La cervezoteca Malte se reinventa

En esta época, donde las fuerzas flaquean debido a la pandemia, hay personas como Juan López (dueño de la cervezoteca coruñesa Malte) que tratan de positivar con imaginación el cierre de la hostelería decretado por la Xunta,reinventándose para no caer en la desesperación en que nos sume la pandemia. Junto a su jefe de cocina, Iago Vilariño, han decidido aclimatarse a la “nueva normalidad”, en este caso anormalidad, marcada por las nuevas restricciones, sirviendo a domicilio los exquisitos manjares que salen de sus fogones, sin perder estos ni un mínimo de esencia, acompañados de una gran variedad de cervezas.

 

-Juan, ¿Cómo está el ánimo después de este nuevo cierre de la hostelería?

Siendo como somos de positivos, vemos los cambios como una oportunidad de hacer e introducir nuevos proyectos en el local, como es el que estamos haciendo de acabados de comida. A pesar de eso también hay que decir que tenemos un poco de intranquilidad, porque no sabes lo que va a suceder, si en un mes van a volver a abrir, si en enero nos volverán a cerrar, pero bueno, al menos nos queda la tranquilidad de poder seguir trabajando y los clientes desde casa están respondiendo estupendamente y apoyando mucho.

-Cierre que se avisa con tan solo tres días de antelación, es decir, había que tomar decisiones rápidas.  

Pues más que nada lo hemos decidido por darle un impulso al “Take Away” del Malte, “Take Malte Out” como le llamamos, en dos tipos de gamas, la del producto casi acabado que consiste en seguir unas prácticas instrucciones que damos para emplatar en casa, o simplemente dar un golpe de calor o algo muy sencillo, así se acercará más a la experiencia de consumir aquí en el local. Y la otra es la gama habitual de producto ya terminado con la salvedad que estamos haciendo cambios todas las semanas para dar la opción a los clientes de no repetir.

-Con el cierre se está señalando a la hostelería como culpable de los contagios de esta segunda ola.

A la hostelería siempre nos utilizan, los locales somos los que mantenemos las medidas más restrictivas con los clientes, parecemos policías, educadores y justicieros en muchos casos, y al final, somos los que pagamos el pato, es decir, los centros comerciales pueden seguir trabajando “normal”, lo cual me parece muy bien porque hay que seguir moviendo la economía, pero entiendo que también tendrá su riesgo, el transporte público igual, lo que no puedes hacer es demonizar a la hostelería. Los contagios más bien se están produciendo porque la gente, en su ámbito personal, no está haciendo las cosas como debe hacerlas, yo pondría la mano en el fuego que todos los locales de hostelería están cumpliendo las normas.

-¿Qué te parecen las ayudas que ha prometido la Xunta?

Personalmente nosotros seguimos trabajando dentro de lo que cabe, me preocupa más el servicio de ocio nocturno, ya que por desgracia son los que al final no han podido retomar la actividad y van a tener más difícil aguantar en el tiempo. En cuanto a las ayudas, creo que van a llegar rápido, ya que se está haciendo bastante presión desde todo el sector hostelero, el problema va a ser como vuelvan a cerrar en enero y nos veamos en un punto que no haya ayudas, porque ahí la gente sí que no va a poder aguantar, el problema es la indecisión que vivimos y no saber qué pasará

Juan. ¿Cómo se consigue trasmitir esa positividad, a pesar de lo que estáis pasando la hostelería?

Ves que la gente está respondiendo, llevamos diez años, nueve en este local, y nunca nos han dejado nuestros clientes de lado, ya en el anterior confinamiento igual, tuvimos apoyo constante, colaborando en todo lo que pueden. Este fin de semana hemos tenido muchos pedidos de cervezas y también estamos muy contentos con esta línea de productos Take Away

Iago Vilariño es el Jefe de la cocina en la cervezoteca Malte, apasionado por su trabajo, como demuestra en cada respuesta de la entrevista, comparte la positividad con Juan, a pesar del cierre de la hostelería. 

-Iago, ¿Cómo te reinventas en tan poco tiempo para pasar de servir en la cervezoteca, a tener que enviar la comida a domicilio?

Nosotros seguimos una línea que ya estábamos haciendo, que es la de los maridajes de cerveza artesana con la comida que hacemos nosotros, lo único que cambiamos es lo de llevar para casa, en la que hacemos dos líneas, como dijo anteriormente Juan, una de preparados de toda la vida y otra de envasados, que básicamente, es que yo cocino en el local y finalices tú fácilmente en casa con las instrucciones que damos, así evitamos que tengas que recalentarlo y las propiedades sean distintas, con esto te garantizas un buen sabor. La verdad que nosotros nunca apostamos por el Take Away, pero con todas las piedras que hay por el camino no nos ha quedado otra

-¿Qué aceptación ves en esta primera semana del Take malteado?

Pues mejor de lo que esperábamos la verdad, se ha vendido más de cerveza que de cocina, pero al fin y al cabo es lo que tiene fama, ya que si preguntas por ahí, a Malte se le conoce como un templo de los cerveceros en Galicia

-¿Con la incertidumbre que se vive, crees que podríais aguantar viviendo solo del Take Away?

Rotundamente no al 100%, la gente piensa que abrir un local de hostelería es abrir la verja y ya aparecen manadas de oro andando entre mesas, y es todo lo contrario. Hubo un boom en la hostería de este país, y la gente que no trabajaba en esto pensó que era un nido de dinero muy bueno, y sí, el tema de las copas puede dar dinero, pero en general, la hostelería es muy complicada. Date cuenta que en este sector hay un porcentaje muy bajo que es de hostelería, y el otro gran porcentaje no lo es, y no entienden las reglas, que son trabajar doce horas al día, los domingos se trabaja, etc, ¿Qué pasa con esto? Que la gente que no le guste no va a trabajar al 100%, aguantan un mes o dos meses, lo que hace difícil mantener un equipo, y sin mantener el equipo, es muy difícil llevar una empresa.

¿Crees que el 4 de diciembre se podrá volver a disfrutar de Malte en persona?  

Yo creo que sí que se podrá abrir, visto lo visto abrirán para que la gente consuma un poco, después lo cerrarán en Enero, pero en diciembre sí que abrirán

Las Navidades serán diferentes, ¿qué piensas que puede pasar?

La Navidad la veo totalmente perdida, la gente tiene miedo, no se tiene tanto dinero como se podía tener un año normal, a eso sumar los gastos propios de esas fechas, ya no solo en bares y restaurantes, pubs, etc., sino también en hoteles, quitando Canarias, está todo perdido, al fin y al cabo diciembre era uno de los meses más fuertes del sector, aquí en Malte era uno de los mejores, sí que habrá trabajo porque se nota que la gente quiere socializar en bares y tener esa cultura que tiene este país, pero nada comparable con otros años

Una recomendación de la casa para disfrutar en nuestro hogar, como si estuviéramos sentados en una de las mesas de la cervezoteca.   

Los mejillones en escabeche con taco de carrillera para complementarlo

Fotos: Casteleiro/Roller Agencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.