30 Mujeres inolvidables y la dedicatoria de Arzak a Xabier Arzalluz. Por Iñaki Anasagasti

Este sábado de tiempo magnífico hemos ido al Museo Antropológico de la Plaza Unamuno en el Casco Viejo de Bilbao. Nos ha llamado la atención en la puerta  una especie de celda en la que estuvo encerrada la oradora Polixene Trabudua con los miembros del BBB en la cárcel de Larrinaga. Era el reclamo de una exposición sobre treinta mujeres vascas que han dejado su impronta en alguna actividad. Es una exposición magnífica organizada por Emakunde tratando de dar visibilidad a mujeres anónimas que han hecho historia y dejado  su huella. Son mujeres de todo tipo. Desde la Pasionaria a Chamboucí, pasando por Menchu Gal o la periodista de guerra Cecilia Guilarte, María Maeztu, Elbira Zipitria  y  dos que conocí como la citada Polixene y Julene Urcelai, a quien tuve el honor de grabarle sus locuciones en la radio clandestina que tuvimos en Venezuela. Una señora fantástica.

Lamento que estas exposiciones el que no tengan más publicidad para que la gente vaya a verlas. Una fotografía, un dibujo, una breve semblanza y algún objeto alegórico es la esencia de esta muestra tan recomendable sobre todo para todos aquellos que conciben el feminismo como lo que es, la igualdad e  igualdad de oportunidades. Mujeres con talento que tuvieron que luchar para hacerse un hueco en la sociedad como Bustinza que iba por los caseríos buscando cuentos, leyendas, historias y dichos para que no se perdieran.

En la salida había dos pizarras en las que las gentes escribían su opinión o reivindicaban la presencia de mujeres de bandera desconocidas. Alguien había puesto en la pizarra a  María Jesús Aguirre, vicealcaldesa de Vitoria-Gasteiz, diputada, mujer de carácter a quien conocí en Madrid en el breve año en el que fue diputada y donde comprobamos su gran valía. Su hijo Gorka Urtaran, alcalde de Vioria-Gasteiz y presidente de Eudel debería llevar esta exposición a su ciudad y con el tiempo incluir a otras mujeres que merecen estar en ese sugestivo inventario.

Vista esta  exposición hemos subido al primer piso donde hay otra muestra  muy lograda dedicada a Juan Mari Arzak. Fotos, fórmulas, platos, dedicatorias, mesas, cajitas con especies, menús, uniforme de cocinero. Una gran exposición. Excelentemente montada.

Recuerdo haber ido a comer a su restaurante hace muchos años. Nos sentaron en una mesa que daba a la cocina. Estaban González de Txabarri y Arzalluz. Arzac vino a los postres. Le pidió un autógrafo al presidente del EBB y éste  le hizo una cariñosa dedicatoria que el cocinero agradeció escribiendo en el menú. Dedicatoria de Xabier Arzalluz que tanto ha hecho por nosotros.

A los bilbaínos recluidos que aprovechen estos días para ir a ver esta muestra y a los llamados colindantes que cuando se superen las barreras limítrofes no dejen de venir a ver algo bueno, didáctico, bien organizado y muy interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.