El “premio” para el RC Deportivo en Guijuelo, tres puntos y un jamón. Por Gonzalo Soto

Quinto partido de la que esperemos “curta noite de pedra”, que juega el RC Deportivo en  Segunda División B. Un viejo refrán dice: “no hay quinto malo”. Me da igual que sea bueno, malo, o regular el partido, solo me importa el resultado final. Nunca creí que mi equipo, se supone que cuajado de buenos profesionales, alguno cobrando cifras de escándalo y jugando en Segunda División B-Rolán aún no tocó balón oficial- que yo sería resultadista. De verdad, no me lo creo. A pesar de ser el RC Deportivo de un banco, el sentimiento atesorado desde hace muchos años, provoca sensaciones encontradas en mi alma. Dos colores iluminan mi sentimiento, blanco y azul y un escudo, estandarte de una ciudad, que vibra cuando el sol luce sobre el mismo.

Hablando de luces, las que ahora importan son las de los “cracks” del RC Deportivo, deberían servir para iluminar el camino de la victoria en Guijuelo, un pueblo que no llega a seis mil habitantes. Manda carallo!! En habitantes le ganamos por goleada, veremos que guarismo aparece al final del partido en el marcador del Municipal

El  RC Deportivo jugará mañana un partido de fútbol,  si se fuga, como ha sido habitual en los anteriores partidos, tendrá el entrenador que reinventar desde el banquillo la “fórmula” que haga “sudar” la camiseta a los jugadores y ganar, otro resultado sería un fiasco. Puntos y goles son tan necesarios para los deportivistas como el agua para los peces.

El Guijuelo tiene ilusión y motivación por conseguir su “Centenariazo”, como escribió en su página web, el partido para ellos es una fiesta, un grande del fútbol español los visita, aunque este esté circunstancialmente en Segunda División B. El Deportivo tiene que demostrar sobre el terreno de juego que su presupuesto es, de momento, con Rolán enrolado, el más alto de Segunda División B. La historia del Club nadie la puede mancillar, los hijos de Hércules tienen la obligación de salir a marcar la diferencia, como debieron hacer desde el comienzo de la competición.

Fernando Vázquez tuvo dos semanas para poner en forma a jugadores y conjuntar al equipo.  Ya no valen milongas cuando se llevan casi dos meses de competición, donde tienen que hablar los jugadores es sobre el terreno de juego, no en ruedas de prensa, porque de verbo, todos catedráticos, y en el césped, a tenor de lo visto hasta ahora, alumnos de secundaria.

El equipo no es un barco que hay que amarrar al noray del puerto cuando se está ganando por un gol de diferencia, es un conjunto de profesionales que están obligados a darlo todo y ganar y ganar y volver a ganar, y salir del vestuario con mentalidad ganadora. Mañana es el partido ideal para remontar, cual Ave Fénix, el vuelo y mostrar las credenciales de favorito y que cuando salten los jugadores al terreno de juego, sepa el equipo rival, que se enfrentan al mejor equipo de Segunda División B, por historia, plantilla e inversión realizada. Están obligados los jugadores a  “matar” el partido desde el minuto uno, no meter un gol tempranero y acabar con los nervios de los deportivistas. El rival, en un lance casual del final del partido, puede conseguir el gol del empate.

De Guijuelo me quedo con el jamón y espero que el Deportivo regrese con tres puntos. La “prima” a los jugadores por ganar el partido, será un exquisito jamón de Guijuelo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.