La Sinfónica rinde homenaje a un maestro eterno

 La programación de este fin de semana recuerda al recientemente desaparecido John Aigi Hurn, el hombre que ayudó a A Coruña a sonreír y bailar durante el confinamiento y responsable de haber cambiado  la vida a cientos de jóvenes músicos gallegos.

Acostumbra el ser humano a asociar a razones inteligibles los hechos extraordinarios que escapan a una explicación racional. Y si hay un arte donde la técnica o la destreza se diluyen en una maravillosa carga sensorial y emocional ese es la música. Por lo tanto, en la ecuación es fácil intuir una noche especial en la próxima doble cita de la Orquesta Sinfónica de Galicia, este fin de semana en su nuevo hogar del Coliseum de A Coruña. Si la pasada semana en Barcelona el ‘guión’ exprimía hasta la última gota de talento de cada músico en un marco incomparable (el Palau) y bajo la que posiblemente sea batuta más prestigiosa del planeta (la de Gustavo Dudamel), en esta ocasión tocará hasta la tecla más sensible en el concierto homenaje a John Aigi Hurn, trompetista principal que el pasado 10 de julio perdía la lucha contra una enfermedad y sumía en un profundo vacío a una ciudad que ya le ha elevado a categoría de mito.

Padre Fundador del gigante que ahora es la Orquesta Sinfónica de Galicia, para comprender la dimensión de John Aigi Hurn en los 28 años de matrimonio idílico con la ciudad de A Coruña el retrato hace tiempo que trascendió su condición de maestro (en todos los sentidos) para encontrar un lugar en el corazón de muchos conciudadanos.

Alejandro Vázquez, en uno de los conciertos que pudo disfrutar junto a su maestro John Aigi Hurn

El destino quiso que sus últimas lecciones sirvieran para dibujar una sonrisa, para levantarle la moral a una ciudad encerrada durante los recientes meses del confinamiento. Anteriormente lo había hecho como formador, profesor e incluso ejerciendo de Rey Mago durante las cabalgatas de enero. De perenne sonrisa y desbordante amabilidad; con una elegancia propia de un galán de Hollywood, es posible encontrar una anécdota conmovedora sobre Aigi en prácticamente cualquier rincón de la ciudad.

Fe, sentimiento o simplemente magia, Aigi acompañará de la forma mística que cada uno quiera darle a la interpretación de la Sinfonía Número 9 de Gustav Mahler, uno de sus favoritos, durante una doble cita: el viernes día 2 a las 20.30 horas y el sábado día 3 a las 18.00. A pesar de que cada excompañero del que fuera trompetista solista de la Orquesta tiene un relato, un momento o una experiencia para hacer del homenaje algo muy personal, para el trompetista Alejandro Váquez Lamela (Ourense, 1986) se trata de algo difícil de explicar. Según él mismo reconoce, “el ochenta y cinco por ciento” del músico que es hoy en día es parte del legado de Aigi, su antiguo maestro, compañero y amigo. De hecho, retorna con claridad meridiana al sábado 14 de diciembre de 1996. El día que le cambiaría para siempre. “Eu tiña dez anos e foi a primeira clase con el; fora cos meus pais e interpretou o Carnaval de Venezia, unha obra moi sinxela de escoitar”, apunta Álex, que cada quince días se desplazaba de Ourense a la capital herculina, esquivando las dificultades que entrañaba por aquel entonces tener la vocación de músico. “A música evolucionou moitísimo desde entón; no Conservatorio non tiñamos mestre de trompeta, senón que eran un trombonista e un tuba”, recuerda. “En Galicia, a mayoría dos trompetistas, aínda que non chegaran a ser alumnos a tempo compreto, si son dalgún xeito fillos ou producto do esforzo de Aigi; calquera que fora ou sexa trompetista, profesional ou non, seguro ten pasado polas súas mans”, añade.

Alejandro, junto a un joven Aigi en la década de los 90

Y es que si las tres décadas sobre el escenario hablan de la grandeza del John Aigi Hurn músico, su voluntad didáctica son el testimonio de quien entendía su profesión en términos humanos y conceptualmente mucho más allá de lo comercial. “O seu gran don era a paciencia; aparte de tratarnos como alumnos a gran mayoría fomos tratados como fillos; eu pasei moitas semanas vivindo coa súa familia… era moito máis que dar clase; era alguén que seducía coa súa trompeta, co saber estar, coas palabras, coa dulzura… facía que te sentiras importante”, confiesa Álex. “El notou que en Galicia había talento, ou polos menos algo por descubrir que aínda estaba moi verde; non é só ser un pioneiro, senón ter sido un dos principais pilares no cambio do ensino musical”, añade.

No ha sido una semana sencilla para la Sinfónica de Galicia, a pesar del reciente éxito de crítica de su actuación en Barcelona. Durante los ensayos ha estado siempre presente, incluso más de lo habitual el recuerdo de John Aigi Hurn.  No resulta en absoluto aleatorio la selección del programa para su homenaje. Mahler, referencial para cualquier trompetista, no solamente era uno de los autores predilectos de Aigi, sino que la pérdida y la muerte su omnipresentes en su obra. Para Alejandro Vázquez Lamela, un talento moldeado por las manos de un genio, no será la primera vez que las notas vuelen más allá del público. El pasado mes de julio ya fue uno de los alumnos que encontraron el valor y la fuerza para dedicarle unas dosis de agradecimiento en forma de interpretación en el multitudinario funeral. “A todos nos decía despois dos concertos o orgullo que sentía ao vernos tocar; sempre quería sacar o mellor de cada un”, subraya.

Desde una butaca privilegiada en algún lugar seguramente la eterna sonrisa de John Aigi Hurn acompañará una vez más la actuación del gigante que ayudó a nacer y crecer, y a muchos de los músicos que jamás hubieran podido alcanzar esa dimensión sin haber pasado por su vida.

La Orquesta Sinfónica de Galicia ha decidido ajustar la duración de los conciertos para evitar descansos. Con las limitaciones legales de aforo, habrá 900 entradas disponibles. El precio de las mismas será de 14, 18, 23 y 30 euros, dependiendo de las zonas.

Los canales de venta son los siguientes:

  • coliseum.sacatuentrada.es
  • Taquilla del Kiosko de la Praza de Ourense: de lunes a viernes de 9.30 a 13.00 y 16.30 a 19.30
  • Taquilla del Coliseum desde tres horas antes del evento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.