que allá donde esté sea feliz. Este es el deseo que tantas veces nos ha transmitido en nuestras múltiples conversaciones.

Decíamos que desconocíamos su identidad, y así es. Curiosamente, en un procedimiento judicial instado por esta madre, en las pesquisas de la Fiscalía lucense que obran en poder de Élida, consta que en aquel día (13 de septiembre de 1962) no ha habido nacimientos en dicho hospital, hecho que contradice lo expresado en el documento nº 20.087 del Servicio de Obstetricia, que dice: “Ingreso: 13 Mes septiembre… Año 1962; nacimiento el mismo día 13 a las 18 horas”. Este documento visiblemente manipulado en sus datos esenciales. Por ejemplo, en el apartado referido a los datos del bebé, en “Viabilidad” figura la palabra “Mala” y luego se le superpone la palabra “Muerta”, sin determinar las causas del fallecimiento. El archivo de la causa, como en tantos otros, fue el resultado final de aquel procedimiento, con el correlativo triunfo de la impunidad. Una manera de condenar, deslegitimar y desmoralizar a las víctimas. Esto no es digno de un estado de derecho.

En el apartado de Exploración Genital, en lo referido a tonos fetales, se puede leer la cifra 140, frecuencia cardiaca normal para un bebé. A esta cifra se le superponen las palabras “No se oye”, colocando deliberadamente la N) de tal modo que dificulta la lectura de dicha cifra.

Maternidad del Hospital Provincial San José

No cabe duda que aquellos conceptos burdamente manipulados responden al objetivo torticiero previsto para aquella niña, que no era otro que el de quedarse con ella para entregarla en la forma convenida a otra familia. Cualquier mujer que haya tenido la experiencia de un embarazo se dará de cruces al comprobar que un médico u otro profesional con cierta pericia en el campo de la obstetricia no sea capaz de detectar los sonidos fetales, cuando la madre percibe físicamente lo movimientos del feto y sus típicas pataditas en su vientre.

El citado documento es la pieza clave del engaño  a aquella joven madre de 17 años, simulando la muerte de aquel bebé.  Para conocer el papel jugado por el marido, leer El robo de bebés en Lugo”.

Viendo este tipo de casos, nos da la impresión de que vivimos en un país irredento dominado por la impunidad, herencia de una época oscura,  no superada en muchos de sus aspectos, con víctimas que siguen demandando verdad, justicia y reparación.

A la vista de este documento, fue, precisamente, una médica la que aconsejó a Élida denunciar este hecho. Pero el tiempo transcurrido, la falta de pruebas, que no de verdad, a lo que se une la ausencia de medios para investigar estos complejos casos, incluso legislación que ampare y proteja a las víctimas en este tipo de delitos; ni tan siquiera consta en el correspondiente Registro Civil la preceptiva anotación del fallecimiento de aquel bebé, ni tampoco datos de enterramiento. ¿Dónde está? ¿Qué han hecho con él? El robo, si, el robo, como muchos otros, fue su destino o, al menos, reúne todos los ingredientes para ello.

Son muchos los años que lleva Élida luchando infructuosamente en busca de esta hija que no conoce, pero que la siente y sufre su ausencia. Por ello, en este día tan señalado para esta madre, desde este medio pedimos colaboración y ayuda para localizarla. Según algunas informaciones que maneja Élida, suministradas por una persona de su confianza y que por sus ascendientes familiares tiene motivos para conocer este y muchos otros casos acaecidos en Lugo, le comentó en su día que el destino de esta niña fue Castellón de la Plana. A tenor de esta información, 21 Noticias, con la colaboración del periódico Mediterráneo y la Televisió de Castelló se estableció un cerco mediático en torno a este caso en la zona de El Levante, sin resultados satisfactorios al día de hoy.

De todos modos y teniendo en cuenta la fuente de información que maneja esta madre en la más absoluta confidencialidad, sería deseable e incluso justo que esta fuera más allá de la tímida información suministrada, rasgando ese tupido velo que oculta e impide la felicidad de esta familia, especialmente de su madre, su hijo y hermano José Ramón. Por supuesto, contando siempre con el consentimiento y la libre decisión  de su hija biológica, cuestión que tienen asumida tanto Élida como su hijo.

En honor a este día tan especial para esta madre, nos dirigimos a todas aquellas personas que de algún modo tienen la potestad de contribuir a la solución de este caso, un verdadero acto de amor y de justicia que no se debería ocultar ni prorrogar por más tiempo. Por favor, ábranse a esta posibilidad. Desde este medio estamos a su disposición, informando y colaborando con todas las víctimas de esta trama.

Llegado a este punto, conviene recordar un dato importante, Élida tiene hechas  y depositadas para su comprobación y contraste las correspondientes pruebas de ADN, tanto en un laboratorio nacional como de los EE UU, el último con resultados satisfactorios en varios casos, cuyo enlace es el siguiente: http: www. Infogene.es. Para cualquier  información pueden dirigirse con sus comentarios a este medio.

Que en este cumpleaños en el que Élida, como siempre, no podrá celebrar con su hija, lo que le sucede a muchas otras madres que tampoco lo pueden hacer con los suyos, porque les han robado el derecho humano a compartir el amor de madre, cerramos este artículo con el recuerdo entrañable de otros nombres de mujer, representativos en esta lucha y que simbolizan el acervo a favor de esta causa, que también es la de ellas. Estefanía Erro Telechea (Pamplona), busca a su hija nacida el 30-07-1969; Rosa María Chamorro (Madrid), busca a su hijo nacido el 04-09-1977; Cristina Moracho Martín ( Collado- Madrid), busca a su hijo nacido el 14-05-1984; y Adelina Ibáñez Mezcua, que ya no está entre nosotras, luchó hasta su último aliento en busca de su hijo al que bautizaría con el nombre de Bruno. Se fue sin que se hiciera justicia, pero ahí nos queda su testimonio ¡ Gracias Adelina!

Que después de este tiempo de pandemia, vuelvan los cumpleaños y los abrazos, también para todas las madres que les arrebataron a sus hij@s, viviendo toda su vida este cruel castigo. ¡¡¡Que lleguen los abrazos!!!    

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.