El Edadismo político y la eterna juventud de Castells. Por Iñaki Anasagasti

Edadismo. Es una nueva descripción. Suena raro, pero cada vez la oiremos más. Se trata de la discriminación por edad. Es el estereotipo contra personas o colectivos por motivo de su edad. Engloba una serie de creencias, normas y valores que justifican la discriminación de las personas según el año en el que nacieron. Fue acuñado en 1968 por el gerontólogo y siquiatra Robert Butler para referirse a la discriminación contra las personas mayores basándose en los términos sexismo y racismo.

Esta semana lo hemos visto en toda su crudeza y contradicción. La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra, ante las críticas de políticos socialistas retirados  contra los pactos de Sánchez en  lugar de argumentar una respuesta política respetuosa se limitó a llamarles viejos chochos con estas palabras. ”Yo siempre escucho atentamente a nuestros mayores, pero ahora nos toca a nosotros. Somos una nueva generación a la que le toca dirigir el país y la dirección del PSOE”. Es una buena portavoz pero esta vez patinó ostensiblemente. En el fondo venía a decir que solo admitiría críticas de sus viejos. Solo le faltó decir lo que Roosevelt dijo de Somoza: ”es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. ”Tenemos  mayores, pero no sois nuestros mayores. Sois muy criticones y se os ve el plumero derechoso”.

Faltó innecesariamente al respeto a gentes que, le guste o no, han hecho este PSOE, han gobernado, tienen experiencias varias que al parecer han caducado. Y no será porque muchos de ellos solo dicen fantasmadas impropias de veteranos con experiencia sino porque se puede argumentar sin mentar la edad. Su padre será mayor y no le gustará que le traten irrespetuosamente. En el fondo, cuando les dice a los hechiceros de la tribu  que “ahora nos toca a nosotros”, les dice con mucha prepotencia y sin la menor mano izquierda que Pedro Sánchez, ella, Abalos y algunos más le ganaron el Congreso a la vieja guardia y a la no tan vieja como Eduardo Madina y que no tienen derecho a opinar.

Me decía un socialista: ”¿Cuándo es uno mayor e inservible?. ¿A los setenta?. Pues ahí está Joe Biden al que el PSOE ha felicitado y que el viernes cumplió 78 años”.

Y ahí está el gobierno de Sánchez con ministros como Manuel Castells con 78, o Isabel Celaa con 71, o Borrell con 73.

¿ Serán los sesenta?. Pues ahí están Carmen Calvo con 63, Margarita Robles con 64, Luis Planas con 68, José Luis Abalos con 61, o José Luis Escrivá con 60.

¿O serán los cincuenta?. Pues ahí está Marlaska con 58 y casi todos los demás.

Pobre argumentario político cuando se esgrime esa falacia de “ahora nos toca a nosotros y vosotros estáis gaga”. No van por ahí las cosas.

Aquí lo del mérito, la capacidad y la trayectoria vale una higa. La política no es una cuestión de biología sino de buen serrín en la cabeza, mirada larga, tener claro que en política las formas son el fondo y saber esperar. Otra cosa sería si el reto fuera correr los cien metros libres. Pero no es el caso. Por eso se utiliza la edad como excusa excluyente.

Y, además, si todos esos viejillos de geriátrico dejan de votar al PSOE este partido terminaría en el Grupo Mixto montando una guardería, como dijo Benegas, pero sin la menor capacidad para hacer política.

Que error Sra. Lastra. ¡¡Que inmenso  error!!!.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.