El Complemento de Dedicación Especial (CDE) en alguna unidad militar la utilizan los mandos como herramienta coercitiva

Sucedáneo de sanción, fácilmente utilizable, sin procedimiento previo y que raramente puede ser revocado por un juez al basarse en elementos difícilmente valorables.

Una vez más, asistimos a la utilización del Complemento de Dedicación Especial (CDE) en alguna unidad militar como herramienta coercitiva hacia el personal más vulnerable económicamente, la escala de tropa y marinera.

ATME remitió una pregunta al Ministerio de Defensa, fechada el 7 de agosto, donde solicitaba información del motivo que había supuesto la reducción del 86% de los CDE concedidos a los soldados destinados en la 2 compañía del Batallón Montejurra I/66 en el mes de febrero del presente año. Debemos recordar que, en este batallón, por estar ubicado en Navarra, los soldados perciben un CDE mensual que ronda entre los 300 y 390 €.

La respuesta, ofrecida por el Mando de Personal del Ejército de Tierra, explica que no lo percibieron a petición del capitán de la compañía, ya que durante una instrucción técnica de montaña observó un escaso rendimiento del personal de dicha unidad.

La realidad, según fuentes a las que tuvo acceso la Asociación, fue muy diferente, ya que fue debido a un petardo que explotó en un baño con motivo de la festividad de la patrona de la unidad. Los mandos de la mismas avisaron que, si no salía voluntariamente el autor, sus integrantes serian castigados con la retirada del complemento.

¿Cómo es posible que el 86% de los soldados de la citada compañía tengan un rendimiento bajo y ninguno de los otros empleos?

¿Dónde está la responsabilidad de sus mandos por no saber motivar ni instruir a la casi totalidad de sus soldados?

No nos engañemos, una vez más es la utilización del CDE como herramienta de castigo, ahorrándose los trámites legales de un procedimiento disciplinario, el cual no admite el castigo colectivo cuando no se encuentra un culpable. Podemos recordar sucesos similares que ya hemos dado a conocer, como la reutilización de material de protección sanitaria en la desinfección de una residencia de ancianos en Tudela o la aparición de una noticia sobre retretes de circunstancia en las patrullas desarrolladas en la frontera francesa.

ATME lleva años solicitando cambios en la normativa que regula el CDE desde hace años, sin ningún resultado, denunciando que solo sirve, sobre todo en unidades con CDE elevados y a los que se tiene derecho todos los meses, como sucedáneo de sanción, fácilmente utilizable y que no puede ser revocado por un juez al basarse en elementos difícilmente valorables.

Por esto y por una actualización de las retribuciones militares, ATME estará en Madrid el día 19 de septiembre.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.