Consejos para un correcto cuidado de la piel

Con la llegada de las épocas más frías como el otoño y el invierno, vienen también los problemas asociados a la piel tales como la resequedad, cuarteamiento y urticarias. Te contamos varios consejos para proteger y cuidar la piel de la cara, manos y pies en las estaciones más inclementes

Llegan las estaciones más frías del año, otoño e invierno, y con ellas los días en los que tenemos que proteger nuestro cuerpo de las bajas temperaturas, lluvia, viento y humedad. Las ropas de abrigo son el remedio ideal para tales efectos, pero hay ciertas partes de nuestro cuerpo que suelen estar expuestas prácticamente durante todo el día. Es el caso de la piel y en particular la cara y las manos.

El cuidado de la piel tiene una gran importancia ya que lo que pueden ser pequeñas dolencias hoy, si no se cuidan como es debido, suelen derivar en problemas mayores en un futuro. Es por ello que existen multitud de cremas de todo tipo, como las que se pueden encontrar en farmaciasoler.com que nos ayudarán a cuidar correctamente la piel de un modo saludable.

Cuidar y proteger cara, manos y pies

En el sector del bienestar y la belleza, hay una gran variedad de cremas y geles específicos para el cuidado de distintas partes del cuerpo. Manos, pies y cara son las tres zonas en las se debe de poner una especial atención, ya que a lo largo del día son las que más sufren debido a su exposición. En el caso de los pies, sobre todo en las estaciones frías, ocurre lo contrario al estar más horas dentro del calzado y calcetines de abrigo evitando así su correcta transpiración.

Para el cuidado de las manos, es recomendable el uso de cremas hidratantes para evitar la resequedad y la piel cuarteada por el frío. Después del lavado de manos, que se debe de realizar varias veces al día y más en estos tiempos de pandemia, y el uso repetido del gel hidroalcohólico, se recomienda usar cremas hidratantes para las manos al final del día. Así se pueden contrarrestar los efectos nocivos que tienen en la piel estos tipos de geles desinfectantes. El uso de guantes para abrigar del frío es otra buena recomendación, pero poniendo siempre atención en la hidratación paulatina de las manos.

En lo que se refiere al cuidado de la cara, tenemos multitud de opciones gracias a la gran variedad de cremas específicas que hay en el mercado. Cremas de día, de noche, exfoliantes, antiedad, revitalizantes, hidratantes… Todas tienen su cometido para el cuidado y bienestar de la piel según cada caso.  Las cremas exfoliantes por ejemplo ayudan a eliminar las pieles muertes que suelen aparecer en invierno, mientas que las cremas hidratantes aportarán a la piel la hidratación ideal para evitar sufrir resequedad, que con el tiempo puede derivar en urticarias, ezcemas o dermatitis atópicas. Las cremas revitalizantes por su parte se usan a primera o última hora del día y sirven para proteger el envejecimiento cutáneo, impedir la oxidación y aumentar las defensas en la piel ante los agentes externos. Las cremas antiedad, como su propio nombre indica, tienen como fin el tratamiento del cutis tensando la piel y alisando las arrugas que aparecen mayormente bajo los ojos.

El cuidado de los pies, al que en muchas ocasiones no se le da la importancia que debería, es tremendamente importante en las estaciones de otoño e invierno. En esas fechas los pies están durante demasiadas horas metidos en los calcetines y el calzado, por lo que no transpiran adecuadamente. La mejor recomendación es al final del día lavarse y tener los pies unos minutos en agua caliente. Esto nos sirve para restablecer correctamente el flujo circulatorio en las extremidades inferiores, así como relajarlas. Después del aseo deberemos de aplicar una crema o gel hidratante, algo que refrescará y revitalizará nuestros agradecidos pies. En el caso de tener callos o durezas, hay ungüentos indicados para este tipo de problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.