Los pacientes obesos con hígado graso inflamado tienen un mayor riesgo después de infectarse con COVID-19

Los pacientes con obesidad e hígado graso con inflamación tienen un mayor riesgo después de la infección por COVID-19, según un estudio recién publicado en el  Journal of Hepatology  y que involucra al investigador de la USC, Rubén Nogueiras. En España, la mortalidad por COVID-19 oscila entre el 2 y el 6%, pero datos recientes muestran que el 80% de los pacientes con una forma grave de infección por COVID son obesos, según un estudio de la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO). Además, dentro del amplio espectro de síntomas provocados por COVID-19, un porcentaje considerable de pacientes presenta alguna forma de insuficiencia hepática.

La esteatohepatitis no alcohólica o hígado graso inflamado, caracterizada por inflamación y fibrosis hepática, está asociada con la obesidad y afecta a 1.900 millones de personas en todo el mundo. La investigación ha demostrado que en pacientes con obesidad y esteatohepatitis no alcohólica se identifica una mayor expresión de ACE2, el receptor celular del virus, y Tmprss2, una molécula que facilita la unión de las membranas del virus y la célula. Estos pacientes cuentan, por tanto, con una maquinaria de entrada de virus muy eficaz, aumentando su vulnerabilidad en caso de infección, afirman los responsables del estudio. En este mismo trabajo se identificó que esta maquinaria de entrada de virus no está elevada en pacientes con obesidad y esteatosis, etapa más leve que la esteatohepatitis, ni en pacientes con obesidad y diabetes tipo 2.

Un estudo no que toma parte a USC constata que nestes pacientes identifícase unha expresión significativamente elevada de ACE2, o receptor celular do SARS-CoV-2, e de Tmprss2, a proteasa que favorece a unión da membrana do virus coa membrana da célula

El estudio está liderado por el laboratorio de metabolismo molecular de Ruben Nogueiras, investigador del Centro de Investigación Singular en Medicina Molecular y Enfermedades Crónicas de la USC (CiMUS) y el Centro de Investigaciones Biomédicas en la Red de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN), así como por Malu Martínez Chantar del Centro de Investigación Cooperativa en Biociencias (CIC bioGUNE) y del Centro de Investigaciones Biomédicas en la Red de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD). Este trabajo, realizado en colaboración con Javier Crespo, investigador del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla / IDIVAL y el CIBEREHD; y Gema Frühbeck, investigadora de la Clínica de la Universidad de Navarra, CIBEROBN y un consorcio de investigadores internacionales, fue publicada en la revista internacional Journal of Hepatology, uno de los más impactantes en su área. Los primeros autores de este trabajo son los investigadores Marcos F. Fondevila, María Mercado-Gómez, Amaia Rodríguez y María J. González-Rellán.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.