Nuevos tiempos en el PP de Lugo. Por Gonzalo Soto

Todo hace indicar que se avecina una nueva etapa en los populares lucenses, en lontananza se vislumbra un cambio de rumbo en el PP de la provincia de Lugo, con el paso a un perfil “secundario” de Elena Candia, cabeza de lista en las pasadas elecciones al Parlamento Gallego, que obtuvo un clamoroso éxito en la provincia, nombrada viceportavoz del Grupo Popular en el Parlamento de Galicia y de José Manuel Balseiro, ahora en  labores parlamentarias relacionadas con la pesca. El posicionamiento valiente de Balseiro sobre el Parador en el Cuartel de San Fernando contra la opinión de importantes grupos sociales, tuvo un desgaste mayor del esperado, aunque en A Mariña Lucense, el éxito electoral del PP se debe en gran medida a su labor personal. Es justo reconocer la capacidad de trabajo de ambos, serán importantes sus aportaciones en el Parlamento de Galicia.

El nombramiento de Javier Arias Fouz como Delegado Territorial,  puede ser la punta de lanza para nuevos cambios en la estructura territorial de Lugo, en la que se da por hecho, que varios de los jefes territoriales finalizan su etapa, mientras que llegarán nuevos aires a la Delegación en Lugo. Arias cuenta con el apoyo de Feijóo para darle un cambio a la estructura del partido en la provincia de Lugo, para ello pondrá en puestos claves personas de su confianza.

Se da por segura la continuidad, aunque hay que ver en qué rol, de Olga Iglesias, Alcaldesa de Triacastela y de María José Gómez, actualmente regidora de Guntín, mientras que hay serias dudas en la continuidad de varios de los actuales jefes territoriales.

En el Partido Popular se trabaja desde ya para configurar un grupo en Lugo e intentar el asalto al Ayuntamiento, que en principio es bastante asequible, a nada que los populares no resten y en ese momento, para ello deberán cambiar al candidato, el discurso de Ramón Carballo, no llegó a la mayoría de los ciudadanos, a pesar de las guerras cainitas que debilitaron al PSOE encabezadas por Álvaro Santos. Una de las razones que esgrimen en el PP para que se produzca el cambio generacional, es que quieren un discurso fresco, claro y con llegada a la ciudadanía, que conozca las nuevas tecnologías y que interactúe con los ciudadanos.

Para la ciudad de la Muralla, los Populares valoran nombres con vinculación al sector bancario y al de la educación, con importante conocimiento por parte de la sociedad lucense y con perspectiva de ver cuál podría ser su rol. De desembarcar en el “peirao” del PP, para ganarle la partida a Lara Méndez, que pierde popularidad en beneficio del concejal del BNG, Rubén Arroxo, debilitando la figura de la Alcaldesa, sabe el candidato que tiene dos años y algunos meses para hacer llegar su discurso y crearle el Partido un perfil que atraiga a los lucenses

Desde 21noticias podemos asegurar que los populares buscan perfiles ajenos al Partido para darle la vuelta a lo municipal en la ciudad, una persona vinculada a Lugo municipio, aunque la prioridad será la disputa por la presidencia provincial, para ello buscan una persona con capacidad de gestión, comedida y con tiempo para encaminar al partido hacia la presidencia de la Diputación

El gran botín del Partido Popular es ocupar el sillón presidencial del palacio de San Marcos, para ello los matemáticos del partido hacen números. Javier Castiñeira, portavoz de los populares en la Diputación, tendrá que ser más contundente en sus críticas al gobierno de Tomé, aportando soluciones que sean creíbles en los ciudadanos, como en su momento lo hizo Elena Candia en la oposición e incluso dejando constancia de su corto paso como presidenta del ente provincial. .

Para el asalto al Palacio, el PP maneja dos opciones, por un lado la de Enrique Rozas, que es jugar a caballo ganador y por el otro, buscando un nuevo valor en ese cambio generacional, pero sin nombre por el momento. Aquí se podían dar varias perspectivas, como es la promoción de un alcalde o alcaldesa, Olga Iglesias puede estar en el punto de mira de Javier Arias, o bien la búsqueda de un mirlo blanco, de la mano del presidente gallego.

A mayores, anoten los ayuntamientos de Friol, Cervo, Guntín e Incio, que algo podrán decir en periodos cortos o largos de tiempo, lo veremos… Ojito! La “desfeita” de Monterroso puede tener coste político, los vecinos están “alporizados” con el trilerismo político de la Alcaldesa y sus dos compañeros de candidatura y con el Partido Popular, por el expolio que hicieron en las arcas municipales, otorgándose en tiempos de crisis, sueldos de escándalo en un municipio menor de cuatro mil habitantes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.